Bando de policía y Gobierno

Conceptos y decisiones

Adán Córdova*

Por obligación constitucional, los Ayuntamientos deben aprobar, los Bandos de Policía y Gobierno, los reglamentos, circulares y disposiciones administrativas de observancia general dentro de sus respectivas jurisdicciones. 

Mediante estos instrumentos jurídicos, los ciudadanos podemos conocer y evaluar la capacidad de  organización de la administración pública municipal, las materias que regulan, procedimientos, funciones y facultades de los servidores públicos, sobre todo de aquellas de reciente creación.

En su construcción, es obligatorio tomar en cuenta la opinión de la población, aunado a que se deben prever procedimientos de revisión y consulta con la participación de la propia comunidad para garantizar la actualización del Bando y cada reglamento.

El Ayuntamiento debe convocar a la ciudadanía a participar en las mesas de trabajo, en las  consultas o establecer mecanismos técnicos bajo los cuales recabe la opinión y propuestas de las y los ciudadanos, que tendrán que ser discutidas, aprobadas o desechadas, pero en ambos casos debe existir constancia de su discusión.

Para la aprobación del Bando  y reglamentos se requiere la votación de las dos terceras partes de los integrantes del Ayuntamiento.

El 31 de marzo vencen los 90 días que la Ley Orgánica Municipal establece para que los Ayuntamientos, aprueben y publiquen su Bando de Policía y Gobierno, y reglamentos. 

Si las nuevas autoridades no tienen una nueva propuesta de organización y funcionamiento para su municipio están obligados a ratificar o actualizar los vigentes, debiendo remitirlos al Congreso del Estado para su conocimiento.

Es posible, pero incorrecto, que dos Bandos de Policía de diferentes municipios sean iguales, tampoco es correcto que las nuevas áreas o unidades municipales inicien actividades sin que se encuentren consideradas sus funciones y facultades en el Bando. 

En resumen, los Bandos de Policía y Gobierno, los reglamentos, circulares y disposiciones administrativas tienen como propósito fundamental la seguridad, el bienestar y la tranquilidad de la población;  deben corresponder a la realidad de las condiciones socioeconómicas, crecimiento demográfico, surgimiento y desarrollo de actividades productivas, transformación de las condiciones políticas y múltiples aspectos de la vida comunitaria de cada municipio.

Corresponde a la ciudadanía participar en la construcción del bando y los reglamentos no sólo porque es una obligación del ayuntamiento convocarnos sino porque es un ejercicio de gobernanza que debemos asumir con responsabilidad para autorregularnos, de establecer las condiciones mínimas para una sana convivencia vecinal y evitar los excesos por ignorancia, dolo o mala fe de las autoridades municipales.

 (*) El autor es Integrante de la Comisión de Selección del Sistema Nacional Anticorrupción; Catedrático y Coordinador del Laboratorio Universitario de Estudios de Transparencia y Combate a la Corrupción de la FDCS/UABJO. Correo Electrónico: adancordovatrujillo@gmail.com Twitter:@adancordovat. Fb: Adán Córdova 

Es momento de hablar de Jada

Ismael Ortiz Romero Cuevas

El desagradable espectáculo que vimos la noche de la entrega número 94 de los premios de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas, protagonizado por el ahora ganador del Oscar, Will Smith y el comediante Chris Rock ha dado mucho de qué hablar, que analizar y, sobre todo, poner en la mesa el tema de lo que puede o no estar bien dentro de una transmisión en vivo. Y aunque mi teoría sigue siendo en que eso fue una situación perfectamente montada, ha llegado el momento de hablar de la verdadera víctima de todo esto: Jada Pinkett-Smith. 

La prensa de todos lados se ha volcado en señalar lo ocurrido entre los dos histriones que al final de cuentas, no deja de ser una actitud machista y llena de violencia. Will Smith ha emitido un comunicado pidiendo perdón al comediante y a la Academia, no por un acto de conciencia y arrepentimiento sincero, sino para que no le retiren su recién ganado Oscar a Mejor Actor. Por su parte, la Academia también expuso un boletín donde se deslinda de lo ocurrido y dice, que acatará lo que las autoridades y su Junta de Gobierno decida al respecto. Chris Rock no se ha pronunciado hasta hoy y tampoco presentó cargos hacia Smith por lo que ni la Academia ni las autoridades, pueden proceder al retiro del reconocimiento al otrora príncipe del rap. Y de eso se han tratado las notas de estos días, pero nada ni nadie ha mencionado a Jada Pinkett, la agraviada al final de cuentas. 

Y la verdadera víctima de todo esto es justamente ella, porque fue objeto de una burla y no de un chiste por parte del comediante, por una condición física que de entrada no es su culpa y porque además por su aspecto resultado de esa dolencia, rompe con los estereotipos de belleza femenina a los que nos han educado. Y muchas mujeres son víctimas de ello por las circunstancias que sean: por delgadas, por gordas, por morenas, por vivir con alguna discapacidad, por ser liberales, por ser atléticas, por ser de estatura baja, por ser altas, porque le gusta maquillarse o porque no y así, podemos enlistar un largo etcétera. Lo que realmente nos debería importar es el ataque a una mujer de parte de un hombre mofándose de un padecimiento que la hace ser diferente a ese modelo de belleza impuesto. Las manifestaciones de violencia en ese tipo de programas no son si uno golpeó al otro, sino de la violencia por apariencia de la que fue objeto Jada delante del mundo, en una transmisión en directo y de la que se ha dicho muy poco; de la violencia de la que siguen siendo objeto las mujeres, sea cual sea su condición. 

En 2018, Jada Pinkett-Smith hizo público el padecimiento de alopecia areata que le hace perder el cabello de forma patológica. Ante eso, la talentosa actriz decidió visibilizar la condición con la que vive y así, ayudar a otras mujeres que la padecen a que afronten con fortaleza esta afección, en un acto de verdadera sororidad. Por ello, Pinkett decidió no recurrir a las pelucas ni a otros tratamientos y mostrarse de manera pública con las secuelas de su padecimiento. Un acto que no solo es de gran baluarte de carácter, sino que da una lección de hermandad hacia otras mujeres. 

Todos han mirado lo que pasó con Will Smith y Chris Rock. Los medios de comunicación internacionales se han volcado en señalar el incidente y en sacar sus teorías e hipótesis sobre las consecuencias. Y no, en lo personal pienso que ninguno de los dos actores en su muestra irracional de testosterona es victima y victimario. La realmente afectada es Jada Pinkett y los agresores son los dos, y aunque Will haya dicho que el amor te hace cometer actos irracionales, no hemos leído, visto o escuchado que se disculpe con su esposa por dejarla en una situación tan incómoda y prácticamente hacerla responsable de su demostración visceral de intimidación. Chris Rock tampoco es la víctima, aunque haya sido golpeado, sino otro agresor que se mofa de una mujer por una condición que se llama violencia por apariencia, y que sufren la mayoría de ellas por no cumplir con lo que la sociedad espera como imagen femenina. La víctima tampoco es la Academia, aunque trate de ponerse en ese papel, y lo último que debió hacer es deslindarse, pues esa desagradable situación sucedió en el escenario de su gala y lejos de eso, le correspondería mostrarse solidaria con Jada, retirarle su Oscar a Smith y jamás dejar que Chris Rock vuelva a pisar su escenario, porque si alguien salió beneficiado del incidente, es justamente la Academia, porque no hemos dejado de hablar de lo sucedido. 

Nadie, se ha disculpado con Jada, que ha demostrado, ante todo, una fortaleza, entereza y elegancia ante la situación, digna de una mujer empoderada. Así, que dejemos de hablar de los dos actores violentos y sugiero, que mejor pongamos en el reflector a Jada, una actriz talentosa, hermosa y que ha dado una lección de sororidad al mundo para la que aún, no estamos preparados. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

Regreso al aula

Carlos R. Aguilar Jiménez

Según anuncia el director del IEEPO podrían regresar a clases de manera consensuada y gradual, siguiendo los protocolos de seguridad requeridos, todos los estudiantes de los 570 municipios de Oaxaca de manera presencial luego del transcurso de las vacaciones de semana santa.  A la fecha son 30 por ciento de escuelas las que ya tienen actividades con alumnos y profesores presentes, esperando que para inicios de mayo todas las escuelas estén funcionando plenamente, desde luego, tomando en consideración lo que opinen padres de familia, profesores y autoridades municipales, en el entendido que, según el sindicato del magisterio, primero se requiere mejorar la infraestructura, el servicio de agua potable, carencias de equipo, seguridad, distancia segura, etc.

La intención de regresar físicamente a los alumnos a las aulas para que aprendan y conozcan algo, será aceptada quizás por padres de familia que quieren sus hijos con estudios alcancen movilidad social y de la pobreza en que viven puedan ser después por lo menos de clase media, obviamente, no todas las autoridades municipales que en su temor excesivo a la Covid-19 e ignorancia de la inmunidad que ofrecen las vacunas cerraron sus pueblos o aldeas, retuvieron a sus habitantes y prohibieron acceso de personas y, por supuesto, quien menos o no aceptarán es el sindicato del magisterio, la secta 22, que como afirmó el candidato de Morena a la gubernatura de Oaxaca, Salomón Jara Cruz, expresando la realidad de la educación escolar en Oaxaca en una reunión con migrantes en los Estados Unidos: “Los profesores de Oaxaca incurren en un crimen al ofrecer a sus alumnos una formación académica de las más atrasadas, preguntando indirectamente a los profes de la secta 22: ¿Ustedes tienen 30 años de movimientos políticos, de lucha, caminando, bloqueando, pero díganme con sinceridad que nivel de educación tienen nuestros hijos, nuestros jóvenes. Estamos reprobados, tenemos una calificación de cuatro en escala de diez. Tienen la obligación de entregar calidad de educación. Es un crimen tener a nuestros hijos, a nuestros nietos, a los que vienen atrás con una educación de mala calidad. Y yo creo que tenemos que hacer algo”, entelequia que únicamente puede expresarse en campaña política, porque en la realidad es imposible, porque todos sabemos que la secta o cártel 22 del magisterio es un Frankenstein desencadenado, una Hidra con decenas de cabezas, entre ellas la de normalistas, predispuestos como los profes, no a enseñar con calidad, sino a bloquear, asaltar, secuestrar, irrumpir y causar todo el daño posible, no únicamente a los alumnos en clases presenciales o virtuales, sino también a trabajadores, empleados, enfermos, personas con discapacidad, empresas o comercios, porque los niños y la educación no les han importado desde hace 30 años y no lo harán porque lo que les interesa es únicamente el dinero, control político, dominio y que se cumplan sus intereses. Los niños no les importan ni interesa su educación. 

Visite: 

columnaalmargen.mx   

Prensa vendida

Carlos R. Aguilar Jiménez

Viviendo un mundo de irrealidad y fantasía similar al del pensamiento mágico o creencias religiosas, ilusionados algunos con la segunda venida del Mesías que enjuiciará y castigara a los malos, premiando a los buenos llevándolos a el Habitáculo de Dios y sus elegidos, los creyentes en la cuarta transformación se niegan a escuchar y analizar la opinión de columnistas y analistas de los medios, de la misma forma que los cristianos se niegan a escuchar a agnósticos y libres pensadores o entre ellos, a las variantes de su credo, como testigos de Jehová o menonitas quienes mutuamente se descalifican, de la misma forma que devotos creyentes del gobierno descalifican a la prensa a la que clasifican de vendida o mafia del poder.

Es difícil encontrar entre devotos de la 4T, a alguien que no repudie a los medios o desprecie a periodistas-analistas, principalmente a los que conducen noticieros nacionales: López-Dóriga, José Cárdenas, Ciro Gómez Leyva, Carlos Loret, incluido Brozo, Héctor Aguilar, Leo Zuckerman, Carlos Marín y prácticamente todos los participantes de mesas de análisis y opinión en radio, televisión, redes sociales y prensa escrita, incluyendo periodistas y noticieros de Oaxaca, que según los seguidores del presidente son reporteros vendidos, columnistas resentidos y periodistas deshonestos, estos últimos dedicados únicamente a describir lo que sucede y los fotógrafos a obtener imágenes de acontecimientos reales: masacres, corrupción o adjudicaciones directas además de datos e imágenes, que el gobierno se encarga cada mañana de descalificar, soslayar o manipular para que, como los fanáticos religiosos, su verdad, su fe o dogma sea el único que valga en su mundo de irrealidad y fantasía, al tiempo que la inflación aumenta, las masacres son cada vez más crueles, la corrupción fermenta al máximo, no hay medicamentos ni Seguro Popular, guarderías para madres que trabajan, ni ninguna perspectiva que en los próximos dos años se logre la transformación prometida, que si bien era también ilusión y esperanza de todos, incluidos los hoy llamados adversarios, dispuestos a reconocer haberse equivocado, lo cierto es que en el mundo de irrealidad y fantasía aun queda la ilusión del cambio o transformación, porque al negar o insultar a periodistas, columnistas y analistas de los medios, como los que niegan la evolución y creen en Adán, Eva y que el Universo se hizo en seis días y la mujer de una costilla, que si estudian física o biología se dan cuenta que los mitos religiosos son fantasías, de la misma forma es casi seguro que en dos años la realidad comience a imponerse y los hechos demuestren que seguimos igual o peor. Han transcurrido tres años y medio del gobierno actual, y como sucedió inmediatamente en Oaxaca en los tres anteriores del municipio de la 4T, del tristemente célebre Oswaldo García Jarquín, los resultados fueron catastróficos y decepcionantes, como podría ser este sexenio, que más allá de expectativas, promesas e ilusiones, la realidad se imponga como sucedió con las revoluciones maoísta, soviética, cubana o municipal en Oaxaca, que arruinaron a sus pueblos, a los pobres, porque los ricos siguen siendo cada vez más ricos, la prensa seguirá informando y los columnistas opinando.   

Visite: 

columnaalmargen.mx 

Minar o no minar criptomonedas, he ahí el dilema

Carlos Villalobos

Con el reciente descubrimiento de una “mina de criptomonedas” en San Luis Potosí en las instalaciones de un Conalep en el estado, se ha abierto una conversación muy interesante, el rol que las criptodivisas podrían tener en el país.

A pesar de que aún existe una investigación abierta por parte de las autoridades estatales, pero especialmente de la policía cibernética al respecto, la caja de pandora se ha abierto: ¿Deberían existir regulaciones en torno a las criptomonedas?, pero especialmente ¿podrían las autoridades aprovechar esta oportunidad?

Primero tendríamos que dejar en claro ¿Para qué sirven o con qué se comen las criptomonedas?; las también conocidas como las criptodivisas o cripto activos, es un medio digital de intercambio que busca tener la función de moneda, sin embargo, todo lo anterior cumpliendo una característica peculiar, todo tiene que dar de forma digital, utilizando métodos criptográficos para que las transacciones sean seguras y para poder controlar las unidades activas.

El nacimiento de esta “nueva moneda” se da para poder contar con una alternativa descentralizada, es decir que no son controladas por una empresa o servicio, o en el caso de las divisas nacionales, por entidades de gobierno o bancos centrales.

Aunque el bitcoin se ha posicionado como la criptodivisa más importante, ya existen diversas opciones como el ethereum o la Dogecoin (la cual nació a partir de un meme). Su valor es variable y tal como los bienes “normales” su precio depende de la especulación, dada la “facilidad” con la que se pueden conseguir, han ganado popularidad.

En el caso potosino, diversos medios de comunicación han afirmado, sin confirmación alguna, que lo que se llegó a minar fueron “saldos millonarios”, sin embargo, en la nota realizada por el medio Xataka México, sitio especializado de ciencia y tecnología, nos permitió ver que ni se estaban minando bitcoins, ni se tenían “ganancias millonarias”.

El principal problema al que se enfrenta hoy el Conalep de San Luis, es que los equipos contaban con software, hardware y configuración donde sí estaban acumulando ganancias, con material, mobiliario y recursos públicos para generar ganancias, lo cual fundaría el primer antecedente público de un evento así a nivel nacional.

Y justo ahí viene lo interesante: ¿Qué pasaría si entes públicos educativos que no cuentan con el respaldo institucional federal pudieran minar sus recursos y convertirse en polos de desarrollo en sus comunidades? Para este caso planteado, primero se tendría que delimitar y explicar el contexto. 

Los sistemas educativos estatales, que no cuentan con financiamiento (o si cuentan con ello con límites extremadamente burdos) en ocasiones tienen que literalmente rogar por recursos a gobernadores y legisladores, para poder llevar a cabo la labor educativa en municipios de alta y muy alta marginación. Con esto tenemos el principal problema, la falta de recursos, la cual, si se construye con el andamiaje institucional necesario, podría colocar de nuevo a la escuela como un centro comunitario, que con sus propios centros de minería, pague servicios y pueda otorgar facilidades para que la escuela se convierta en un kiosko ciudadano.

Esta idea, por más atractiva que parezca, con la actual política de no apostar a la innovación, en los tres órdenes de gobierno parece extremadamente lejana. 

Sígueme en twitter como @carlosavm_

carlosavme@gmail.com

Visite: 

columnaalmargen.mx 

Oscar 2022: lo bueno, lo malo, lo raro, lo incómodo y más

Ismael Ortiz Romero Cuevas

La entrega número 94 del Oscar, hizo que la transmisión en televisión nuevamente tuviera grandes niveles de audiencia, tras varios años de caída en sus televidentes. Como era de esperarse, la ceremonia tuvo de todo y fue divertida, entretenida, con pocas sorpresas, pero al final de cuentas estaban todos los que tenían que estar. 

Y para rememorar esta entrega de premios, les presento hoy, algo de lo que llamó mi atención en esta ceremonia que tuvo simplemente de todo: 

LO BUENO

No fue sorpresivo que la directora neozelandesa Jane Campion, fuera la rotunda ganadora de la estatuilla a Mejor Directora, pues su trabajo en la cinta de Netflix, “El poder del perro” fue simplemente prodigioso y se lo debían desde la gloriosa “El piano”. En su discurso, la directora mencionó la gran experiencia que fue para ella dirigir esa película, al lado de grandes actores a quienes ahora puede llamar amigos. Con esto, Campion se convierte en la tercera mujer (sí, apenas la tercera en 94 años) en ganar el Oscar como Mejor Directora. Venció a Steven Spielberg que competía por “Amor sin barreras”, a Kenneth Branagh por “Belfast”, a Ryûsuke Hamaguchi por “Drive My Car” y a Paul Thomas Anderson por “Licorice Pizza”. No fue sorpresivo, porque en efecto, se esperaba que ella ganara, sin embargo, siempre es satisfactorio ver a una cineasta alzar un trofeo que se lo han llevado varones 91 veces. 

LO MALO

¿Qué demonios fue lo que hizo Will Smith con Chris Rock? ¿En verdad fue espontáneo? ¿En verdad hubo enojo? ¿Así es de ‘prudente’ Will cuando pierde los estribos? Ante eso, tengo mi teoría que en efecto, no fue espontáneo y todo fue un montaje para que hubiera algo de qué hablar, lo malo es que como espectadores, nos dieron un momento tremendamente incómodo y de muy mal gusto; aún más que cuando Warren Beaty y Faye Dunaway anunciaron a “La la land” como Mejor Película, cuando en realidad era “Moonlight” y rectificaron sobre la marcha. Es cierto, Chris Rock no es el más simpático en sus rutinas y su humor suele ser demasiado insolente, aún con eso, en la ceremonia del Oscar nada pasa sin que se planee; absolutamente nada. En la toma podemos ver como abre a plano general cuando Smith se acerca a Rock y le da la bofetada, para después enfocarlo supuestamente molesto, pero además, se escucha su reclamo fuerte y nítido sin supuestamente tener un micrófono ¿creen que nacimos ayer? La polémica sigue hasta hoy y los rumores de lo que fue, siguen creciendo. La Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas se ha deslindado del incidente, la oficina de Will Smith emitió un comunicado pidiendo disculpas, pues su Oscar a Mejor Actor corre el riesgo de ser retirado y Chris Rock, no ha dicho (hasta que terminé de escribir la columna de hoy) esta boca es mía. Sin duda, ha sido el momento más incómodo del Oscar, en décadas. 

LA SORPRESA

Cada año, en la gala del Oscar se presenta la sección “In Memoriam”, que recuerda a todos los trabajadores de la industria cinematográfica hollywoodense y del mundo que fallecieron en el año. Y una grata sorpresa fue ver, que el Oscar le rindió homenaje a dos mexicanos: Felipe Cazals y Carmen Salinas. Doña Carmen, actriz, productora y ‘jet-set’ mexicana, que actuó en algunas películas con reconocimiento internacional como “Doña Macabra”; “Bellas de noche”; “Danzón”; “Todo el poder” o “Men On Fire” al lado de Denzel Washington. Pocos saben que por su incursión como productora de cine y teatro, doña Carmen Salinas era miembro de la Academia de Ciencias y Artes Cinematográficas y tenía voto en la elección del ganador de cada categoría, hasta el año pasado cuando falleció. Reconocer al gran Felipe Cazals, creador de verdaderos clásicos del cine nacional como “Las poquianchis”, “El apando” o “Canoa”, ha sido tan justo como emocionante. De verdad, verlos fue una estupenda sorpresa y algo inadvertido. 

LA GRAN GANADORA

Y cuando esperábamos que películas como “El poder del perro”, “El método Williams” o “Belfast” se coronaran como las películas con más estatuillas este 2022, no fue así. “Dune” de Denis Villenueve, con un total de diez nominaciones que incluía la de Mejor Película, fue la que obtuvo más galardones la noche de la ceremonia con un total de seis, y que fueron: Mejor Banda Sonora para Hans Zimmer; Mejor Sonido; Mejor Fotografía para Greif Fraser; Mejor Montaje; Mejor Diseño de Producción y Mejores efectos visuales. Merecidos todos. 

LOS EXCLUÍDOS

Este año y con fines de que la transmisión por televisión fuera más ágil y entretenida, la Academia retiró del aire algunas categorías, que a mi punto de vista personal no debió hacer, esto con el fin de que la gente pudiera ver más tiempo en pantalla a las grandes estrellas del celuloide. Fueron ocho las categorías sacrificadas: Mejor documental, Mejor montaje, Mejor maquillaje y peinados, Mejor diseño de producción, Mejor sonido, Mejor cortometraje de ficción, Mejor cortometraje de animación y Mejor partitura, justamente, por la que el gran Hans Zimmer, recibió su premio por la poderosa banda sonora de “Dune”. 

LO RARO

Este año, el público entregó dos premios y ambos Oscars, fueron a parar a manos de Zack Snyder, el director que ha sido tratado como paria y despedido por Warner Bros. por los resultados que generó la creación del DCEU, pero que por ello su ‘fandom’ creció a escalas monumentales. El primer premio para el cineasta estadounidense fue para la secuencia titulada “Speed Force” protagonizada por Flash (Ezra Miller) y es cuando invoca y entra en el poder de la velocidad para salvar al mundo en la cinta “Liga de la justicia de Zack Snyder”. El reconocimiento a esta secuencia se llamó “Momento favorito” y se impuso a las de “Avengers Assemble” de “Avengers: Endgame” (pues la categoría es a secuencias de toda la historia del cine y no solo a las estrenadas el año pasado), y a “Spiderman: Sin camino a casa”, la escena de los tres hombres araña. El segundo Oscar, la Academia lo tituló “Película favorita del público” que fue para “El ejército de los muertos”, también de Zack Snyder pero que esta vez, producida por Netflix. La súper producción de zombis se impuso sobre “Cenicienta” que protagonizó Camila Cabello y a “Spiderman: sin camino a casa”. Aquí la prueba de que cuando el ‘fandom’ enseña músculo, logra cosas como esta, y Warner debería reconsiderar la cancelación del llamado DCU al ver estos resultados. Y aunque el reconocimiento realmente es una Mención Honorífica y no una estatuilla del Oscar como tal, a partir de ahora la industria tendrá que decir: La película ganadora de un premio de la Academia “Liga de la justicia de Zack Snyder”. ¡Qué tal!

LO INCÓMODO

¿Hubo algo más incómodo que la escenita protagonizada por Will Smith y Chris Rock? Pues sí, y fue la expresión de Jada Pinkett-Smith cuando el irreverente Rock se mofó de la alopecia areata que padece. Independientemente de su rostro lleno de decepción que estoy seguro, sí fue real, la actriz que ganó popularidad a nivel internacional por su magistral interpretación de Fish Mooney en la serie “Gotham”, se veía radiante en todo sentido. 

¿Qué te pareció la entrega número 94 del Oscar? Si conoces otro momento que vale la pena rememorar, no olvides comentar. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas