Pitonisa Gatell


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Frente a las circunstancias políticas, sociales y especialmente de salud pública, el gobierno designo como vocero al ahora popular Dr. López-Gatell para que informara, guiara, respondiera y condujera la política nacional respecto de lo que debía y que no debe hacer la población para evitar contagiarse, enfermar y hasta morir, informar de resultados, moderar contingencias y especialmente comunicar a los medios por medio de Conferencias de Prensa del numero de infectados, descartados, enfermos, en terapia intensiva o con respiradores artificiales así como de los hospitales, disponibilidad de camas, la cantidad de muertos y de todo lo que estuviese relacionado con la pandemia de Covid-19, iniciando el Dr. López-Gatell con todas las expectativas y confianza a su favor, presentando lógicamente declaraciones, argumentando estadística y matemáticamente (según él) y expresándose con claridad y amabilidad, hasta que, la realidad lo rebasó y se convirtió en una especie de astrólogo, pitoniso, adivinador o brujo que acomoda a las circunstancias, cambiando su discurso o números cada día y manejando estadísticas que únicamente él conoce; y obvio, sus datos, “otros datos “convirtiéndose en 90 días, de respetable médico en charlatán locuaz al estilo de las pitonisas griegas.

López-Gatell comenzó sus declaraciones dizque científicas en marzo, afirmando que la pandemia alcanzaría su pico más elevado alrededor del 8 de mayo, para decir después que, debido a variables que no consideraron los analistas, incluida la poca respuesta de la gente a quedarse en casa, no fue así y que el aplanado de la curva ascendente sería a principios de junio si las personas no salían a la calle, después a mediados del mes y ahora para fines de julio, o agosto, quizá septiembre o cuando sea, porque el Dr. Gatell creo se rige por signos zodiacales u oráculos al estilo de las pitonisas, siempre según le vaya conviniendo, de la misma forma que sus pronósticos de contagios y fallecimientos, que en un principio serían 8 mil, después, 10, luego quince mil y ya pasamos 25 mil, creciendo al margen y arriba de las profecías de Gatell el número de infectados; siendo así la actitud, comportamiento y augurios de López-Gatell reflejo de lo que es el gobierno. A diferencia de otros países donde la responsabilidad, seriedad y profesionalismo en asuntos relacionados con la salud, de la que en el caso del covid-19 depende la vida de miles de personas, resulta una infamia que el pitoniso Hugo López-Gatell Ramírez siga siendo el responsable, mejor dicho, irresponsable, de informar a los mexicanos respecto de lo que sucede con la pandemia, porque los únicos que le creen son los devotos de A.M. y su equipo, situación que si fuese de política, economía o electoral, no tendría mayor trascendencia, pero se trata de asuntos de salud en los que está en peligro la vida y salud de millones de mexicanos a quienes López-Gatell no debe seguir vacilando o manipulando con especulaciones y utopías 4T.   

Terremotos que vienen


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Desde que en los años 60 se descubrió la Tectónica de Placas y Deriva Continental explicándose con esta dinámica geológica la causa de sismos y terremotos además de la separación de los continentes a partir de la gran masa de tierra de donde partieron, conocida como Pangea, que asimismo explica la forma del perfil occidental de África y oriental de Sudamérica, que se pueden ensamblar como piezas de rompecabezas, hoy nadie cree que los sismos o terremotos, como la pandemia y cualquier otro fenómeno natural o biológico, incluso problemas personales, sean castigos sobrenaturales o condenas divinas que se puedan solucionar con rezos o peregrinaciones, como solía hacer mi abuela en los años 60 quien en el momento de los terremotos se hincaba a rezar y mi papá tenía que sacarle de la casa cargando a la calle de Bustamante donde vivíamos.

Ocurrió un terremoto muy fuerte el martes pasado que afortunadamente tuvo epicentro y expansión de ondas en una zona casi deshabitada; si hubiera sido más al norte o centro del país hubiera sido devastador, aunque no tanto por haber sido oscilatorio y no trepidatorio, dentro de esa actividad geológica, meteorológica, oceánica y biológica (por la pandemia que vivimos) que determina nada es para siempre, que todo cambia, se modifica, transforma y altera como sucede con la vida e incluso con el cambio climático, que en su primera palabra se refiere al cambio, la impermanencia que es parte del comportamiento de la naturaleza que nos lleva directamente a Carlos R. Darwin, y supervivencia diferencial de los más aptos… a los cambios, del tipo que sea. Pobres, ricos, morenos, rubios, listos o como sea cada quién, animal o persona, a la naturaleza no le importa porque para el universo somos lo mismo que las hormigas donde lo único que vale es el éxito reproductivo y la sobrevivencia, de tal suerte que ante lo que antes calificábamos como castigos de Dios y hoy llamamos desastres naturales, lo único que vale es sobrevivir y reproducirse, todo lo demás son anécdotas o historietas, por lo que hemos sido afortunados, como contingencia natural, que el terremoto a pesar de su magnitud, no haya causado decenas o miles de muertos y hasta el momento hayamos sobrevivido al Covid, pero quien sabe a lo que venga, porque la naturaleza siempre tratara de matarnos y nosotros defendernos de su dinámica, y no porque la naturaleza sea buena mala, porque simplemente ES, y somos nosotros los que la calificamos con juicios de valor, dependiendo así de nosotros mismos nuestra supervivencia y seguridad, previendo lo que haya que hacer para no contagiarse de virus y no morir enterrados en el próximo terremoto o en cualquier otro fenómeno natural como los próximos huracanes de esta temporada que inundarán a unos y beneficiarán a otros, porque todo depende de nuestra perspectiva y supervivencia diferencial de los más aptos, como demostró mi tocayo de quien llevó pundonorosamente su nombre.  

Lo que diga la ciencia


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Comprendiendo y trascendiendo a la ciencia con su método experimental y filosofía como la mejor herramienta o sistema racional que tenemos para entender y comprender al universo, la naturaleza y la vida; sabiendo que gracias a los conocimientos científicos que se sustentan en evidencias y pruebas, no en fe, dogmas o libros que dicen sagrados, es como hemos identificado las causas de fenómenos naturales, explicando ahora que es vital, el origen de enfermedades que antes se consideraban castigos divinos o condenas por impúdicos, explicándose toda enfermedad en función de alteraciones fisiológicas, metabólicas, desórdenes celulares, alteraciones orgánicas o infecciones patógenas por bacterias o virus, por lo que ahora en pandemia es cuando adquiere toda su importancia y valor la ciencia, porque toda la gente del planeta está en la expectativa y a la espera que los científicos logren inventar la vacuna o tratamiento contra el covid, sin que casi nadie espere que seres sobrenaturales, divinidades, peregrinaciones o sacerdotes sirvan de algo.

Callado está el Papa en el Vaticano, oculto el Imán musulmán, escondidos sacerdotes y predicadores de todas las religiones, quienes antes de la pandemia sabían que la población devota en disociación cognoscitiva, por una parte le dan todo el crédito a la ciencia y por otra creen en milagros y prodigios divinos, resultando que excepto unos cuantos, pocos creen que con llevar en peregrinación a una virgen, rezar, implorar o invocar a alguno de sus dioses, evitarán el contagio o curaran enfermos, porque hasta el más fanático religioso, es un hecho que en cuanto sienta síntomas de contagio por Covid-19, de inmediato buscara a un médico científico, acudirá al hospital y pondrá en manos de la ciencia médica, que si para mal no lo sabe todo, la investigación biomédica, bioquímica, molecular, genética, inmunológica y otras disciplinas de la ciencia, serán las que den resultados y pronto se invente la vacuna que proteja a la humanidad

De la misma forma que toda la jerarquía religiosa que hoy calla y hasta implora por la ciencia, a la que condenaba por herética, charlatanes homeópatas, holistas, parapsicólogos, terapistas místicos, chamanes, alternativos, hierberos, curanderos y demás charlatanes de la salud, callados y escondidos están, porque otra de las cosas que cambiarán en la Nueva Normalidad, es la credulidad de pacientes en charlatanes que prometen curar todo a cambio de billetes, sin que curen nada porque para encontrar la cura al covid se requieren conocimientos científicos, estudios experimentales, estadísticos, matemáticos, químicos, bioquímicos y millones de horas de investigación con sofisticados equipos y cerebros altamente calificados. Cuando la vida era normal, los sacerdotes prometían lo que sea, igual que los charlatanes y sin mayor trascendencia, sin embargo ahora, cuando tienen la oportunidad de reivindicar como efectivo lo que dicen, mejor se quedan callados y se esconden sabiendo que sus promesas sustentadas únicamente en la fe religiosa, ahora no aplican ni funcionan para sanar de covid… y menos las estampitas de A.M.   

Inicia verano boreal


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Vivimos convencionalmente como las cuatro estaciones de Vivaldi: primavera, verano, otoño e invierno, dividido el año en cuatro periodos condicionados por dos equinoccios, cuando el Sol alcanza el Ecuador y dos solsticios, cuando el astro dios llega a los trópicos de Cáncer y Capricornio, siendo para los oaxaqueños que habitamos el hemisferio norte este 21 de junio el solsticio de verano, que etimológicamente significa: Sol estable, porque el Sol después de moverse del ecuador a donde estuvo el 20 de marzo, en su aparente desplazamiento en la bóveda celeste rumbo al trópico de Cáncer, cruzo arriba de Oaxaca el día ascio, 8 de mayo y hoy llega al punto donde se estabilizará y luego regresara al Ecuador, terminando en septiembre el verano y comenzando otoño.

El sábado ocurre el solsticio y es también el día más largo del año y la noche más corta porque debido a la inclinación del eje de rotación de la tierra respecto del plano de traslación alrededor del Sol, y al ser toda esta estación la de días más extensos con mayor radiación solar y luz diurna por estar el sol casi en el cenit, la insolación y radiación es mayor, viviendo días calientes y bochornosos, debido a que al estar el Sol en su punto más alto en el norte y calentar más, la evaporación del agua del mar es inmensa, formándose vórtices, remolinos, tormentas tropicales, huracanes y ciclones, fenómenos meteorológicos que traerán miles de kilómetros cúbicos de agua de lluvia a la superficie continental, especialmente a la zona del golfo, istmo de Tehuantepec y Península de Yucatán donde por estar cerca del mar, las lluvias son abundantes, circunstancia que determina para nuestra latitud intertropical, (Oaxaca esta entre el Ecuador y Trópico de Cáncer)  que independientemente nos rijamos oficial o astronómicamente por cuatro estaciones, en Oaxaca únicamente hay dos: una de lluvias y otra de sequía, porque las variaciones de temperatura respecto de las estaciones, que si tienen canadienses, europeos o estadounidenses, son propias de cuatro estaciones, mientras en Oaxaca la temperatura casi siempre es la misma, varía apenas 10 grados en el año, sin vivir nunca nevadas o las clásicas temperaturas otoñales neoyorquinas. 

Iniciamos el verano y con el la estación de lluvias asociada a la temporada de huracanes, que según los meteorólogos serán casi 20 siendo, dos de ellos clase 4, lo que significa que este año, dependiendo del rumbo que tomen, si se mueven hacia Oaxaca, tendremos más lluvias que el año anterior que pudo considerarse seco. Comenzará a llover y con los charcos o depósitos de agua descubiertos proliferaran los zancudos, incrementado la posibilidad de enfermar de dengue y resfriarse o sufrir gripa, dolencias que aterrorizaran a quien comiencen a sentir síntomas por lo parecido de las manifestaciones al covid. 

La sociedad civil organizada, la oposición que México necesita


Nematini Vladimir Acevedo Silva

En días pasados navegando en la red, leí un comentario el cual refería que la sociedad civil debería de contribuir con propuestas y, en consecuencia, acercarse a los partidos políticos de oposición para lograr así un contrapeso a la actual hegemonía que tiene Morena en el poder. Esto llamó notablemente mi atención, ya que los pocos partidos políticos que se hacen llamar de “oposición”, en este momento los vemos tibios, con poco de liderazgo, pero intentando llamar la atención a toda costa.

En algo sí tenía razón esa publicación al señalar que la sociedad civil tiene que realizar propuestas que sirvan como contrapeso a la actual administración, la cual no termina de despegar, pero que sí empieza a generar ciertas dudas en la ciudadanía que los eligió. Es una falacia que los partidos políticos de “oposición” puedan servir como aliados de aquellas agrupaciones, asociaciones civiles y colectivos que, por años han luchado para hacerse escuchar.

Si fuese así ¿acaso el PAN se solidarizaría con los padres de familia que perdieron a sus hijos en la guardería ABC?, ¿ahora sí habría justicia?, o ¿el PRI a casó se uniría a la exigencia de justicia que piden los padres de los 43 estudiantes desaparecidos en Ayotzinapan?, ¿por fin votarían a favor de la despenalización del aborto? ¿se lograría con su apoyo la legalización y regulación de la marihuana en México? Desafortunadamente la respuesta es no.

Se les debe recordar a aquellos partidos de “oposición” que ya no se vive en la época en que la sociedad civil les servía de brazo político. Ya no deben existir más una CTM, una CROC o una Antorcha Campesina. La ciudadanía hoy en día es más consciente.

Fue el mismo pueblo quien votó por un cambio de régimen, de sistema y de ideas, motivado por un hartazgo social cuasado por múltiples actos de corrupción de antaño, asesinatos en contra de activistas sociales y un crecimiento incontrolable del crimen organizado, el cual ha lastimado y fracturado el tejido social. Fueron pues estos factores los que detonaron el cambio de régimen político que México deseaba.

Sin embargo, esto no quiere decir que población detendrá su lucha. Al contrario, se ha empoderado aún más por impulsar diversos proyectos que transformen el país. Prueba de ello es que se tenga en la agenda legislativa, la discusión de la despenalización del aborto, un importante logro del movimiento feminista, más no de los partidos políticos.

O también el que una agrupación de defensa de los pueblos indígenas haya marcado precedente para obligar al Congreso de la Unión en crear una Ley Nacional de Consulta Indígena y Afromexicana, a consecuencia de la omisión que han cometido nuestros propios representantes populares desde hace ya años atrás. 

También se podría señalar el logró obtenido por parte de la comunidad LGBT, quienes, haciendo uso de mecanismos jurídicos como el amparo, consiguieron que ninguna autoridad administrativa o judicial les negara poder casar a personas del mismo sexo. Lo cual derivo que diversos estados reformaran sus Códigos Civiles locales. 

La sociedad civil organizada ha hecho uso de diversas estrategias con el objetivo de que sus demandas sean escuchadas y tomadas en cuenta. En cambio, han sido los partidos de “oposición”, quienes en su momento echaron mano para bloquear esas legitimas propuestas, ya sea a través de la descalificación de las ONGs que las proponían, o mediante usos como la intimidación y la desaparición forzada.

Los tiempos actuales exigen que sean los colectivos, asociaciones civiles y agrupaciones quienes continúen trabajando y proponiendo, siempre de la mano con la comunidad. Es ahí donde existirá y perdurará la oposición que México necesitará ante los tiranos que se erijan no solo hoy, si no en un futuro cercano.

Facebook @NematiniVa

Twitter @NemasVA

Directriz discriminatoria


Carlos R. Aguilar Jiménez.

La discriminación en todos sus aspectos o sentidos que como conducta individual, social u oficial es condenada universalmente por segregar, excluir o descalificar a minorías o a quien no le guste a determinado sector, como hicieron británicos con hindúes o nazis contra judíos, y ahora en México la discriminación se esta convirtiendo en tendencia, porque desde la más alta cúpula la actual tendencia es dividir, excluir y discriminar estableciendo dos clases: fifís y chairos, siendo estos últimos los ideales, los aptos o leales al país, mientras los fifís son de lo peor por ser neoliberales, conservadores, la mafia del poder, el Prian, incluidos políticos y funcionarios de sexenios anteriores, estimulando la polarización social y segregación individual en tendencia discriminatoria.

Se discrimina no únicamente en soliloquios mañaneros con tendencia excluyente, sino también en hechos como sucede en la comunidad médica al ser consentidos los médicos cubanos a quienes ofrecen lujos y comodidades, mientras a médicos mexicanos que luchan contra el Covid apenas si se les proporciona equipo básico de protección. Se discrimina también a ciudadanos, porque ahora que criminales asesinaron a un juez, el gobierno indica se hará todo para castigar a los culpables, harán indagaciones hasta sus últimas consecuencias y realizarán todas las pesquisa, mientras que si asesinan a un profesor, matan un médico o a cualquier ciudadano, como si no importara lo mismo su vida, no se investiga, no se indaga y en 99 por ciento, no se condena nunca a culpables dada la inmensa impunidad y corrupción oficial. Así que guardando proporciones, pero que para el caso es lo mismo, no vale lo mismo un ser humano que se desempeñe como médico, ingeniero, arquitecto, profesor, psicólogo y menos periodista, que un juez, porque según el gobierno son especiales, diferentes, superiores, privilegiados, casi igual que los blancos ante negros o nazis frente a judíos y ahora: chairos frente a fifís o ricos ante pobres, que en este sexenio, al sector simpatizante del gobierno, los llamados Chairos se le considera privilegiados y no únicamente a nivel oficial, sino también en el ámbito personal, porque los chairos defienden con fanatismo y pasión desquiciada al gobierno, incluso más que a su familia en la misma tendencia creciente de odio individual, resentimiento social, revanchismo político y discriminación, implicando que si se trata de asuntos oficiales del pasado todo fue corrupción y saqueo, sin considerar en absoluto la obras e infraestructura que crearon, incluyendo en Oaxaca la supercarretera a Puebla que construyó Salinas, porque si bien todos los políticos mienten para ser populares, también han hecho obras de gran trascendencia e importancia para los estados o el país, sin descalificar ni discriminar a los demás, como está sucediendo con la actual y creciente tendencia discriminatoria oficial, en la que pronto será peligroso ser adinerado, empresario y lo que es peor, cuidando proporciones, ser judío, negro, rico o periodista, equivalentes actuales a Fifí o anti A.M. Porque en tendencia discriminatoria o se es del grupo o es traidor a la causa racista o política.