Ficticia contaminación


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Durante las semanas que se mantuvo sobre el valle de Oaxaca una inmensa capa de vapor de agua proveniente del agua gasificada en el Atlántico y Pacifico y que por ubicarse nuestra ciudad en el istmo de Tehuantepec nos alcanza el aire marítimo tropical, esta nube de vapor opaco sirvió para que sensacionalistas ecológicos y fanáticos ambientalistas señalaran apocalípticamente que todo estaba contaminado por humo de coches, y  tenían razón respecto del humarada de incendios forestales, pero no en relación de la calina que confunden con emisiones de vehículos de combustión interna, exactamente igual que en cdmx, Puebla o Tuxtla donde sucedió lo mismo, y ahora, cuando el vapor se condensó por las lluvias y el sol se desplaza para alcanzar el trópico de cáncer, el aire vuelve a ser transparente, diáfano, las nubes blancas y el cielo azul, siendo el mismo número de autos y las mismas circunstancias de tránsito vehicular, pero atmosfera sin calina o niebla.

Para el gobierno que aprovecha pretextos ecológicos o ambientales para prohibir un día sin autos o más y cobra impuestos alegremente a propietarios de vehículos, le conviene promover la falsa contaminación atmosférica, y si bien es real en el valle de México donde circulan millones de vehículos y no hay casi vientos alisios que la ventilen como en Oaxaca, de cualquier forma ahora tienen de nuevo un cielo relativamente transparente porque el vapor de agua se condensó, pero bien sirvió la ficticia contingencia para asustar más a la gente mintiendo al decir que era humo con partículas venenosa y mortíferas que causarían la gente moriría como insectos fumigados. El aire en la ciudad de Oaxaca hoy y durante los próximos cinco meses será de azul celeste, de cielo de zafiro, debido a que el inmenso vapor proveniente del océano Pacifico y Atlántico al tener la radiación solar en el meridiano, alcanzó el punto de licuefacción o condensación que convirtió la “olla de vapor” en que estábamos, en celajes y nubes blancas. Nimbos, Cumulonimbos, Cirros y todas las formas nubosas previas a la formación de huracanes, ciclones, tormentas tropicales y demás fenómenos meteorológicos que convierten el vapor del aire en lluvias a partir de junio y hasta octubre. ¿Dónde esta esa supuesta contaminación del aire si los coches son los mismos? ¿Por qué de repente después de las primeras lluvias se limpió el aire y así sigue? La actividad industrial, el número de coches en circulación es el mismo y ahora el aire es transparente. Había, por supuesto, humo de incendios y aunque algunos siguen activos, para todos es evidente que el aire se limpió e hizo transparente; no porque se halla detenido la circulación de autos o apagado las deflagraciones, sino sencillamente porque comenzó a llover y, las lluvias son condensación del vapor de agua que sirvió a los apocalípticos ambientalistas para decir que el mundo se va acabar y a los fanáticos verdes para seguir creyendo la vida se terminará, aunque sigan utilizando todo lo que la industria proporciona y vehículos que los transportan.

Origen de la humanidad


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Media poco más de un metro de altura, ya era bípeda, pero aun sabía trepar a los árboles. Había nacido en las sabanas del Plioceno africano y murió en el lago de Hadar aproximadamente a los 20 años de edad. Ya no era un simio, pero todavía no era humana. Tres millones de años después, en 1974, los paleo antropólogos Yves Coppens, Donald Johansson y Maurice Taieb descubrieron su osamenta casi completa. Cuando estudiaban los huesos de nuestro ancestro más antiguo en el linaje humano, los investigadores escuchaban por la radio la canción de los Beatles: “Lucy in the sky with Diamons” comprendiéndose desde entonces que el linaje humano se remonta apenas tres millones de años y la expansión de los homos sapiens a todo el planeta, llegando por fin a lo que ahora es el continente americano pasando a través del estrecho de Bering durante la última glaciación, fue apenas hace 15 mil años más o menos.

Escuche en los medios que alguien dijo que ‘la humanidad tiene 10 mil millones de años de edad’. Sé también que el obispo irlandés James Usher midiendo cronológicamente genealogías bíblicos determinó en el siglo XVII que el origen del mundo ocurrió en el año 2004 antes de Cristo, de la misma forma otros teólogos, sacerdotes y filósofos, incluso actuales, establecían fechas para el origen del universo y la humanidad, no fue sino hasta mediados del siglo XIX cuando gracias a la teoría de la evolución darwiniana y estudios de múltiple control cronológico, bioestratigrafico, magenoestatigrafico y radiométrico, que fue posible datar lo más preciso posible la edad de los fósiles de homínidos encontrados en África, la cuna de la humanidad hace 3 millones de años, y de igual forma la edad de los fósiles de osamentas humanas antiguas encontradas en América que datan apenas de entre 15 y 20 mil años, pero no más porque antes hubiera sido imposible una migración importante al estar en plena acción la glaciación.

Desde que evolucionó la conciencia humana, lo que ocurrió hace aproximadamente 3.5 a 2.5 millones de años, esta se ha visto afectada por la emoción o angustia de saber de donde venimos, a donde probablemente vamos y quienes somos, existiendo desde siempre los que se explican todo religiosa o mágicamente, recurriendo a explicaciones sobrenaturales infantiles, y quienes se explican el origen del universo, el planeta y la humanidad, por medio de la ciencia, siendo estas explicaciones las que se imparten en clases de biología desde la primaria, explicando que no somos ángeles caídos, sino antropoides erguidos y, si alguien cree todavía que el hombre fue hecho de arcilla, insuflado de vida por un ser sobrenatural quien después extrajo una costilla para hacer una mujer, en primer lugar es un individuo misógino, machista y sexista, y en segundo, desconoce absolutamente la teoría de la evolución, las bases de la supervivencia diferencial de los más aptos y la cronología del universo, siendo un buen ejemplo para entender estos tiempos o eras geológicas, el “Calendario Cósmico” de Carl Sagan, que por cierto, sería útil fuera parte de la enseñanza escolar de niños en escuelas primarias  y así se evitaría cometieran errores exorbitantes.

¿Ordenan rescatar ríos?


Carlos R. Aguilar Jiménez.

El Tribunal Colegiado del Circuito del Centro confirmó la sentencia de amparo que obliga a los gobiernos de Oaxaca y Xoxo rescatar ríos Atoyac y Salado, como si recuperar el caudal de agua que tuvo hasta mediados del siglo pasado fuera asunto de decretos o leyes, sabiendo que si el río no tiene agua en la actualidad se debe a que en todos sus afluentes, arroyos y escorrentías se han construido represas y la explotación del caudal de agua, desde el inicio de sus primeros manantiales se sobre explota en todos y cada uno de los caseríos, aldeas y pueblos por donde fluye.

Se puede rescatar el cauce,  la vertiente o cañada del ríos por donde originalmente discurría el agua de lluvia, se puede limpiar, sanear, reforestar o utilizar como vía de circulación, como un libramiento vehicular, pero lo que no se puede hacer es rescatar o recobrar el caudal de agua, porque los dos ríos: Atoyac y Salado no tienen agua de deshielo de altas montañas como los ríos europeos, de Canadá o EU, incluso en Sudamérica donde sus grandes ríos derivan de los Andes, porque en Oaxaca y en todo el país los ríos únicamente tienen agua de la que se acumula durante la temporada de huracanes, de mayo a octubre, cuando se recargan mantos freáticos, las escorrentías y arroyos manan y surten al Atoyac, Salado o de San Felipe, no obstante, si desde el principio u origen de los manantiales que brotan del subsuelo en la montañas altas y cordilleras al norte del valle de Oaxaca, la explotación  excede la capacidad de suministro, el agua no llegará lejos, no alcanzará a la ciudad de Oaxaca porque se agota o acaba antes antes, igual que el agua del río Colorado en la Unión Americana donde la presa Hoover con la que se creó el lago Mead y se suministra agua a la ciudad de las Vegas y otras poblaciones de la zona en pleno desierto y todos los acueductos en su trayecto, hacen que menos del 5 por ciento de agua del río llegue al mar de Cortés.

 Los pueblos y aldeas de Oaxaca que a mediados del siglo pasado apenas tenían unos cientos de habitantes, hoy son miles donde todos y cada uno consumen agua que extraen de pozos artesianos o profundos en el trayecto de los ríos en cuestión, y se acumula en presas, como la de Telixtlahuaca deriva por canales de riego a campos de cultivo, como sucede también en la zona de Tlalixtac y Huayapan, donde el agua del río que viene de la sierra se queda en las presas de Talixtac y se manda por decenas de canales de riego a campos de maíz y alfalfa de la zona, por lo que ordenar se rescate el río es ilógico y solo se le puede ocurrir a abogados que no saben nada de ciencias de la Tierra, geología, geofísica y demografía. Se puede rescatar el cauce y convertirlo en cañada zona arbolada gracias a la humedad del subsuelo, se puede convertir en un libramiento de circulación vehicular, pero no se puede ordenar a la nubes o huracanes que precipiten más agua o determinar que la gente que vive en las zonas por donde discurren las aguas deje de utilizarlas para que pueda llegar al valle de Oaxaca. Quizá no entiendo la intención de la confirmación de la sentencia, pero lo que si comprendo es que el río como caudal de agua no se puede recuperar, la cañada seca, sin agua si.   

En peligro de muerte


Carlos R. Aguilar Jiménez.

No existe duda alguna respecto del don o privilegio más importante y vital que tenemos, es salud física y mental; todo lo demás son anécdotas, dado que si alguien enferma y está en peligro de muerte o invalidez es un hecho que daría lo que fuese por volver a estar sano. Estando sano puede uno hacer lo que sea, pero enfermo y además pobre, la perspectiva es funesta porque el actual gobierno ha recortado el presupuesto destinado a sanar a enfermos, mujeres, ancianos y niños pobres, porque los ricos y gobernantes sanan con médicos especialistas y en hospitales privados.

Hospitales del país con presupuesto únicamente para dos meses, por lo que directores de unidades médicas muestran perspectiva lamentable reportando escasez de medicamentos y servicios básicos de salud que imposibilitan operación médica adecuada. Directores de Institutos Nacionales de Salud y de los hospitales Infantil y General de México reclamaron ante la Comisión de Presupuesto de la Cámara de Diputados el recorte y retención de 2 mil 300 millones de pesos en su presupuesto, y si bien o mal, no tiene la misma trascendencia que se recorte dinero para la cultura (que si lo tiene a futuro) y a otras áreas que administra el gobierno, con la vida no se debe jugar con populismo electorero, dilapidando dinero entregándolo a quienes gracias a dádivas y limosnas votarán por quien las entrega, porque niños enfermos, mujeres y hombres con cáncer, diabetes o cualquier enfermedad o dolor que se puede curar a tiempo, no deben esperar de ninguna forma y bajo ninguna circunstancia política a que se les proporcionen servicios de salud y menos en el IMSS donde los trabajadores aportan su dinero igual que patrones y gobierno para su funcionamiento.

Recortar dinero a servicios públicos de salud es un crimen con alevosía y ventaja porque sabiendo existen enfermedades que requieren tratamientos puntuales y suministro preciso de medicamentos, radiaciones, quimioterapia o cirugías inmediatas, que los hospitales no tengan dinero porque se los quitó el gobierno, es criminal, especialmente porque si no lo hubieran tenido antes todo se hubiese ajustado presupuestalmente a condiciones iniciales, pero si lo tiene y quitan, es condenar por inacción a la muerte de enfermos. Pronto comenzará, o ya ha debe haber comenzado, la muerte de enfermos, que como se dirá, murió de lo que sea, sin reconocer que agonizó por inacción, pasividad o indolencia gubernamental. Mucha gente se ha quedado sin empleo, sin becas, sin oportunidades, muchos delincuentes han salido libres, los profes volverán a tener poder corrupto al cancelarse la evaluación y los ladrones de gasolina operando igual que el crimen organizado que crece sin que trascienda la situación gravemente, pero si impactará cuando muera el primer niño o cualquier persona en hospitales sin dinero, que no puedan ser atendidos por médicos especialistas de Miami que cobran carísimo y vienen a vigilar la salud de ya saben quien.  

¿Déficit de agua?


Carlos R. Aguilar Jiménez.

Según SAPAO el déficit histórico de agua en la ciudad de Oaxaca es de más de 300 litros por segundo, debido al estiaje que bajo caudales de ríos y, aunque se ha buscado la forma de ofrecer un servicio eficiente actualmente se suministran 600. Cantidad de agua que es insuficiente y cada vez alcanzará menor porque la población sigue creciendo y el suministro natural del subsuelo y escorrentías cercanas a la ciudad no son suficientes, como fueron hace 50 años o más cuando la población de la capital era apenas de 100 mil habitantes y alcanzaba el agua.

No alcanza el agua y no será suficiente nunca, porque somos indolentes y apáticos; y a los gobernantes que eligen los que votan no les ha interesado nunca abastecer con agua suficiente a la ciudad, dado que mientras gobiernan y tienen el poder y dinero, nunca les faltará nada, menos agua, y cuando ya no gobiernan se van de Oaxaca, Aquí no vive Diodoro, Murat, Gabino, ni ninguno de los anteriores gobernadores, por lo que les tiene sin cuidado que la gente pobre sufra por falta de agua, y si bien es responsabilidad de los gobernadores proporcionar agua dignamente, lo cierto es que también la población es apática y poco previsora, porque son capaces de gastar  miles de pesos en vanidades, en lugar de construir una cisterna o tanque de agua que les sirva en tiempos de sequía, ya que durante los cinco meses de lluvias que tenemos en Oaxaca, de Junio a Octubre, el agua sobra, abunda y precipita de forma abundante coincidiendo con la temporada de huracanes, no obstante, el 90 % del vital líquido se desperdicia y fluye libre por ríos y arroyos rumbo al mar, sin ser estancada, detenida y represada porque no hemos tenido el juicio y exigencia suficiente a los gobernantes para que construyan represas en los lugares donde hay ríos con abundante agua y esta después se canalice..

Grandes obras e infraestructura hidráulica se construyeron en el pasado, desde la época colonial hasta finales del siglo pasado para llevar agua a donde se necesita, como en CDMX que extraen agua del Estado de México, igual que Monterrey, Guadalajara o Puebla, pero no en Oaxaca, donde existen cuencas hidrológicas que no se aprovechan y el agua corre libre al mar y así seguirá por los siglos de los siglos, porque en Oaxaca en lo que va de este sexenio no se ha hecho ninguna obra y no se hará porque no hay interés oficial en mejorar la calidad de vida de los oaxaqueños y, también porque los aldeanos y pueblerinos de regiones donde abunda el agua, dicen que es de ellos, aunque los manantiales subterráneas estén a cientos de kilómetros de sus pueblos, así que por una causa u otra, los oaxaqueños seguiremos careciendo de agua, aunque esta abunde, se desborde, exceda y rebose de junio a octubre, y luego no llueva durante siete meses. Agua habrá en abundancia desde junio hasta octubre, pero casi toda se regresara al mar…  

Para obtener seguridad


Carlos R. Aguilar Jiménez.

De los más de 6 mil millones de pesos erogados como consecuencia de la inseguridad que se vive en Oaxaca, 3 mil fueron invertidos en esas medidas, obligando a los empresarios locales a incrementar hasta en un 20 % sus gastos para reforzar su protección y otras medidas de seguridad; reportó hace unos días la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación en el estado, destacando que tan solo en diez años, los gastos aumentaron exponencialmente como resultado de los constantes asaltos y robos, sin que haya castigo alguno para los delincuentes.

Y no hay ni habrá castigo alguno para los delincuentes, porque en principio no existe gobernante o autoridad que se respete a si misma y aplique las leyes y ordenanzas, multando o encarcelando a los delincuentes, desde quienes roban gasolina, asaltan en carreteras, los que desvalijan en autobuses de pasajeros, hasta quienes venden cosas robadas en tianguis y puestos callejeros, porque al no haber autoridad ni aplicación de la ley, al no existir policías, detectives o investigadores para seguir pesquisas o averiguaciones,  los inadaptados hacen lo que quieren sabiendo que en total impunidad lograran sus ilegales objetivos, y si bien no son rufianes, por ejemplo, los vendedores ambulantes permitidos por el gobierno, sí violan las ordenanzas municipales, teniendo a los inspectores humillados y de rodillas a sus jefes, quienes prefieren soslayar problemas antes que cumplir con sus obligaciones. Oaxaca es ciudad sin ley, donde no aplica el estado de derecho porque todo se arregla con influencia de grupos políticos y, si se disfraza un grupo de delincuentes como defensores de indígenas, obreros o de quien sea, la impunidad crece porque ante cualquier respuesta en que se pretenda ejercer la ley, será considerada represión y despotismo, técnica que utiliza la SS22 del magisterio o quienes medran en portales del zócalo o venden baratijas en todo el andador, calle de Gurrión, Allende y el atrio de Santo Domingo, además de todas las calles alrededor del mercado, lugares donde proliferan delincuentes que han hecho del Centro Histórico su “modus operandi”, donde saben ningún policía o inspector municipal impedirá operen, porque en Oaxaca no hay autoridad ni ley que se ejerza, excepto contra negocios establecidos y ciudadanos honestos, porque no obstante el cambio prometido, Oaxaca sigue peor, continuan los bloqueos, proliferan vendedores callejeros, delincuentes, asaltantes de casas, negocios y la inseguridad de gente que camina o deja sus vehículos en las calles, sospechando será asaltado o desvalijado. Ya casi se cumple medio año de este gobierno que dice ser de la 4T, continuando la inseguridad, apatía, incompetencia e improvisación, y no lo que prometieron, aunque entendiendo lo populistas que son, no se pueden esperar otras circunstancias políticas, sociales ni de seguridad, teniendo que recurrir, desde empresarios hasta dueños de casas a gastar mucho dinero para asegurar su persona, sus bienes y negocios, porque es un hecho que no hay seguridad en ningún lugar de Oaxaca y para demostrarse, platique al respecto con cualquier habitante de la ciudad…