Aquaman: un Star Wars submarino


Ismael Ortiz Romero Cuevas

La fecha de estreno para la primer cinta de Aquaman en el cine es el próximo 13 de diciembre y las expectativas resultan altas y las primeras críticas, nos han llenado de esperanzas. Como siempre, un selecto grupo de críticos y reporteros cinematográficos, ya tuvieron oportunidad de ver la primera entrega del súper héroe acuático de DC y de verdad han hecho comentarios halagadores hacia la historia dirigida por James Wan. Aquaman para muchos (y me incluyo), siempre fue una especie de parodia de súper héroe, algo demasiado caricaturesco, pues nunca quedaba claro si a pesar de sus poderes era torpe o de plano, demasiado bondadoso. Tanto, que en la serie animada de mediados de los sesentas producidas por Hanna-Barbera, salía montando un hipocampo con cara de amargado o surfeando en un par de delfines que lejos de que pareciera algo heroico, de verdad era ridículo. Y ¿qué decir de Aqualad? Decía que era su compañero, pero nunca nos dejaron claro si era su sobrino, su hijo, su amigo o su pareja. Sí, de verdad que era un súper héroe de risa.

Y justo por eso, nunca fue un personaje tan popular entre los seguidores de los personajes de DC, pues mientras Batman, Superman, Mujer Maravilla, Linterna Verde, Flash y hasta Robin tienen un séquito de fanáticos, Aquaman no. La sorpresa la dio Zack Snyder cuando Warner y DC, decidieron extender el universo de sus héroes y lanzar una serie de películas que contemplaban varias cintas en solitario y algunas en donde unirían fuerzas y así, tuvimos en 2016, “Batman V Superman: El origen de la justicia”, para la que el director introdujo más personajes de ese universo creado a partir de los cómics. La sorpresa fue que Mujer Maravilla (Gal Gadot), tuvo una participación importante en la vapuleada cinta, sin embargo, también se introdujeron otros tres personajes más: Cyborg, que en origen es de los jóvenes titanes y no de la Liga de la Justicia; Flash y sorprendentemente Aquaman, cuando casi todos esperábamos a Linterna Verde o ya de últimas, a Capitán Marciano.

La visión de Snyder para Aquaman era volverlo un súper héroe mas rudo y quitarle la imagen candorosa que le había dado la serie televisiva y algunos comics y para eso, contrató a Jason Momoa para darle vida y crear a partir de la imagen de un actor musculoso y corpulento, un héroe más rudo y con un carácter más arrebatado, evidentemente influenciado por su interpretación de Khal Drogo en la aclamada serie “Games Of Thrones”. En “BvS”, la participación de Aquaman se centra en un mero cameo, pero se deja ver que estamos ante un súper héroe de verdad. Su participación con más realce la tuvo en la también criticada “Liga de la Justicia”, donde ya todos los héroes antes mencionados, unen fuerzas para acabar con la amenaza de Stepenwoolf. Ahí, vemos ya un personaje mucho más matizado y con un carácter más definido.

Y para este año, la apuesta de DC y Warner Brothers fue precisamente lanzar la cinta en solitario de Aquaman, a pesar de que se había anunciado tiempo atrás, que sería la película de Flash. Las compañías productoras de las cintas de estos personajes debieron revirar algunos planes, después de que la reunión de los más emblemáticos héroes de esa casa no fue recibida con el furor y  la taquilla que esperaban, pese a que “Mujer Maravilla”, les había dejado el mercado calientito por ser un gran éxito en taquilla, en crítica y por ser la más grandiosa película de ese universo hasta este momento, teniendo 94% de aprobación en Rotten Tomatoes, similar a la de “El caballero de la noche”.

Y la semana pasada, sucedió con Aquaman lo que muchos, no esperábamos que pasara. En agosto pasado, en la Comic-Con de San Diego, Warner y el mismo James Wan, director de la película, presentaron un avance de más de cinco minutos de una cinta que se apreciaba grandiosa; sin embargo, lo tomamos con cierta reserva porque la experiencia nos ha hecho aprender que un gran adelanto, no significa que una película lo sea, ya ven lo que pasó con “Liga de la justicia”. Pero no. Muchos críticos que ya vieron Aquaman, han elogiado la cinta que por cierto, tendrá casi dos horas y media de duración; argumentando que estamos ante una de las más grandiosas cintas de DC-WB. En resumen han dicho que la cinta presenta acción al más alto nivel, que es trepidante, que contiene imágenes submarinas increíbles, que es salvaje y con muchas risas; una crítica que me llamó la atención fue de Paul Shirey que decía que: “Aquaman es la mejor película de Marvel pero hecha por DC”.

Insistentemente, muchos especialistas han comentado que seguramente presenciaremos la segunda mejor película del DCEU, después de “Mujer Maravilla”; siendo testigos de una obra en la que el director James Wan, le rinde homenaje a las clásicas caricaturas que hicieron impopular al personaje, pero sin ridiculizarlo. Pienso que sin lugar a dudas, Jason Momoa ha sido la mejor elección para interpretarlo. Así que esperemos su estreno y veremos si lo que nos dijeron, es verdad.

Necesitamos a “Roma” en el cine Â¡ya!

Ismael Ortiz Romero Cuevas


El pasado 11 de septiembre, en este mismo espacio hablaba sobre el reconocimiento que la nueva película de Alfonso Cuarón, “Roma”, había tenido en los festivales y en aquella ocasión, mencionaba que la cinta había obtenido el León de Oro en el festival de cine de Venecia, además de una ovación por parte de los asistentes a la proyección.

Todo se vislumbraba con un futuro glorioso para esta historia, quizá la más personal para Cuarón en cuanto a que posiblemente, explore parte de sus origines y su propia historia en la ciudad de México. Con ese camino de éxitos, nada podía salir mal. La película rodada en un formato en blanco y negro y distribuida ahora por Netflix y no por Warner Bros., con quien solía trabajar el cineasta, parecía tener un camino de logros asegurados después del reconocimiento que tuvo. Y en efecto, la película fue acogida de forma excelente en gran parte del planeta, donde se admira al visionario director mexicano.

Sin embargo, siempre pasa algo con las películas mexicanas que nada más no acaban de convencer no tanto al público, sino a quienes deciden sobre este negocio y resulta que ni siquiera son atractivas para exhibirse. En un primer momento, se dijo que Netflix, productora de la cinta, tendría la primicia para la proyección en la plataforma; sin embargo, esto le quitaría posibilidades para continuar con su sendero de éxitos y reconocimientos. Ante esto y viendo el potencial del nuevo trabajo de Cuarón, aceptaron enviarla a que se proyectara en salas de cine comerciales. La respuesta en muchos países fue inmediata y la colocaron en cartelera; pero eso en México, no pasó.

Estamos acostumbrados a que el cine mexicano se inunde de comedias románticas y tramas demasiado ligeras y sencillas, limitando la visión de otros directores de experimentar con géneros distintos y más elaborados. Comentarios de gente que se queja de lo “rara” que pueda parecer una película son la generalidad cuando no se trata de un género que termine siendo un melodrama telenovelero; lo vimos con cintas como “Purasangre” de Noé Santillán-López y más recientemente con “Museo” de Alonso Ruiz Palacios. Todos la vimos, pero a nadie le gustó por muchos elementos que contienen que en nada tienen qué ver con el tipo de historias que protagonizan Martha Higareda o Karla Souza. Insisto, no siempre pasa, pero es la generalidad.

Así, la semana pasada, un usuario en Twitter le reclamaba a Alfonso Cuarón las pocas salas donde era exhibida “Roma”. El director lamentó también esa decisión argumentando que él, nada tiene qué ver con la distribución de la película que ha sido aclamada en diversos festivales. Cuarón, contestó al ‘twittero’ que “Roma” solo estaba siendo proyectada en cuarenta salas en el territorio nacional, a diferencia de países como Polonia donde estará en 57 espacios o Corea del Sur, donde también su exhibición rebasa las cincuenta salas. Lamenta también el poco interés que ha existido de parte de las dos principales cadenas en nuestro país (Cinépolis y Cinemex) por tenerla, pese a que es una de las trece películas preseleccionadas para representar a México en los premios Oscar 2019 y también en los premios Goya.




Oaxaqueña rumbo al Oscar

Otro elemento a destacar de “Roma” y por lo que debería tener prácticamente nuestra atención completa, es por la estupenda actuación de Yalitza Aparicio, actriz oaxaqueña de origen indígena y que además no tiene formación en arte dramático; su interpretación de Cleo, protagonista de la historia, es tan convincente y emotiva que se comenta de manera insistente que incluso, podría ser nominada a un Oscar en la categoría de Mejor Actriz y asimismo Marina de Tavira, quien también podría ser nominada a Mejor Actriz de Reparto.

La grandeza de “Roma” es innegable y siempre, quien sale perdiendo al no contar con suficientes copias en las salas de proyección es el público, que de verdad, ha mostrado un gran interés por presenciar la que se dice, es la obra cumbre del cineasta mexicano que le dio personalidad a Harry Potter en el cine. La prueba, es que en Oaxaca fue exhibida en el festival “Oaxaca Cine”, donde las entradas se agotaron varios días antes de su proyección. Asimismo, comentarios en redes sociales donde se pide de manera casi unánime que Cinépolis y Cinemex lleguen a un acuerdo con Netflix para poderla disfrutar. La condición que Netflix pone a los dos complejos de exhibición cinematográfica es que parte de la taquilla, sea donada a organizaciones sin fines de lucro. Ambas cadenas, no han dado una respuesta.

“Roma” cuenta la historia de superación de una familia de clase media en la ciudad de México en la década de los setentas, y que pese a los problemas domésticos y abandono, la complicidad y protección de Cleo, la nana, se vuelve de vital importancia para desenmearañar la emotiva trama y la sicología de los personajes, y así ambos elementos se conviertan en algo entrañable y digno de una ovación de pie. De verdad, ¡necesitamos a “Roma” en los cines! ¡Pero ya!

Muere Stan Lee y le roba cámara a Douglas Rain

Ismael Ortiz Romero Cuevas


Ayer, como a medio día más o menos, nos enterábamos de la muerte de Stan Lee, creador de los personajes de Marvel y fundador de la compañía que ha generado hasta este momento, miles de millones de dólares en ganancias y más, cuando Disney se apropió de ellas.

Sin duda, la muerte de Stan Lee fue una noticia trágica. Nadie nos la esperábamos a pesar de la avanzada edad del dibujante y autor. Así, el Capitán América, el Hombre Araña, Thor, Hulk, Los cuatro fantásticos, Daradevil, X-Men, Iron Man y demás personajes propiedad del estudio y marca que él creó, se quedaban sin autor y sin los famosos cameos que acostumbraba a realizar en las exitosísimas películas protagonizadas por sus creaciones. Incluso aunque fueran malas.  Stan Lee sin duda, marcó toda una época en la industria del cómic y fue una pieza fundamental para que la compañía diera el gran paso al cine, donde se ha convertido en una franquicia muy exitosa tanto en ganancias como en crítica, a pesar de que a muchos de los más vehementes especialistas de cine, las películas de Marvel les parecen una caricatura sin ningún mérito cinematográfico. Yo estoy de acuerdo en esa postura, pero lo que este humilde ser humano piense, no importa demasiado.

Stan Lee es una figura influyente y sumamente importante en toda la cultura popular a lo largo de más de 50 años de trayectoria. La característica de sus personajes es que siempre se les enaltecía la condición humana y representan valores universales, por eso, es una regla que deben tienen una debilidad. También es por ese motivo que las versiones humanas de sus súper héroes o villanos, siempre tienen nombre y apellido por cierto, con la misma letra inicial en la mayoría de los casos como: Peter Parker; Stephen Strange; Bruce Banner; Susan Storm; Otto Octavius; Reed Richards; Green Goblin; Pepper Potts; J. Jonah Jason o Fantastic Four por ejemplo, pero con Tony Stark rompe ese criterio.

Stan Lee sin duda, fue un personaje influyente y emblemático en varios aspectos de la industria del entretenimiento.





Adios “HAL9000”

Pero, también me veo en la necesidad de mencionar algo a riesgo de parecer aquél meme que dice: “Como no soy Maluma, te avergüenzas de mí por eso no me compartes”. Y como no se trató de Stan Lee, nadie hizo comentarios emotivos al respecto. La situación es que ayer también, unas horas antes del fallecimiento de Lee, me enteraba de la muerte de Douglas Rain. Entiendo que quizá, la mayoría de la gente no conocía como tal a este actor por su nombre o por algún trabajo memorable a pesar de que sí los tuvo. Douglas Rain fue quien prestó su voz al que quizá fue el primer personaje de inteligencia artificial en la historia del cine moderno: HAL9000 en “2001: Odisea en el espacio”. Un personaje tan sugerente como espeluznante, además de una parte medular en la narrativa de la obra de Kubrick.

Douglas Rain fue un actor canadiense que se desempeñó más en el celuloide y televisión de su país de origen, siendo su voz una pieza fundamental en su trabajo actoral, pues fue como personaje de narrador en algunas piezas, que se hace conocido y donde lo descubre Stanley Kubrick para ponerle voz al célebre personaje.  Asimismo, Rain participó también en la película de 1973, “Sleeper” (El dormilón) de Woody Allen, una comedia donde también le pone voz a una computadora con planes malévolos; y como narrador en el documental de 1975, ganador del Oscar, “The Man Who Skied Down Everest” (El hombre que esquió en el Everest) que cuenta la hazaña del alpinista japonés Yuichiro Miura, que esquió en la montaña más alta del mundo.

Pero sin duda Rain, también será memorable siempre por estremecernos del miedo con su deslumbrante interpretación de IA: HAL9000 en “2001: Odisea en el espacio”. Y recordemos al icónico personaje con el que quizá, es uno de los diálogos más aterradores en la historia del cine, vamos, me atrevo a decir que tan solo estas líneas, inspiraron a James Cameron para crear su obra “Terminator” y rezaba así:

“– Sé que usted y Frank están planeando desconectarme y es algo que no puedo permitir que pase…”

“– ¿De dónde sacaste esa idea HAL?”

“– Dave, aunque tuvieron muchas precauciones en la cápsula para impedir que los oyera, pude ver el movimiento de sus labios…”

El Bebé de Rosemary: 50 años de la evolución en el cine de horror

Ismael Ortiz Romero Cuevas

En estas fechas en que se acerca el día de muertos, llevados por la costumbre que la televisión y la comercialización impuso, nos encanta ver películas de horror, de esas que nos arrancan brincos y hasta gritos en la sala de cine, o ya de “perdis” en la de tu casa. Es momento en que buscamos en las plataformas en streaming, o en nuestros Blu-Ray o DVD’s , alguna que sea digna de la ocasión y más si nos va a acompañar alguien a quien podamos abrazar de cucharita. En fin, eso está bien para las películas que en el fondo son en realidad comedias, a veces tan ridículas que sirven más para que riamos que para asustarnos. Así que permítanme proponerles hoy, que el fin de semana ya está cerca, una cinta que de verdad da mucho, pero mucho miedo: “El bebé de Rosemary”, que en junio pasado cumplió 50 años que se estrenó y sigue de celebración.

La película se ha convertido a lo largo de los años, en una de las referencias casi obligatorias del cine de horror y muestra la genialidad de Roman Polansky, director polaco que se estrenaba en Hollywood con esa cinta sin imaginar las consecuencias que ese trabajo traería a su vida; a la de su protagonista, la legendaria Mia Farrow y al cine en general.

La cinta es una adaptación brillante por cierto, de la novela homónima del escritor estadounidense Ira Levin,  que tal y como sucede en la película, nos cuenta la historia de la concepción y nacimiento del anticristo en la época contemporánea. Y nada más aterrador que la creación de ambientes tan cotidianos que poco a poco se convierten en escenarios oscuros y apabullantemente asfixiantes, donde la dulce Rosemary gesta al hijo del diablo sin saberlo. Roman Polansky brinda cátedra de cómo hacer una película de horror sin recurrir al cliché del sobresalto o a los sustos innecesarios y mucho menos a seres sobrenaturales. Y con eso les digo que “El bebé de Rosemary” es una película que espanta. Y mucho.

“El bebé de Rosemary” también es una película que tiene muchas leyendas urbanas y se cree, también un karma un tanto especial. Para la filmación, Polansky quería utilizar el interior del hoy tristemente célebre edificio Dakota, ubicado en la esquina de la calle 72 y Central Park, en Nueva York. Entre 1966 y 67 que se filmaba la película, se decía que en ese edificio a inicios del siglo XX, fue dónde alguna vez vivió el hechicero Alesteir Crowly, quien practicaba magia negra y hacía sus rituales dentro del inmueble y años más tarde, en 1980, fue en sus puertas donde asesinan a John Lennon. Pero los dueños niegan a Polansky el permiso para filmar dentro de la edificación, utilizando sólo la entrada para las tomas de ubicación. Asimismo, se le atribuye a la filmación y estreno de “El bebé de Rosemary”, que la secta llamada “La familia” perpetrara el asesinato de la modelo Sharon Tate, esposa de Roman Polansky y quien contaba con ocho meses de embarazo. Fue también en el set de filmación, que Frank Sinatra envía la demanda de divorcio a Mia Farrow, quienes ya tenían tensión e su matrimonio aunado a que el afamado cantante nunca estuvo de acuerdo en que su esposa filmara la película, y ese fue el pretexto perfecto.

El protagonismo de Mia Farrow

Mia Farrow es sin duda una parte medular para que la cinta se haya convertido en una pieza de culto. Su angelical rostro hace que creemos empatía con el personaje casi de forma inmediata, dando como resultado la transmisión de angustia interminable en los momentos con gran tensión en la película; y miren que los tiene; también porque es imposible concebir el film sin la horrorizada y penetrante mirada de Rosemary en la escena final o comiendo un trozo de hígado crudo; al menos a mí y estoy seguro que a muchos, esa escena nos sigue taladrando la cabeza. Sin embargo y a pesar de la maestría del guión, la cinematografía y la inolvidable actuación de Mia Farrow, “El bebé de Rosemary” fue galardonada sólo con un premio Oscar a Mejor Actriz de Reparto, y fue para Ruth Gordon, quien interpretó de forma soberbia a Minnie Castevet, la excéntrica vecina autora del ritual para engendrar al hijo del maligno.

A pesar de que ha pasado medio siglo de su estreno, el lejano 1968 nos dio una cinta que hizo que el cine de horror fuera concebido de manera más seria y dramática; dejó de manifiesto también que el secreto para hacer una buena película de este cautivador pero desgastado género, es la sencillez pero sin menospreciar la intranquilidad que pueda generar en el espectador lo cotidiano de las situaciones que se llevan al extremo gracias a los grandiosos diálogos, el misterio, la música y las tomas planeadas de manera metódica. “El bebé de Rosemary”, es parsimoniosa pero eso no le quita lo brutal, es más, pareciera que es justo la calma lo que enfatiza el horror; es una cinta que conserva toda su excelencia y potencia al paso de los años. Es la película que demostró que ese género, no necesariamente tenía que ser un chiste. Y para esta época del año ¿por qué no celebrar viéndola? Redescubriéndola o descubriéndola para ser testigos de que el horror, también sirve para hacer arte.  

Rotten Tomatoes ¿crítica seria o una burla?

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Para este martes, seguramente muchos ya vieron Venom, la película del anti héroe más misterioso de los cómics y la antítesis directa de Spider-Man. También a estas alturas, seguramente ya supieron y leyeron todas las desastrosas críticas que los especialistas vertieron a la película. En efecto, todos los comentarios dijeron que la película era una reverenda porquería. Pero dejemos eso de lado; hoy no haré ni una reseña y muchos menos una crítica de la cinta, pero hubo algo que, no sé a ustedes queridos lectores pero a mí, me llamó mucho la atención.

Como siempre, antes de un estreno de esas magnitudes allá en los Estados Unidos, un grupo selecto de prensa especializada en temas del celuloide, tienen la oportunidad de ver las películas en las cuales los estudios apuestan mucho – desde presupuesto hasta su prestigio-, y emitir su crítica en una fecha acordada. La mayor referencia a todo esto es una página llamada Rotten Tomatoes, que recoge la opinión de muchos de esos especialistas, las reproduce y les otorga un puntaje de acuerdo a su opinión: de 0 a 59% se les conoce como “Podridas”, es decir que la película es muy mala; de 60 a 74% la calificación es “Fresca”, o sea, una película buena a secas, con cosas rescatables pero que pudo haber estado mejor; y de 75 a 100% se le conoce como “Certificado de frescura” y se traduce en que la cinta es de muy buena a excelente. Rotten Tomatoes sin embargo ha dividido opiniones en muchas de sus críticas y como siempre, las cintas de súper héroes generan demasiada polémica, pero ¿saben algo?, los fans tienen razón.

Los fanáticos de los cómics y de las cintas de súper héroes se han quejado en reiteradas ocasiones de la parcialidad de las críticas de Rotten específicamente en las del género de súper héroes, considerando en muchos comentarios en la web que incluso, benefician específicamente a Marvel Estudios. Y digo que los fans tienen razón con dos simples ejemplos: la película de Marvel Estudios con calificación mas baja es “Thor: un mundo oscuro” con 66% de aprobación; para muchos de esos fanáticos, la segunda entrega del dios vikingo es muchísimo peor que “Batman v Superman: el amanecer de la justicia” que obtuvo la ridícula calificación de 27%, incluso, algunas otras críticas fuera de Rotten Tomatoes han dicho que la segunda de Thor, es algo así como la peor película de súper héroes de la era moderna. Otro ejemplo es “Iron Man 3” con una calificación de 89%, una película con un exceso de efectos especiales, pero con un guión que bien pudo haber salido de uno de esos ejercicios que pone la miss a los de primero de primaria donde les dice: “ahora van a escribir un cuentito” contra “El sorprendente hombre araña” con 70% de calificación, que si bien es cierto, el personaje es de Marvel, los derechos son de Sony Pictures y a cargo de ese estudio corría la producción antes de su acuerdo con Marvel para “Spider-man: de regreso a casa”. Para la primer cinta estelarizada por Andrew Garfield si bien veíamos a un Peter Parker más adolescente, la historia con alto grado de dramatismo fue aplaudida por los fanáticos, pero que a la crítica y en especial a Rotten Tomatoes, no le agradó y la dejó con una calificación mediana. Lo mismo sucedió con “Pantera negra”, con una aprobación del 98%, es decir, una calificación más alta que “El caballero de la noche” o “Mujer Maravilla” de Warner Bros., que ambas, obtuvieron un 94% de comentarios positivos. O sea, la cinta del príncipe de Wakanda sí es de lo más rescatable que ha hecho Marvel, pero no creo que esté al nivel de las entregas dirigidas por Cristopher Nolan y Patty Jenkins.

Algo más o menos similar sucedió con Venom, que en efecto, el personaje es de Marvel también, pero los derechos cinematográficos de los personajes del universo de Spider-Man y el mismo arácnido, son propiedad de Sony Pictures – que recalco, llegó a un acuerdo de negocios con Marvel para que Spider-Man se uniera al MCU, pero Sony sigue siendo el dueño de los derechos- y los comentarios, no fueron nada benevolentes con la película. Elogian la actuación de Tom Hardy como protagonista, pero reseñan que la cinta es mala, que los efectos son ridículos, que más bien parece una comedia, que es aburrida, etc., etc., etc. Pero el público dijo lo contrario y en su apertura, Venom rompió el récord como “el estreno en jueves más taquillero de la historia del cine”, al superar solo ese día, la nada despreciable suma de 10 millones de dólares en taquilla y además, se reportaron salas llenas en prácticamente todo el mundo el fin de semana pasado, de gente que quiso ver la película a pesar de lo funesto de las críticas.

No es que esté yo en contra de Rotten Tomatoes, al contrario, siempre ha sido la referencia de crítica que más orienta, sin embargo, las cintas de súper héroes siempre han sido objeto de reyertas por el tipo de público que las sigue y que veneran cada detalle respetado por pequeño que parezca. Así, muchos vehementes seguidores  y no tanto a los que me sumo, pensamos que si Venom hubiera sido de Marvel Estudios y no de Columbia Pictures otro gallo le hubiera cantado y la crítica hubiera estado encantada con la película, aunque hubiera sido igual de mala, porque aclaro, Venom es bastante mala; tal y como pasó con “Thor: Ragnarok”.

Como nota al margen les comento que, se estrenó el tráiler de “Aquamán” y pese a todo lo que pude pensar del súper héroe más ridículo de todos, ese avance de más de cinco minutos, me llenó de esperanzas. Mientras todos hablamos de ese tráiler, el de “Capitana Marvel”, pasó casi desapercibido hace casi dos semanas. Pero a escasos dos meses de su estreno, preparémonos para que Rotten convierta en un cebichito al rey de Atlantis. Será lo más seguro.

La conquista del príncipe payaso

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Hace unas semanas escribía en este espacio con respecto a Batman y al día que todos sus fanáticos le dedican para rendirle homenaje al héroe que les inspira un sinnúmero de buenas emociones. Pero vamos a ser bastante honestos también, Batman no podría ser el personaje que representa sin sus enemigos y ahí, es donde cobra importancia el que quizá es el villano más carismático y elaborado de los cómics y el cine: el Guasón, concebido originalmente como The Joker. El personaje apareció desde la primera época del comic “Batman” editado en 1940 y fue creado por Bill Finger, Jerry Robinson y Bob Kane. El Guasón se ha distinguido siempre por su llamativa personalidad y compleja psicología, convirtiéndolo en un antagonista con mucho qué explorar aún y al que se le puede sacar jugo en infinidad de situaciones.

Hace menos de una semana, nuevamente El Guasón se ha vuelto tendencia en prácticamente todos los portales de noticias de espectáculos y generales, así como en las redes sociales y medios de comunicación por la aparición de las imágenes de la película de origen del personaje que se estrenará el año que viene. Joaquín Phoenix ahora se pone en la piel del príncipe payaso que se llamará Arthur Fleck, y nos ha entregado imágenes perturbadoras y un video filtrado por la mismo director de la cinta, como una prueba de que estamos hablando de una película seria, oscura y dramática a más no poder. La nueva historia de origen del desequilibrado personaje llegará a las pantallas en octubre de 2019 y es dirigida por Todd Phillips, director de la saga “¿Qué pasó ayer?” y “War Dog”; la naturaleza de este cineasta al menos a mí, me hizo pensar en la cinta del Joker como una especie de comedia negra o sarcástica, sin embargo, Martin Scorsese que funge como productor ejecutivo ha dicho que es algo más como Taxi Driver. Eso me da esperanzas.

La caracterización de Phoenix en las imágenes presentadas, muestran a un tipo vestido de payaso de fiestas, desaliñado y con una mirada extraña. Me queda claro que DC y Warner desean a más no poder, se nos borre de la mente esa mediocre interpretación que hizo Jared Leto en “Escuadrón Suicida”, pues para esa cinta lo cacaraquearon demasiado y nos entregaron algo así como un personaje de relleno. Pero pareciera también, que quieren una elucidación que sea igual de memorable que la de Heath Ledger en “El caballero de la noche”. A simple vista, pareciera que la personalización de Phoenix es un claro homenaje a los Jokers presentados en las diferentes cintas y series de televisión. Así, vemos unos labios muy parecidos a los de César Romero que lo interpretó en la serie de los sesentas, el cabello similar al de Ledger en la cinta de Nolan y la vestimenta fusionada entre la de Jack Nicholson de Batman en 1989 y la de Cameron Monaghan, quien interpreta a los hermanos Valeska en la aclamada serie “Gotham”, donde Jerome Valeska da pie para que su hermano Jeremiah se convierta en el desquiciado payaso. Por cierto, Cameron Monaghan sin demasiado alarde, se ha llevado muchos reconocimientos por su trabajo en “Gotham”, pues la crítica ha estimado que su actuación se encuentra incluso a la altura de la de Ledger, considerando al joven histrión, uno de los mejores intérpretes del príncipe payaso.


Joaquín Phoenix

Con la película de el Guasón, Warner Brothers y DC buscan iniciar un nuevo universo, a ver si con este sí les va un poco mejor que las de los súper héroes, llamado DC Dark, donde contará la historia de los villanos más memorables de sus historias. Se dice también que se está cocinando una película sobre las sirenas de ciudad Gótica, es decir, el origen de Hiedra Venenosa, Gatúbela y Harley Queen.

La nueva cinta del Joker, aunque con polémica y todo, me llena de esperanzas y pienso, puede ser una película que encumbre al personaje que de por sí le robaba cámara a Batman. Me gusta la idea de que Joaquín Phoenix lo interprete y es que, sin el afán de parecer fan ni mucho menos, pienso que él no solo es uno de los más grandes actores de su generación, sino en uno de los más grandiosos de todos los tiempos, pues es capaz de transmitir un cúmulo de emociones con sus trabajos, desde conmovernos como en “Her”, odiarlo como en “Gladiador” o transformarse en el mismísimo Johny Cash; es un actor camaleónico, de los llamados de método y que además, no elige un personaje sin que represente un reto para él en muchos aspectos. Otra de las situaciones que me llena de esperanzas con esta película, es que Robert De Niro está en el elenco. Sin duda, está será la más grande conquista del perturbado arlequín.