Lo previsible: Sección 22 toma natural distancia de Gabino

+ Alianza, sólo marginal; año 2011 no será distinto al pasado

El discurso oficial previo a los comicios, y aún ahora, ha tenido un particular ingrediente de miedo: aseguran a quien quieren escucharlos, que con Gabino Cué Monteagudo habrían de figurar en cargos relevantes del gobierno estatal, personajes y grupos que participaron de hechos violentos, revueltas y radicales protestas, en contra de los gobiernos priistas. Uno de esos “villanos favoritos” es Flavio Sosa Villavicencio. Y otro, de primer orden, es la Sección 22 del SNTE.

En más de una ocasión, seguramente cualquier oaxaqueño ha escuchado cuestionamientos como estos: “¿Te imaginas a Azael Santiago Chepi como director del IEEPO? ¿O a Flavio Sosa como secretario de Gobierno, o jefe de la Policía?” Argumentos así, en realidad, sólo los esgrimen quienes buscan sembrar el miedo a partir de inducciones tendenciosas, o quienes, por ingenuidad, desconocen las posturas e intereses reales tanto del grupo que gobernará la entidad a partir del mes de diciembre, como de esos personajes y grupos que se aparecieron como sus aliados de coyuntura en el pasado proceso electoral.

Ocupémonos particularmente de la Sección 22. Desde hace 30 años, esta organización ha transitado desde la lucha estrictamente gremial, hasta asumirse como un grupo social y político, que busca transformaciones e intereses más profundos que los de sus solos integrantes. En función de ello, sus planteamientos están enfocados no sólo a participar de sus procesos y luchas internas por cuestiones laborales o económicas, sino también a ser un participante activo, y decisivo, en las decisiones y rumbo político de la entidad. De ahí parte la participación política y electoral que han tenido en Oaxaca en los últimos años.

Particularmente, en este proceso comicial se le trató de vincular tanto al priismo como a la oposición. En las semanas previas a la jornada electoral, se aseguraba que el magisterio mantendría sus acciones de protesta por lo menos hasta el día de los comicios, porque esa era su forma más activa de participar en el proceso democrático. No obstante, el argumento que más permeó entre la población, y que es también el más cercano a sus planteamientos, es el relativo a que apoyarían a las fuerzas de oposición, con tal de lograr la alternancia de partidos en el Gobierno del Estado.

Ese apoyo no declarado a la causa de Gabino Cué Monteagudo, seguramente sí ocurrió dentro del magisterio. Sin embargo, aún frente a esa posibilidad, es erróneo suponer que dicha alianza será duradera, y que a partir del año próximo el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca será totalmente entregado a la 22; o que, por el contrario, para 2011 ya no habrá marchas, plantones, paros o manifestaciones radicales por parte de los profesores democráticos. Quien supone eso, simplemente está equivocado.

Era previsible que la posible alianza entre el magisterio y la Coalición opositora fuera sólo coyuntural. Los unía el adversario común —en el caso de la 22 no sólo de la disidencia, sino de la mayoría de sus integrantes— que es el PRI y la actual administración estatal. Pero si el objetivo de los partidos es llegar al poder, el de un grupo como la 22, es luchar por sus intereses sin crear alianzas incondicionales, y sin importar que quien gobierne sea de ideologías o postulados cercanos a los suyos.

Así, una vez que asuma el cargo de gobernador, por naturaleza Gabino Cué buscará preservar el poder que le fue conferido; y la 22 volverá a sus prácticas naturales de disidencia, cuestionamiento, crítica y exigencia. Y como los democráticos tienen aún muchas demandas pendientes, poco a poco irán marcando su distancia, y los cuestionamientos que tengan hacia el nuevo gobierno.

POSTURA CRÍTICA

De acuerdo con la vieja usanza, era práctica común que al iniciar las negociaciones anuales entre el Gobierno del Estado y la dirigencia de la Sección 22 del SNTE, unos y otros establecían las peticiones que eran posibles de cumplir, pero que al mismo tiempo los representantes oficiales cooptaran, por medio de sumas millonarias de dinero o concesiones de impunidad, a los líderes sindicales. Con esto, respondían a algunas demandas magisteriales, y la misma dirigencia de la Sección 22 se encargaba de evitar que las movilizaciones y acciones de presión se radicalizaran.

Esa “tradición” hoy parece estar agotada. Aún ahora, es común saber que en cada negociación entre el gobierno estatal y la dirigencia de la Sección 22, existen sobornos y compra de conciencias. Sin embargo, la posibilidad de que esa cooptación cupular desactive el radicalismo magisterial, es mínima. La razón está en que hoy, los democráticos tienen sus verdaderos órganos de dirección en los grupos que controlan la Asamblea Estatal, y no en la dirigencia formal.

De este modo, Azael Santiago Chepi puede o no tener tratos con el gobierno estatal, o incluso servir a él. Sin embargo, más allá de sus posturas e intereses particulares, las brutales inercias internas de la 22 lo están llevando a fijar una postura crítica tanto hacia el gobierno actual, como respecto al de Cué Monteagudo.

En recientes declaraciones, Santiago Chepi ha dicho, por ejemplo, que “somos ajenos al tema de transición, al gubernamental, a las estructuras de gobierno, a los temas administrativo, económico, jurídico y de procuración de justicia. Y somos ajenos porque nuestro movimiento es autónomo, porque la Sección 22 ya cumplió, ya impulsó el voto. Ya la voluntad del pueblo está resguardada (…) Seguiremos manteniendo la misma relación que hemos mantenido desde nuestra conformación hace 30 años: de lucha, exigencia ante las injusticias, demandas y con la voluntad de construir los acuerdos para que atiendan nuestros rezagos que en varias materias, nuestro compromiso es que educación sea libre (…) Hay mucho por hacer y el movimiento magisterial seguirá con su lucha (…) nuestras jornadas son permanentes e independientes de lo político.”

¿Qué pensar frente a ello? Que para la 22, la alianza sí fue meramente coyuntural; y que por eso, nada garantiza que en 2011 no se repitan las historias de radicalismo, protestas y acciones de presión por parte de la Sección 22 al nuevo gobierno. Ya lo veremos.

ECONOMÍA UABJO

Aseguran que no por ser una escuela discreta, la de Economía en la UABJO está exenta de problemas y posibles actos de corrupción. Es, dicen, una pequeña cloaca que no podrá estar sellada para siempre. Pronto abundaremos.

almargen@tiempoenlinea.com.mx

One thought on “Lo previsible: Sección 22 toma natural distancia de Gabino

  1. Economía de la uabjo?… a poco eso existe?… desde cuando?… donde funciona?.. quienes son los economistas que andan por ahí?… ya tienen graduados?… que andarán haciendo?… digo, aparte de la clásica corrupción y porrismo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *