Transformaci贸n de partidos, la reforma inaplazable en Oaxaca

Date:

Es inadmisible que en Oaxaca todos los actores p煤blicos contin煤en enga帽谩ndose, y tratando de enga帽arnos, con el juego de la democracia en el participan y se benefician, pero en el que no creen ni respetan. La otra reforma electoral, indispensable en la entidad, es la relativa a la transformaci贸n de las pr谩cticas de los partidos. Mientras los hombres y mujeres que integran los institutos pol铆ticos mantengan sus pr谩cticas actuales, podr谩n seguir reformando la ley ilimitadamente, y de todos modos la pr谩ctica pol铆tica seguir谩 siendo igual de sospechosa y deslegitimada, como hasta ahora.

En efecto, hoy los partidos pol铆ticos no terminan a煤n de reponerse de la borrachera democr谩tica que signific贸 el inusitado triunfo de la coalici贸n de partidos en 2010. A partir de entonces, todas las fuerzas que respaldaron al ahora Gobernador del Estado, ten铆an una representaci贸n casi testimonial en el Estado, que se vio magnificada por el tama帽o del triunfo electoral de un solo hombre (Gabino Cu茅) que los arrastr贸 hacia la posici贸n que hoy tienen.

El principal argumento com煤n de legitimaci贸n ante los electores, era que ellos representaban la erradicaci贸n de las pr谩cticas clientelares y corruptas del PRI. S贸lo los ingenuos les creyeron. Y por eso es indispensable esa reforma a los partidos que, de antemano sabemos, dif铆cilmente ocurrir谩 mientras las fuerzas pol铆ticas est茅n determinadas por quienes actualmente las conforman.

驴Por qu茅 s贸lo los ingenuos creyeron tal argumento? Porque todos aquellos que s铆 conoc铆an el supuesto autoritarismo priista, sab铆an a la perfecci贸n que la contraparte de ese autoritarismo eran los partidos que hoy se dicen representantes del cambio. Ellos, durante d茅cadas, mantuvieron una posici贸n de minor铆a que siempre les fue conveniente, porque ese era el argumento que utilizaban para entablar negociaciones con el partido hegem贸nico, y obtener prebendas a cambio de silencio, o del apoyo disimulado a las decisiones priistas. Por eso, la oposici贸n siempre fue ret贸rica. Pero la connivencia fue tan real como los beneficios, personales y de grupo, que permanentemente obtuvieron de esa relaci贸n.

Por eso mismo, sabemos de antemano que a煤n con la alternancia de partidos en el poder, el estado de cosas a ras de suelo no cambiar谩. Y es que, lo acepten o no, todos los supuestos representantes del cambio en los partidos pol铆ticos, siguen siendo los mismos que en otros tiempos se dedicaron a medrar desde sus posiciones de oposici贸n, que hicieron de sus partidos agencias de colocaci贸n para amigos e incondicionales, o se sirvieron e ellos como sendos patrimonios familiares.

Y es que si revisamos la actuaci贸n hist贸rica de los grupos que determinan a los partidos que hoy son parte de la coalici贸n legislativa, y de la misma oposici贸n priista, f谩cilmente podemos darnos cuenta que todos representan esa misma estrechez de miras, y el sentido patrimonialista de ver el ejercicio del poder. Es casi invisible la diferencia entre priistas, panistas, perredistas y petistas. Todos, en general, han actuado en base a la pr谩ctica no de un r茅gimen u otro, sino de una 茅poca que ya debe quedar atr谩s.

Si revisamos la actuaci贸n de las c煤pulas priistas, podremos darnos cuenta que la hegemon铆a de los cuatro ex gobernadores ha podido m谩s que las demandas de democratizaci贸n y apertura de diversos sectores de militantes que quieren atenci贸n e inclusi贸n. Si vemos al panismo, en lo que ha sido hasta hoy, podremos corroborar que se han dedicado a lucrar con su posici贸n de 鈥渇uerza nacional鈥, aunque en Oaxaca tienen una representatividad por dem谩s limitada.

Si vamos al PRD, incluso, veremos que 茅ste se sigue determinando a trav茅s de clanes y tribus, y que en Oaxaca, como en los tiempos m谩s arcaicos del sistema de partidos, el perredismo est谩 dominado por un pu帽ado de familias que determinan no s贸lo sus cargos de dirigencia partidista, sino que cada uno de ellos tiene su propia cuota en las c谩maras legislativas (basta revisar los 鈥渕erecimientos鈥 familiares que convirtieron en diputados a los perredistas Juanita Cruz Cruz, Pavel L贸pez G贸mez, Aleida Serrano Rosado, Tom谩s Basald煤, etc茅tera). Si vemos hoy la representaci贸n popular que tiene el PRD oaxaque帽o, veremos que ello no corresponde a lo que la militancia real quiere y espera, sino a lo que dicen dos o tres clanes que tienen ah铆 incrustados a sus parientes m谩s cercanos.

EL CAMBIO, URGENTE

Eso debe cambiar con urgencia. Debe tambi茅n modificarse la forma tan burda en c贸mo se relacionan los representantes de cada partido con el poder y con la misma ciudadan铆a. Los partidos debieran encontrar en el corto plazo, soluciones distintas para volver a legitimarse ante la sociedad, y para generar escenarios en los que el resultado sea distinto de lo que es hoy. Cambian la ley electoral para que otros sean los comprometidos (y los perjudicados), pero ellos siguen benefici谩ndose de la inmovilidad que promueven para sus propios intereses.

Por eso hay que ver no con triunfalismo, sino con reservas, la reforma electoral reci茅n aprobada. Los partidos promovieron cambios al Instituto Electoral, al r茅gimen de usos y costumbres (o 鈥渟istemas normativos internos鈥, como pretenciosamente se denominan ahora) y a la forma y reglas de los procesos electorales, pero nada dicen de la forma en c贸mo ellos se presentan a la sociedad. Eso es, al final, lo 煤nico que deber铆an transformar, y con ello no habr铆a necesidad de modificaciones legales, ni de negociaciones, ni de 鈥渟acrificios鈥. S贸lo que eso es lo que nunca cambia.

Y es que si cambiara, para mejorar, la forma en c贸mo conducen su praxis pol铆tica los partidos, entonces se acabar铆an de tajo las intromisiones en los sistemas normativos de las comunidades ind铆genas; tambi茅n ver铆amos una disminuci贸n sustancial de las pr谩cticas indebidas para comprar, coaccionar o inducir el voto. Incluso, si hubiera aunque sea mejoras parciales dentro de las fuerzas pol铆ticas, se reducir铆a la proclividad a quebrantar la ley que ellos mismos propusieron y legislaron.

REFORMAS IN脷TILES

Al final queda una pregunta: 驴De qu茅 sirven las 鈥渞eformas de avanzada鈥, si los mismos que hicieron la propuesta ser谩n quienes quebranten la ley? Mientras los partidos no se reformen a su interior, e insistan en seguir conservando la purulencia que hoy los inunda, todo seguir谩 siendo parte de este mismo juego demag贸gico en el que todo se modifica, para que nada cambie.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

50 a帽os despu茅s, sigue siendo de alto impacto

Par茅ntesis  M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  La pel铆cula 鈥淓l...

CONTRAFUEGO || El camino de Marcelo

Aurelio Ramos M茅ndez Marcelo Ebrard est谩 a punto de resolver...

M谩s all谩 del pasaje, una oportunidad para el transporte en Oaxaca de Ju谩rez

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En medio del...

La sombra de Tadzio

Par茅ntesis M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  Comenzar la columna...