En puerta, la requisa de la educación pública en Oaxaca

Gabino-Cué-Monteagudo+ Cué: si la S22 no inicia ciclo escolar, habrá despidos y reemplazos.


Si el anuncio de la extinción del IEEPO magisterial fue abrupto y sorpresivo, la advertencia sobre el arranque del próximo ciclo escolar en Oaxaca se está enviando un mes antes para que los trabajadores de la educación tomen sus propias decisiones. El gobernador Gabino Cué Monteagudo advirtió el fin de semana que si hay profesores oaxaqueños que decidan no iniciar el ciclo escolar el próximo 24 de agosto, habrá despidos y reemplazos con docentes de otras entidades.

En efecto, esta es una clara advertencia sobre la posible segunda utilización del remedio que la administración federal anterior aplicó con los trabajadores del SME, al extinguir la Compañía de Luz y Fuerza del Centro, en octubre de 2009. Sólo que a diferencia de aquel anuncio, lo que hoy sostiene el Gobernador del Estado —y reforzado ayer en entrevistas radiofónicas ofrecidas en la capital de la República por el titular de la SEP, Emilio Chuayffet— es parte de una estrategia que ahora los trabajadores de la educación en Oaxaca deben sopesar perfectamente, para no terminar enredados en este tiro envenenado que les están lanzando desde los dos niveles de gobierno involucrados en la refundación del IEEPO.

¿De qué hablamos? De que esta parece ser una versión “tropicalizada” de la extinción de la Compañía de Luz y Fuerza, en 2009. En aquel tiempo, el presidente Felipe Calderón tomó la decisión de no continuar negociando con el Sindicato Mexicano de Electricistas, debido a que éste representaba una carga económica por demás onerosa para el presupuesto federal, a través de la compañía encargada de administrar el suministro de energía eléctrica a varias entidades de la región centro del país. El presidente Calderón emitió un decreto de extinción de la Compañía de Luz, generando una división entre los trabajadores a través del ofrecimiento de un atractivo plan de retiro, y de una eventual recontratación en la Comisión Federal de Electricidad.

¿Qué ocurrió? Que de los 44 mil trabajadores que tenía la Compañía, 16 mil se resistieron a aceptar cualquier forma de liquidación y/o recontratación en la Comisión Federal de Electricidad; pero cuatro años después (en octubre de 2013), el propio dirigente del SME, Martín Esparza Flores, firmó un acuerdo con la Secretaría de Gobernación para que sólo mil 400 de esos 16 mil fueran beneficiados con una pensión vitalicia de alrededor de 15 mil pesos mensuales. A los demás, les prometió la creación de una sociedad cooperativa nutrida con fondos sindicales para incursionar en la industria generadora de energía eléctrica, que hasta ahora no ha ocurrido.

¿Cuál es la lección en todo esto? Que ni siquiera en un movimiento tan cohesionado como el de los electricistas, hubo cohesión y resistencia cuando de lo que se involucró fue la relación laboral y los ingresos económicos, aún en el complejo panorama de la extinción de 44 mil fuentes de trabajo al mismo tiempo.

Para no perder operatividad, el gobierno federal diseñó la sustitución de los trabajadores de Luz y Fuerza por los de la Comisión Federal de Electricidad; y finalmente un porcentaje importante de trabajadores de la compañía extinta optó por la liquidación —que por el decreto de extinción de CLyFC era muy superior a lo establecido en las leyes laborales— y por considerar su recontratación en CFE (que abrió unas 10 mil nuevas plazas, ex profeso para quienes quisieran reincorporarse), frente a un número reducido que optó por la resistencia, y que terminó también aceptando una liquidación cuatro años después a través de un pacto político.

EL GARLITO

Frente al anuncio de la extinción del IEEPO dominado por integrantes del magisterio, la Sección 22 estableció como su moneda de cambio para negociar con el gobierno, el amague de no arrancar el ciclo escolar 2015-2016, que inicia el próximo 24 de agosto. Frente a esto vino el anuncio del Gobernador del Estado, de que cada profesor que no inicie el ciclo será sometido a las sanciones establecidas en la reforma educativa (es decir, al despido luego que acumule tres faltas en un periodo de treinta días) y sustituido por profesores de otras entidades de la República.

Es posible que haya muchos que quieran ver si el anuncio del Gobernador es real, e intenten apoyar a la Sección 22. Finalmente, lo que va a terminar pasando es que cuando vean que la sustitución de profesores esté ocurriendo, y que se inicien los procedimientos sancionadores, habrá muchos que regresen a las aulas.

¿Quiénes se van a resistir acompañando a la dirigencia de la CNTE? Quienes de por sí no tienen asignada una plaza de trabajo y fungen como “comisionados” a tareas sindicales. El gobierno federal tiene particular interés en ubicar a esos trabajadores que cobran sin trabajar, para ir por ellos de la forma que sea posible: ya sea regresándolos a que realicen alguna actividad productiva dentro del sector, o cesándolos.

Por ese solo hecho, los trabajadores de la educación ahora tienen la posibilidad de continuar dando una lucha civilizada e inteligente, buscando las formas de no exhibir a sus fuerzas de base para las movilizaciones, y resistiendo a los anuncios hechos por el Mandatario. No extrañaría que optaran por agredir a los profesores sustitutos, por tomar centros educativos o intentar resistir de varias formas. La diferencia entre una lucha irracional y una estratégica, radicará en qué mecanismo utilicen para protestar y resistirse sin poner en peligro sus plazas de trabajo. Si hacen lo primero, irán directo al fracaso; si hacen lo segundo tendrán amplias posibilidades de al menos generar un margen de negociación.

En la experiencia con Luz y Fuerza, también hubo resistencia; hubo también agresiones violentas a los trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad que sustituyeron a los de Luz y Fuerza; hubo sabotaje y hasta hostigamiento. Pero al final no lograron revertir la decisión tomada por el gobierno de sustituir a quienes intentaran esas prácticas.

Al final, quizá por eso el anuncio se está haciendo con tanta antelación: para que nadie se diga sorprendido, pues de lo que se trata es de tomar el control del IEEPO, y no que los profesores pierdan su trabajo.

EL DENUESTO

El gobierno federal insiste en seguir desgastando a Rubén Núñez, como si de verdad él fuera el líder del magisterio oaxaqueño, a través de la filtración de grabaciones telefónicas y su estratosférico salario. No entienden que la verdadera victoria estará en no ceder en el control del IEEPO frente a la Sección 22.