El Bronco: Topo Chico lo estrell贸 contra sus expectativas

Date:

 

El Bronco

+ Las bravuconadas caricaturizan con el pasmo ante la crisis


Jaime Rodr铆guez Calder贸n, gobernador sin partido de Nuevo Le贸n, se exhibi贸 de cuerpo entero ante la primera crisis de su gobierno, generada las primeras horas del jueves por el sangriento mot铆n en el penal de Topo Chico. Ese hecho, que requer铆a acciones concretas e inmediatas primero para recuperar el control del centro penitenciario, y despu茅s para evitar que el silencio desatara la crisis, tuvo como respuesta oficial todo lo contrario: por omisi贸n, el gobierno permiti贸 que ocurrieran 49 homicidios; y luego dej贸 un largu铆simo vac铆o que provoc贸 especulaciones, desesperaci贸n y una sensaci贸n de que todas las expectativas que Rodr铆guez gener贸 como candidato, no eran sino una m谩scara tras la que se escond铆a un gobernante bravuc贸n, pero inoperante y aterrado.

En efecto, entre las 煤ltimas horas del mi茅rcoles y las primeras del jueves, en el penal de Topo Chico, en Monterrey, ocurri贸 una ri帽a entre integrantes de dos bandas rivales. En la trifulca, que oficialmente dur贸 dos horas, tuvo un resultado de 49 personas fallecidas. A pesar de que el gobierno de Nuevo Le贸n asegur贸 que la situaci贸n hab铆a quedado controlada desde las primeras horas de la madrugada, todav铆a a la hora del desayuno del jueves no exist铆a informaci贸n oficial.

Pasadas las nueve de la ma帽ana, Rodr铆guez sali贸 a ofrecer una conferencia de prensa en la que cometi贸 todos los errores posibles con tal de salir del paso: utiliz贸 el gastado argumento de que esto era producto de la herencia de corrupci贸n del gobierno anterior; luego ofreci贸 cifras que 茅l defendi贸 como oficiales aunque pocas horas despu茅s resultaron err贸neas; impidi贸 que los medios de comunicaci贸n 鈥攓ue reflejaban la tensa situaci贸n, y la incertidumbre que prevalec铆a ante la masacre鈥 hicieran preguntas; e incluso quiso re帽ir con algunos representantes de los medios de comunicaci贸n que, sin respetar la indicaci贸n de no hacer preguntas, trataron de cuestionarle por la inexactitud de las cifras ofrecidas o por la escasez de informaci贸n que su gobierno pod铆a ofrecerle a la ciudadan铆a nueve horas despu茅s de 鈥攕eg煤n鈥 haber sido controlado el mot铆n.

A lo largo de todo el jueves, y hasta las primeras horas del viernes, la crisis del gobierno de Jaime Rodr铆guez Calder贸n no era s贸lo de informaci贸n, sino estructural: cuando al Gobernador se le terminaron las excusas para tratar de justificar la ineficiencia de su gobierno responsabilizando a la administraci贸n anterior, sali贸 a flote el hecho de que sus funcionarios no hab铆an sido capaces ni siquiera de ofrecer cifras exactas sobre los muertos y lesionados por la ri帽a en el penal, tampoco ten铆an un diagn贸stico preciso de las razones que hab铆an generado la violencia, y mucho menos estaban en posibilidad de dar una explicaci贸n convincente sobre las medidas que estaban tomando para afrontar la situaci贸n.

Por eso, cuando hab铆an transcurrido casi 24 horas desde el inicio del mot铆n pudieron establecer que los muertos eran 49 y no 52; por esas mismas horas dijeron que ten铆an identificados a alrededor de 20 de los fallecidos; y todav铆a dos d铆as despu茅s no ten铆an claro qui茅nes eran todos los involucrados en este mot铆n, ni hasta d贸nde exactamente hab铆a escalado la violencia.

Al final fueron los testimonios los que revelaron que la masacre hab铆a sido cometida de una forma particularmente violenta (rostros desfigurados a golpes, extremidades multifracturadas para evitar que las v铆ctimas escaparan, etc茅tera) y que en Topo Chico hab铆a un problema de ingobernabilidad interna ampliamente conocido, que sin embargo nunca fue registrado ni atendido por las autoridades estatales, que por esa omisi贸n ya no pueden responsabilizar a la administraci贸n anterior del gobernador Rodrigo Medina.

CRISIS INSTITUCIONAL

Jaime Rodr铆guez Calder贸n, el Bronco, gener贸 una enorme expectativa como candidato. Su intenci贸n era romper con el discurso establecido de los partidos pol铆ticos, y sus candidatos. El signo distintivo era justamente su desapego a las formas tradicionales de la pol铆tica y su mensaje distinto al que planteaban los candidatos 鈥渢radicionales鈥. Incluso, m谩s all谩 de su persona, 茅l representaba el fin de aquella inercia en la que s贸lo los partidos pol铆ticos gozaban del monopolio del acceso al poder p煤blico. 驴Cu谩l era el riesgo? Que no hab铆a ninguna certeza de que el candidato 鈥渂roncudo鈥 independiente pudiera ser un gobernante eficaz.

Pues resulta que en M茅xico tambi茅n tenemos una larga historia de desencuentros entre quienes son muy bravucones y rupturistas en el discurso, pero en lo sustantivo no generan ninguna certidumbre de que tienen capacidad de llegar a ser gobernantes eficaces. Sobre Rodr铆guez Calder贸n pesaban muchas dudas de que m谩s all谩 de su figura como candidato, verdaderamente pudiera cumplir todas las expectativas de campa帽a que estaba generando. Al final, tal parece que el choque con la realidad est谩 siendo apenas proporcional a lo alto que vol贸 en su calidad de candidato, ofreci茅ndole a la ciudadan铆a no lo que pod铆a cumplir, sino lo que 茅sta quer铆a escuchar.

Es por eso que todos sus intentos de culpar al gobierno de Rodrigo Medina por la crisis de Topo Chico fueron fallidos. Medina pudo haber dejado mucha corrupci贸n; pero una vez asumiendo el cargo, era su responsabilidad atender lo que estaba fallando y cerciorarse de que la situaci贸n no empeorara.

No lo hizo porque en realidad al asumir el cargo no tuvo la capacidad para registrar todos los problemas que enfrentaba la administraci贸n, y por eso esta fue una crisis m谩s bien alimentada por su ingenuidad, por su indolencia personal y la de sus funcionarios, y por su falta de claridad para saber c贸mo reaccionar ante una crisis al menos para evitar profundizarla con sus acciones, como finalmente ocurri贸.

En el fondo esta es muestra de que as铆 como el sistema de partidos necesita acelerar su proceso de transformaci贸n para responder a las necesidades de la ciudadan铆a, tambi茅n las candidaturas independientes necesitan ser m谩s reflexivas, menos populistas y, como una cuesti贸n de responsabilidad personal y colectiva, deben estar menos sujetas a la bravuconer铆a, al populismo y la ineptitud de personajes como Jaime Rodr铆guez Calder贸n.

LOS 鈥淏RONCOS鈥

La sola realidad exhibe a quienes desde la frivolidad pura pretenden enga帽ar en el mundo de la pol铆tica. 驴A qui茅n le convendr铆a hoy tomar la casaca de Fox, luego del trago amargo que fue el guanajuatense para el pa铆s? Algo muy similar terminar谩 pasando con los 鈥渂roncos鈥 dentro de muy poco tiempo.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || Entre Hitler y Milei

Aurelio Ramos M茅ndez Si alguna duda persist铆a respecto al perfil...

Concluye el Conversatorio 鈥溌縋ara qu茅 sirve el periodismo 2023?鈥

Se capacitar谩n periodistas en innovaci贸n, emprendimientos y salud mental   El periodismo oaxaque帽o...

Ofrece gobierno de Oaxaca mayores est铆mulos para el deporte oaxaque帽o

Durante la convivencia con las y los galardonados con el...

CONTRAFUEGO || Medios, p贸lvora mojada

Aurelio Ramos M茅ndez El presidente L贸pez Obrador les asest贸 merecidos...