Protestas de SNTSS: estériles mientras no se inconformen correctamente

secc-35

+ Exigir lastimando a la ciudadanía: resentir un daño no justifica los demás


Los integrantes de la Sección 35 del Sindicato Nacional de Trabajadores del Sector Salud (SNTSS) llevan varias semanas continuas de protestas, para exigir castigo a los responsables de lo que ellos denominan como un saqueo a los Servicios de Salud de Oaxaca (SSO). El sindicato demanda procesar judicialmente al ex titular de los SSO, Germán Tenorio Vasconcelos, así como que se proceda al embargo de bienes y cuentas. “Que regrese lo que se robó”, demandan. El problema es que si no exigen correctamente, entonces sus protestas y los daños a la ciudadanía serán estériles.

En efecto, a estas alturas los oaxaqueños ya perdimos la cuenta de los días, y las semanas, que los trabajadores sindicalizados de los Servicios de Salud han destinado al cierre de sus propias instalaciones, y a la toma de oficinas del gobierno estatal, de los complejos administrativos y de los molestos cierres de vialidades. Éstos últimos días sus protestas han escalado al grado de dejar sin servicios a muchas comunidades que si bien no requieren servicios de urgencias, sí tienen la necesidad de acudir a los centros de salud para recibir atención médica, vacunas y otros servicios.

La justificación del sindicato para esta prolongada jornada de actividades, ha ido desde el pago de prestaciones salariales para sus agremiados, y la falta de insumos básicos para la prestación de los servicios de salud, hasta la exigencia de justicia frente a los presuntos actos de corrupción cometidos por funcionarios estatales encabezados por el ex titular de la dependencia, Germán Tenorio Vasconcelos. A éste se le ha acusado de haber cometido un indiscriminado saqueo del presupuesto estatal y federal destinado a la Salud, lo cual —dicen— se refleja en la carencia actual de recursos e insumos, y en el incremento exponencial de su patrimonio personal, que incluiría incluso la adquisición de una aeronave.

Frente a este cúmulo de señalamientos, es importante distinguir la diferencia entre ellos. Pues como gremio, es claro que el SNTSS tiene todo el derecho de llevar a cabo manifestaciones por la falta de cumplimiento de las prestaciones contenidas en su contrato colectivo de trabajo, ya sean en numerario, en equipo o vestuario, o en especie. Lo que hasta ahora no ha aclarado la Sección 35 del SNTSS es si todas las acciones de protesta las ha fundado o acompañado de algún tipo de acción legal.

Porque desde fuera, lo que parece es que la Sección 35 lo que ha hecho es imitar las acciones de la Sección 22 del SNTE, en el sentido de realizar protestas únicamente fundados en la fuerza de sus agremiados, pero nunca en una acción legal. Reiteradamente han dicho que sus acciones tienen como base incumplimientos, pero hasta ahora no existe registro alguno de que —aunque sea por alguna forma de prurito legal— hayan iniciado algún tipo de acción ante los tribunales laborales por lo menos para tener alguna base para todo lo que están haciendo.

Sin dudarlo, la respuesta es negativa, como también lo es cualquier posibilidad de que la falta de insumos la hayan denunciado oportunamente ante los canales legales correspondientes, igualmente como una cuestión de cubrir las formas legales independientemente de las acciones de protesta social que estén tomando.

Si eso ya es grave —aunque común en Oaxaca, porque los gremios están acostumbrado a brincarse lo que dice la ley, en todos los aspectos—, lo es mucho más que los agremiados a la Sección 35 del SNTSS estén pidiendo justicia en cuanto al desfalco al presupuesto de Salud, y castigo para Germán Tenorio, pero no estén tomando las acciones correctas para conseguirlo.

QUEJARSE BIEN

Un problema que tenemos en general los mexicanos, es que somos muy ruidosos en las quejas pero somos muy poco eficaces para quejarnos correctamente. ¿De qué hablamos? De que “gritamos” mucho pero que tomamos muy pocas acciones correctas para que una conducta o cuestión que nos incomoda, sea verdaderamente corregida o castigada. Este podría ser el riesgo para los trabajadores de los SSO: que se estén quejando ruidosa pero ineficazmente, o que estén enmascarando intereses políticos tras una demanda coincidente de castigo a un ex servidor público al que los propios indicios públicos y notorios de enriquecimiento inexplicable, lo ponen en el centro de los señalamientos.

En el primero de los rubros, lo que podría ocurrir es que los agremiados al SNTSS presenten las correspondientes denuncias penales en contra de Tenorio Vasconcelos pero que éstas no procedan, debido a que hasta el momento no existen las conclusiones necesarias para establecer el tamaño del desfalco a los Servicios de Salud de Oaxaca, e incluso porque los trabajadores no serían sujetos legitimados con interés jurídico para presentar dichas denuncias.

LEGITIMIDAD EN ENTREDICHO

En tal caso lo que ocurriría es, o que esta es una larga y perturbadora jornada de protestas estériles, o que en realidad el Sindicato de Salud está buscando la satisfacción de otros intereses a partir de la demanda visible de justicia en contra de Tenorio, pero utilizando esto como una mera máscara este planteamiento. En cualquier caso, sus protestas están muy alejadas de cualquier cuestión de apego a derecho y, a estas alturas, también de la ciudadanía que —como si algo más les faltara— ya está por demás agraviada y lastimada por la cancelación de servicios y las perturbaciones al orden provocadas por estas protestas.