El control de la Facultad de Derecho, clave para la “familia real”

whatsapp-image-2016-11-16-at-15-04-17

+ Avasallan a sus opositores, pero no aguantan presión universitaria


Miguel Ángel Vásquez Ramírez ganó por default la elección de la Dirección de la Facultad de Derecho de la UABJO. Fue así, porque el mismo día de los comicios universitarios la Comisión Electoral determinó que su único contendiente, Miguel Ángel Ramírez Hernández, debía ser expulsado de la contienda por supuestamente por haber transgredido el principio de autonomía universitaria. Es una paradoja, pero quien ganó la elección, sí incurrió abierta e impunemente en prácticas como las denunciadas, pero goza de la protección y respaldo de los Martínez Helmes, hoy ampliamente conocidos como la “familia real” de la UABJO.

En efecto, de acuerdo con opiniones recabadas entre distintos universitarios, las maniobras para expulsar a Ramírez Hernández de la contienda electoral por la Facultad de Derecho, constituye un claro síntoma de la desesperación de los Martínez Helmes —Abraham Martínez Alavés, y sus hijos Eduardo y Abraham Martínez Helmes— por preservar el principal foco de estabilidad política de la Universidad, que constituye dicha Facultad.

Según relatan quienes presenciaron la jornada electoral universitaria, previo al conteo de votos, el secretario del Consejo propuso al Colegio Electoral que se desechara la candidatura del maestro en Ciencias Penales, Miguel Ángel Ramírez Hernández, fundándose en una supuesta foto de una reunión con el dirigente estatal del PRI, Alejandro Avilés Álvarez. Argumentaron que esa era una acción que violaba la autonomía universitaria. Y por eso, en juicio sumarísimo y —vaya paradoja— sin brindarle la garantía mínima de defensa frente a las acusaciones, el Consejo votó favorablemente la moción y dejaron fuera al único contrincante del candidato de la familia real.

En ese sentido, una de las cosas que ha tenido preocupada a la comunidad académica de la UABJO —que están al margen del voto duro, comprado y cooptado por los Martínez Helmes entre la “chaviza” de esa Facultad— es que Miguel Ángel Vásquez Ramírez es un sucesor digno de Reynel Vásquez Zárate, también ahijado político de Abraham Martínez Alavés. Uno y otro han sido ampliamente conocidos en la Facultad por su proclividad al porrismo: ambos tienen el mismo cuestionamiento de no tener un solo mérito académico dentro o fuera de la Universidad —de hecho, el nuevo Director ni siquiera cuenta con título y cédula profesional como Licenciado en Derecho— y que, al contrario, sí tienen amplios antecedentes de porrismo y violencia en la Máxima Casa de Estudios.

De hecho, Miguel Ángel Vásquez —muy conocido en la Facultad de Derecho con los alias de “Miguelón” y “el águila”— tiene sólo dos cualidades por las que es conocido: la primera, haber sido uno de los impulsores y facilitadores de la toma de Radio Universidad por la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca en 2006; y la segunda, haber sido durante mucho tiempo uno de los cancerberos de la familia real en una de las innumerables coordinaciones académicas de la Facultad de Derecho.

Vásquez, dicen sus propios compañeros, ha sido de los profesores universitarios que se inscriben en maestrías pero claudican a las pocas semanas de iniciadas las clases, porque en esos ambientes sí hay que leer y estudiar; es de los que “facilitan” calificaciones a los alumnos aunque no vayan a clases; y que hace todo lo necesario para mantener clientelas y no prestigio académico en su facultad. En esas manos, recalcan, quedó la facultad más poblada de la UABJO.

PRÓXIMAS ACCIONES

Derivado de todas esas acciones, la comunidad académica de la Facultad de Derecho pretendió, el lunes pasado, realizar una manifestación de inconformidad por el desaseo del proceso electoral. Pero dicha manifestación, fue recibida con piedras y palos por los porros del Rector y la familia real, a las puertas de Ciudad Universitaria. En consecuencia, los estudiantes decidieron tomar el Edificio Central de la Universidad, y ahora plantean la creación de una nueva Facultad, como lo hizo el mismo Abraham Martínez Alavés en las escuelas de Ciencias y de Enfermería. De hecho, las cuatro fracciones del STAUO que se encontraban divididas, disputándose la dirigencia del sindicato, se han unido en torno a Miguel Ángel Ramírez Hernández, y desconociendo al candidato de la familia real.

Incluso, entre los propios universitarios circulan algunas fotos que revelan el calado real del nuevo Director de la Facultad de Derecho. Circula una imagen, por ejemplo, en la que Miguel Ángel Vásquez le está levantando la mano al malogrado candidato a la gubernatura por el PT, Benjamín Robles Montoya; otra, en la que cuestionan la presunta “transgresión” a la autonomía universitaria, a partir de la libertad que ha tenido el Rector de reunirse con el Gobernador electo; y una más, reveladora en sí misma del verdadero círculo social de la familia real, en la que aparece Abraham Martínez abrazando al actual rector Eduardo Bautista, y del brazo de ambos, el líder porril conocido como “el taquero”, quien hace algunos años hirió de un disparo a nuestra compañera reportera, Ixtli Martínez. Dichas imágenes pueden verse en columnaalmargen.mx

FACULTAD DETERMINANTE

La familia real fue capaz de este cochinero porque el control de la Facultad de Derecho garantiza, en buena medida, la estabilidad y la gobernabilidad de la Universidad. Por eso no sólo buscaron ganar la elección a través de sus prácticas tradicionales de comprar y cooptar votantes, sino incurriendo en la descalificación institucionalizada del adversario. Rasgos propios de una dictadura, que hasta ahora se ha mantenido a salvo bajo la bandera de la autonomía universitaria, pero sobre todo por el respaldo del régimen saliente, y el poco interés del régimen entrante.