La grata sorpresa de la cuarta temporada de «Cobra Kai»

Ismael Ortiz Romero Cuevas 

Apenas pude terminar de ver la cuarta temporada de la serie “Cobra Kai” y de verdad, quedé gratamente sorprendido porque no esperaba que la emisión de internet tomara el rumbo que le dieron y sobre todo, porque pensé que no había más trama para desarrollar y más nostalgia qué explotar. Y nos entregó todo eso, además de que los personajes evolucionaron para condimentar aún más las situaciones que se desarrollan dentro de la ficción. 

Pero vamos a ver cuáles fueron las situaciones que hicieron aún más interesante esta cuarta temporada de “Cobra Kai” que además, es una de las consentidas de los usuarios de Netflix desde su estreno. Primero, porque según especialistas y profesionales del karate, mencionan que, a diferencia de las temporadas anteriores e incluso la película, en esta entrega podemos ver elementos más realistas del karate, como los tres minutos que dura una de las peleas estelares dentro del torneo y que pone en el candelero las rivalidades que se pueden dar entre las escuelas de este deporte, conocidos como “Dojos”. Asimismo, algunos elementos técnicos que vemos en los enfrentamientos del torneo de All Valley, la ficticia ciudad donde se desarrolla la historia y que en realidad sí pertenecen a reglas, movimientos y estrategias de ese deporte; es decir, ahora sí pudimos ver karate dentro de la serie. 

Pero también la evolución de los personajes ha sido un elemento que nos atrapó esta vez, muchos de ellos, con una madurez que ya necesitaban para que la historia tomara un rumbo interesante. Comenzamos con John Kreese, personaje interpretado por el veterano actor Martin Kove, que también ha participado en franquicias como “Rambo” y éxitos de taquilla como “Érase una vez en Hollywood”; y es que su personaje que en temporadas anteriores se destacó como uno de los más grandes villanos, en esta tuvo momentos que nos demostraron que no era tan perverso como nos lo pintaron: se negó a humillar a Johnny Lawrence (William Zabka), evitó una que otra pelea entre sus estudiantes; se preocupó por Robbie (Tenner Buchannan), la estrella de “Cobra Kai” ante los desalmados consejos de Terry Silver (Thomas Ian Griffith) y prefirió darle decisión de combate a Tory (Peyton List); sin duda, un desarrollo que no le favoreció del todo al personaje sobre todo al final de la temporada, pero que alimentó a la historia de manera muy interesante. 

Y ya que hablamos de Tory Nichols, papel que interpreta la ex estrella de Disney Channel, Peyton List y que en esta cuarta temporada, la percibimos menos bravucona, aunque no queda muy en claro si es por conveniencia o porque de verdad intente ser una mejor persona. Cuando es nombrada “La reina cobra”, descubre que Terry Silver sobornó al réferi para que le diera el gane. Eso la decepciona, pero tendremos que esperar a la quinta temporada para ver si toma acciones contra el sensei Silver. 

La antítesis de Tory, Samantha LaRusso (Mary Mouser), también tuvo un cambio interesante. En momentos, la otrora tierna hija de Daniel (Ralph Macchio), parecía ser la villana de la historia y se comportaba como quien provocaba a Tory para una pelea. No es de extrañarse después de la agresión de la que fue víctima en la tercera temporada y pareciera estar dispuesta a todo, para vengarse de su rival. El que estudie al mismo tiempo en “Miyagi-Do” y en “Colmillo de Águila”, hace que pula su técnica y afine sus combates entregándonos una batalla final muy emocionante. 

Al personaje de Miguel (Xolo Maridueña), lo vimos lucirse en esta temporada en otro aspecto, pues mantiene la madurez y la templanza en su carácter ante situaciones adversas y las decepciones que vive durante los episodios. Su final en esta temporada no es sorpresa al analizar que, en realidad, el convertirse de un adolescente asmático a campeón joven de All Valley, lo ha llevado a caminos no tan sutiles hacia la evolución a la vida adulta. He de destacar la convincente y emotiva actuación del joven actor de origen latino, que pone el lado humano en esta temporada. 

Robbie Keanne (Tanner Buchanan) sigue siendo el adolescente enojado, pero de corazón noble a pesar de que Terry Silver trata de convertirlo en una despiadada máquina de combate. En esta temporada, Robbie trata de tener un discípulo, el niño Kenny Payne (Dallas Dupree Young), a quien trata de enseñar el arte del karate para que pueda defenderse de los niños que lo molestan, sin embargo, el descubrir el enojo incontrolable de Kenny lo hace dudar de sus capacidades, teniendo su personaje un final en esta temporada, predecible pero emotivo. 

Vamos con la evolución que al menos para mí, fue la más interesante: Eli Moskowitz o “Halcón”, interpretado de una manera increíble por otra ex estrella de Disney XD, Jacob Bertrand. No podemos negar que este personaje nos ha hecho recorrer un sinfín de emociones, desde la empatía hasta el coraje, pues pasó de ser un chico introvertido y acomplejado por su condición en el labio, a un símbolo de la fortaleza y hasta el villano en las temporadas dos y tres. Esta vez, Eli por fin obtiene el reconocimiento que merece, luego de pasar por altibajos emocionales que lo hacen madurar de una forma estupenda. Sin duda, uno de los mejores personajes desde el inicio de la serie y que esta vez, nos hizo estremecernos en abundancia. 

Mención muy especial para Ralph Macchio y a William Zabka, estrellas adultas de la serie y que sin duda, nuevamente se llevan los aplausos de pie, pues su trabajo ha podido con el peso de la exitosa serie sin que decaiga en ningún momento. “Cobra Kai” es un homenaje certero a la nostalgia y hace reseña en todos los capítulos, a esa franquicia de películas que fue inspiración de muchos en la década de los ochenta y que hará emocionarse a quien han visto “Karate Kid” más de una vez. Y sí, yo pensé que “Cobra Kai” no tenía más elementos para sorprenderme y lo volvió a hacer, trayendo a personajes del pasado y haciendo referencias sutiles a esas películas que, cuarenta años después, han vuelto a estar en el gusto juvenil, pero ahora de una nueva generación. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

Solo un final y ya

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Seguramente, para estos días y aprovechando el puente que llegó por la celebración del Día de Muertos, muchos ya han de haber visto la última temporada de “Luis Miguel: la serie”, que cuenta la vida del astro de la música latina, pero en tono novelado, por llamarle de alguna forma. Y para estas alturas, ya han de saber también que el culebrón no dio a conocer algo que no se supiera, es más, se reservó varias cosas que Mickey quiso mantener como sus más grandes secretos. 

No podemos negar que la realización de “Luis Miguel: la serie” fue impecable, como las mejores emisiones internacionales, además que el elenco ha sido uno de los más aplaudidos en una serie latina, comenzando por Diego Boneta, que además es uno de los productores ejecutivos y que ofrece una actuación estupenda como Luis Miguel en varias etapas de su vida; asimismo, Pablo Cruz Guerrero que interpretó a Patricio Robles, personaje ficticio inspirado en Mauricio Abaroa, y que se ganó la antipatía de los espectadores en las dos últimas temporadas y mencionar de manera especial a Óscar Jaenada, que con su interpretación de Luisito Rey se convirtió en uno de los más grandes villanos de todos los tiempos aunque su participación se limitó únicamente a la primera temporada y en capítulos específicos en las dos subsecuentes. Casi todo el ‘cast’ fue muy bien elegido, a excepción (a mi gusto) de Juanpa Zurita en el papel de Alejandro, el hermano de Luis Miguel, quien se quedaba corto en muchas escenas. 

La serie, además, se toma licencias con situaciones y personajes que son omitidos por decisión del mismo Luis Miguel para mantenerlas en completa privacidad, tal es el caso de la grabación del tema “Yo sé que volverás” contenido en “Segundo romance” y que el maestro Armando Manzanero mencionó alguna vez, que se tuvo que grabar casi frase por frase, pues Mickey no podía contener el llanto al cantarla, porque se acordaba de su madre, seguramente hubiera sido un capítulo interesante. De Aracely Arámbula y sus hijos pequeños, Miguel y Daniel de 14 y 13 años respectivamente, se menciona nada y la trama se centra en su relación con Michelle, su hija no reconocida. Se sabe también que el cantante no terminó bien con Hugo López, pues muchos bienes y propiedades que según eran de Luis Miguel, López los puso a su nombre y fueron heredados al momento de su fallecimiento y en la serie, lo pintan como la figura paterna que Mickey no tuvo. El personaje de Patricio Robles se inspira en el ex agente de Luis Miguel, Mauricio Abaroa, y aunque sí terminaron peleados, Abaroa en realidad no era tan artero como el ficticio Robles. El personaje de Mauricio Ambrosi (Fernando Guallar) está inspirado en Alejandro Asensi que, en efecto, fue gran amigo de Luis Miguel y su ‘manager’ y que en la serie se pelean por la relación que éste mantiene con Michelle; en realidad, ese fue solo uno de los motivos, el gran distanciamiento se debió a problemas de dinero. Y la lista de omisiones y datos imprecisos continúa, y el público e involucrados, comenzaron a reclamar equívocos en la trama y estructura de los personajes, por lo que el pasado domingo, la cuenta oficial de Twitter de Luis Miguel (@LMXLM) envió un mensaje: “La serie de Netflix es ficción. No es 100% verdad. Basada en hechos reales”. 

En la tercera y última temporada, vemos dos líneas temporales que marcaron la carrera de Mickey. Nos transporta de 1995 al 2000, cuando hizo el dueto con Frank Sinatra y pocos años más tarde, su relación de noviazgo con Mariah Carey (Jade Ewen) y omitiendo detalles de esta, argumenta que Luis Miguel por primera vez se sentía opacado por la súper estrella, su fama y su popularidad, sin embargo, pudo servir para un lanzamiento a escala mundial que despreció, incluso, rechazando la oportunidad que Carey le consiguió para que el mexicano protagonizara la película “La máscara de El Zorro”, que terminó haciendo Antonio Banderas. Y después, nos lleva a 2017, mostrándonos a un ídolo en crisis, casi en quiebra, con problemas legales, lidiando para no caer en una depresión y ajustando su carrera para cubrir deudas y necesidades. 

En efecto, una temporada que no ofrece nada sorpresivo ni revelador, eso sí, excelentemente bien producida y con Boneta en una interpretación impresionante, pero que ese talento no es de mucha ayuda para que la trama tome un ritmo pujante, a diferencia de la primera temporada. La relación con Carey toma una relevancia sorprendente pero que se nota, era más para llamar la atención de la creadora de “All I Want For Christmas Is You” y que se pronunciara al respecto (ya fuera con una declaración o una demanda, lo que significarían una gran publicidad), que para agradar al público; y nos entrega un desenlace feliz, como todo cuento de hadas, pero solo un final y ya, sin que nos haya sorprendido en algo, dejando claro que “Luis Miguel: la serie” estuvo a punto de irse por la puerta de atrás. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas

Un K-drama retratando lo peor de la humanidad

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Hace unas semanas que vi por primera vez “El juego del calamar”, la serie de Netflix que es la fusión de “Los juegos del hambre” con los ahora tan de moda “doramas” coreanos o mejor conocidos como K-dramas (por aquello que, en inglés, Corea se escribe con K) y créanme, no pude dejar de pensar en la serie que me atrapó desde el primer minuto. Con decirles que ya voy en la segunda vuelta. 

Y es que la serie de manufactura surcoreana está llena de simbolismos y de detalles que créanme, se van notando cuando la vemos por más de una vez y que no voy a enlistar aquí, por si alguien no la ha visto (que lo dudo) o está en proceso de hacerlo. Y en efecto, “El juego del calamar” no es una historia que se distinga por su sencillez, al contrario, de entrada, nos plantea personajes que son complejos en su estructura y con emociones similares a las de cualquier persona común y corriente; hasta que aparece un extraño ser que recluta a personas con ciertas características para entrar en un concurso de juegos infantiles que terminan siendo competencias de vida o muerte.

Lo interesante en “El juego del calamar”, es la forma en cómo evolucionan los personajes y lo que nos hacen sentir. Desde el primer vistazo de Seong Gi-hun (Lee Jung-jae), el personaje principal, apreciamos poca empatía por él, por abusar económicamente de su madre, apostar el dinero y hacer únicamente lo mínimo necesario para estar con su hija. Hasta que poco a poco, comienza a convertirse en el héroe de la historia, aún cuando sabemos que quizá lo merece poco. Y los giros argumentales con los demás personajes, sigue al por mayor, pues con quienes nos encariñamos, resultan ser los grandes villanos y a quienes creíamos nobles, nos muestran su lado más oscuro. 

Y es justamente esa crítica certera al comportamiento humano, lo que hace a “El juego del calamar” un K-drama tan estremecedor. Los participantes en los mortíferos juegos son capaces de mostrar su lado más salvaje y animal no tanto por no perder la vida, sino por ganar la jugosa bolsa de dinero a la que se hará acreedor el vencedor. Nos muestran que es el interés el que determina la mayoría de las veces el comportamiento humano, sea cual sea el ámbito en el que alguien se desenvuelva. Ese interés que nos representará ganancias y conveniencias con el mínimo esfuerzo, aunque eso signifique el sacrificio de valores trascendentales y de sentimientos personales; y ya ni hablamos de la amistad ni de lo que podamos perder en el proceso por satisfacer la conveniencia. 

La serie ha sido enmarcada por el éxito, justamente porque retrata las sombras que todos los seres humanos poseemos y las pone de manifiesto en una metáfora que, aunque ocurre en una ficción disparatada, muestra de lo que muchas veces puede ser capaz de hacer el ser humano por obtener un provecho. Y eso, la ha convertido en la serie más exitosa en la historia de Netflix, superando a grandes éxitos como “Stranger Things”; “La corona”; “Dark” y “Bridgerton” por nombrar a algunas; asimismo, puso de manifiesto que la moda de los ‘doramas’ ha traspasado ya la barrera de los amantes de la cultura e imagen coreana y del K-pop, para estremecernos con una historia en donde los simbolismos disfrazan un drama emocional, en una crítica al comportamiento errante de los humanos, sea cual sea su nacionalidad. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

¿Quién será el nuevo James Bond?

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Como ya sabemos, la película “James Bond: No Time To Die” (James Bond: Sin tiempo para morir) es la última que realiza el ahora estrella Daniel Craig como el mítico agente 007, creado por Ian Fleming y que el histrión interpreta desde 2006. Y la cinta ha sido elogiada por la crítica, aunque aún no se estrena en cines, pues mencionan que es la mejor manera de despedir a Craig de la franquicia, que será recordado como uno de los actores que mejor aceptó el público como el agente. 

Pero la despedida del actor británico ya ha generado polémica entre el público que sigue las aventuras del oficial en el cine y ya mencionan qué histriones son sus favoritos para interpretar al 007. Sin embargo, sucede una situación que nadie ha calculado del todo; MGM, el estudio propiedad de los derechos de Bond en el cine, nunca ha contratado a actores con gran fama para interpretar al espía, sino que son el estudio y la misma franquicia de películas quienes hacen estrella al intérprete, pues con eso, se ahorran grandes sueldos para enfocar el dinero en la producción de la cinta; con eso, conforme avanzan las cintas y dependiendo del éxito, negocian entonces con el actor en turno las nuevas cláusulas de su contrato, teniendo la ventaja de que han sido ellos los que le han otorgado fama y renombre. Y eso, ha pasado desde Sean Connery. 

Teniendo claro eso y que la decisión depende únicamente de los productores y del estudio, vamos a ver quienes son los candidatos del público, así como los motivos a favor y contra de cada actor, que cabe hacer mención, en su mayoría son puras súper estrellas del celuloide: 

1.- IDRIS ELBA:

A Favor: El actor de 49 años posee todo lo necesario para interpretar a Bond: personalidad, elegancia, rudeza y la edad perfecta en este momento. Muchos han dicho que James Bond no es un personaje de piel negra, sin embargo, los requerimientos para interpretarlo según el estudio es que únicamente sea de origen británico, por lo tanto, podría tener posibilidades. Elba es uno de los favoritos del público para interpretar al 007 desde hace varios años. 

En contra: La edad de Idris Elba podría jugarle en contra si se planean hacer varias películas. Daniel Craig interpretó al agente durante 15 años y un tiempo similar, podría volver más maduro a Elba y ya no encajaría con el personaje. 

2.- HENRY CAVILL

A Favor: Todo. La gallardía, gran físico, carisma y personalidad de Cavill son innegables, y además, que posee un séquito de millones de fanáticos que seguramente harán que la franquicia siga siendo exitosa. Considerado el mejor “Superman” del cine en el género de súper héroes y que cosechó elogios con su interpretación de Geralt de Rivia en la serie “The Witcher”, interpretar al agente 007 sin duda, sería la coronación de su exitosa carrera actoral. Él es el gran favorito del público. 

En contra: Justamente el ser una súper estrella del séptimo arte, le quita posibilidades de interpretarlo, pues actualmente es uno de los histriones más cotizados y mejor pagados de la industria. 

3.- TOM HARDY 

A favor: Hardy es un gran actor, con la habilidad de transformarse y de cambiar su físico de formas impresionantes, además de que ha demostrado en varias ocasiones que puede ser un héroe de acción sin problemas, sin dejar de mencionar que es un verdadero icono del estilo. Conjuntamente, tiene la edad perfecta para interpretar a James Bond en este momento. 

En contra: Su imagen demasiado ruda, puede ser un elemento que le pueda jugar en contra. El haber estado nominado al Oscar previo a un proyecto de Bond, también puede quitarle posibilidades. 

4.- RICHARD MADDEN

A Favor: Otro actor que posee una personalidad muy elegante. Desde su interpretación de Robb Stark en las primeras tres temporadas de “Game Of Thrones”, muchos fanáticos vieron en Madden al perfecto Bond, pues no solo demostró grandes talentos histriónicos con ese personaje, sino que se hizo patente su habilidad física y gran carisma. 

En contra: Es un actor que es muy joven para personificar a Bond. Y con eso, tiene prácticamente todo en contra. 

5.- TOM HIDDLESTON

A Favor: Otro que tiene todo. Personalidad, físico, talento histriónico, edad perfecta y además, una voz envidiable. Sin duda, interpretar a Bond, también sería la guinda perfecta de la carrera de este gran actor que ha alcanzado la fama gracias al personaje de “Loki” en las cintas de “Thor” de Marvel. 

En contra: Justamente Marvel. Es muy posible que el todopoderoso estudio, no permita que Hiddleston interprete a un personaje que pueda poner en riesgo su interpretación de “Loki” en el MCU. 

6.- CILLIAN MURPHY

A favor: Murphy es simplemente un actorazo. Ha demostrado que no hay personaje con el que no pueda y, además, es otro de los que el público pide como agente 007. Su personalidad y talento harían un agente increíble, en todo sentido. 

En contra: Sabemos que Cillian es sumamente selectivo con los guiones y producciones en las que elige estar. Si no le convence en algo, simplemente no lo hará. 

7.- REGÉ-JEAN PAGE

A favor: Page cuenta con una fama reciente, gracias a su interpretación de Simon Basset en el exitoso drama de época de Netflix, “Bridgerton”, en el que demostró, además, que es un actor con un gran talento. El no tener una gran experiencia en las grandes producciones cinematográficas, le da muchas posibilidades. 

En contra: Al igual que con Idris Elba, no a todo el público le gustaría un James Bond de piel negra. Otro punto en contra es que Regé-Jean Page tiene sólo 30 años, lo que prácticamente le quita toda posibilidad ya que es demasiado joven para ser el 007. 

8.- MICHAEL FASSBENDER

A favor: Aunque Fassbender tiene una carrera exitosa desde hace más de una década y un premio SAG en su haber, para mí es uno de los que tiene más posibilidades, pues a pesar de que ha estado en cintas exitosas como “Bastardos sin gloria”; “12 años de esclavitud” y “Prometheus” por mencionar algunas, es su papel de “Magneto” de la saga “X-Men” el más emblemático en su carrera, a pesar de haber demostrado su gran talento actoral en diversas producciones. Sin duda, el papel del agente haría que se quitara el estigma de ese personaje y regresaría a Fassbender a las grandes producciones. 

En contra: Es mitad alemán y esto, le reduce muchas posibilidades.

Las especulaciones sobre el actor que puede portar el traje de James Bond son aún prematuras, y los que presentamos hoy aquí, son los que el público ha aclamado por años para que interpreten al agente más famoso de todos los tiempos. Por lo pronto, disfrutemos de la despedida de Daniel Craig de esta exitosísima franquicia. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

Ha llegado el dominio del ‘streaming’ (y el ocaso de la televisión)

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Es por todos ya conocido, que el pasado domingo 19 de septiembre se realizó la entrega número 73 de los premios EMMY, que reconoce a lo mejor que se ha hecho en materia de televisión en el año y que tiene alcances internacionales y este 2021, siguió siendo una ceremonia que fue sorpresiva en varios aspectos, pues regresaron a una gala presencial, en una fiesta en la que dominó el estilo, la elegancia y el buen gusto. 

Sin embargo, la sorpresa no era esa, sino que en esta edición, las producciones televisivas nominadas en su mayoría eran producciones de las plataformas en ‘streaming’, siendo Netflix la que acumulaba más candidaturas a la recepción de preseas con sus estupendas realizaciones: “Gambito de dama” y la portentosa “La corona”. No era de extrañarnos entonces, que esta última fue la gran ganadora de la noche al acumular siete estatuillas que incluyeron la de “Mejor serie dramática”; “Mejor actriz para una serie dramática” donde la gran Olivia Colman se llevó el premio y el de “Mejor actor para una serie dramática” que ganó Josh O’Connor por su brillante interpretación del príncipe Carlos. 

Y las nominaciones dominaron además con producciones de Apple TV; HBO Max; Hulu; Amazon Prime y Disney +, entre algunas otras, dejando en segundo plano las que nos ofrecieron empresas dedicadas a la producción televisiva desde hace años como FX; ABC o HBO en su versión de televisión por cable. Y eso, nos habla precisamente de la evolución inminente de la distribución de productos de entretenimiento que como vemos, ahora es dominado por el internet. 

Hace un tiempo, evidentemente antes de la pandemia, comentábamos en una intervención que tuve en la radio, sobre la apremiante evolución que debían tener las empresas televisoras para mantener al público interesado en sus producciones y es que, si hacemos memoria, cada vez menos gente es capaz de sentarse a ver un programa de televisión a determinada hora, justamente por las diversas ocupaciones que tenemos a lo largo del día, migrando desde hace un tiempo, a ver en el momento en que lo decidamos o cuando el tiempo nos dé, documentales, series y hasta películas en la computadora, el teléfono celular o la tableta electrónica, acción que sí nos permite una plataforma en ‘streaming’ y no un canal de televisión. Por ello, producciones que fueron un gran éxito en canales de televisión abierta o de cable, tuvieron una explosión de popularidad en años más recientes cuando llegaron a las plataformas y como ejemplo menciono a “Breaking Bad”; “Gotham”; “El exorcista” o algunas clásicas como “Los Soprano”; “La niñera”; “Friends” o “El príncipe del rap”, pero también, los servicios de ‘streaming’ comenzaban a presentar sus propias producciones que resultaron en diversas ocasiones ser mucho mejores y fastuosas que las que se exhibían en las empresas televisoras, siendo Netflix y Amazon Prime, las pioneras en manufacturas, producidas de forma magistral y presentadas a gran escala por ejemplo: “Orange Is The New Black”; “Stranger Things”; “Dark”;  â€œLa casa de papel”; “The Witcher”; “Mozart In The Jungle” o “The Horror”, por citar algunas, lo que sin duda marca una tendencia de que los espectadores prefieren, desde hace relativamente poco tiempo, la programación que nos ofrecen las plataformas que nos permiten, entre otras cosas, administrar el tiempo y forma de ver un programa de televisión a diferencia de lo que nos tienen acostumbrados las empresas televisoras convencionales, los días y agendas pre establecidas por el horario estelar o bien, al gusto de patrocinadores que poco saben de la preferencia de la audiencia. Y dicho sea de paso, a un costo menor que el servicio de cable. 

El dominio de las plataformas en ‘streaming’ en la ceremonia del EMMY, donde se reconoce lo mejor de la televisión a nivel internacional, habla de una evolución en el comportamiento del público y sobre todo, en la forma de disfrutar producciones televisivas, pero también de que estamos viviendo y siendo testigos lo que en algún momento se pensó imposible: los últimos días de la televisión como la conocimos. Las plataformas en ‘streaming’, de la empresa que sea, han ido en aumento y nos ofrecen productos cada vez mejores, con producciones enormes y actuaciones prodigiosas. Así, podemos entender que el estancamiento de la televisión se debe a que, hasta este momento, no ha entendido (como empresa) que debe evolucionar, pues no está siendo propositiva con de los nuevos mercados, no piensa en su audiencia ni mucho menos, está acorde con los tiempos modernos. Estamos ante lo que puede ser el inminente ocaso de la televisión.  

Mi Twitter: 

@iorcuevas

Producciones interesantes para ver en HBO Max


Ismael Ortiz Romero Cuevas

El pasado martes 29 de junio llegó a México y Latinoamérica la esperada plataforma HBO Max, que se ha distinguido entre otras cosas, en contener dentro de su catálogo producciones que han sido laureadas a nivel mundial y por el selecto y aclamado cine con el que también cuenta. Sin embargo, al llegar el fin de semana el gran público comenzó a suscribirse a la plataforma para disfrutar de su contenido y mientras unos estaban felices con lo que veían, había otros, como los que nunca faltan, que se quejaban de la lista que ofrecía, sin decir en concreto qué era lo que realmente les molestaba. 

Si ya te suscribiste a HBO Max, sabrás que el contenido era algo que más o menos teníamos conocimiento que contendría y evidentemente, poco a poco se irán aumentando producciones en su contenido. Pero por lo pronto, hoy martes a una semana de su llegada, te presento cinco propuestas interesantes y que no son “Game Of Thrones” o “Liga de la Justicia de Zack Snyder”, tanto de cine como series, para disfrutar en la plataforma: 

1.- “Chernóbil” (Miniserie de cinco episodios)

Protagonistas: Jared Harris; Stellan Skarsgård y Emily Watson

Creador: Craig Mazin

Productoras: Sister Pictures; The Might Mint; Word Games; Sky Television y HBO Original Series

Una de las mejores series de las que se tenga memoria, es precisamente “Chernóbil”, no solo por su minuciosa y estupenda producción, sino porque nos adentra en uno de los más grandes secretos y dramas de la historia moderna: la explosión de la central nuclear ubicada en Chernóbil, Ucrania, perteneciente a la entonces Unión Soviética. La serie a lo largo de sus cinco episodios que en realidad son como cinco mini películas, nos envuelve en una atmósfera llena de intriga, mentiras, suspenso y encubrimientos, aderezados con escenarios lúgubres y tristes que, sin lugar a duda, nos hacen pensar en un ambiente post apocalíptico. Una producción que no se van a arrepentir de ver. 

2.- “Patria” (Una temporada)

Protagonistas: Elena Irureta; Ane Gabarain; Loreto Mauleón; Eneko Sagardoy; Susana Abaitua; Mikel Laskurain; José Ramón Soroiz; Íñigo Aranbarri y Jon Olivares

Creador: Aitor Gabilondo

Productora: Alea Media y HBO España

Basada en la novela del mismo nombre, escrita por Fernando Aramburu, “Patria” es una aclamada serie española que describe el impacto de los actos terroristas de ETA en la población y que, en este caso, nos muestran el drama de dos familias en donde dos mujeres, mantenían en el pasado una amistad inquebrantable, hasta que sucede un acto que las separa. Y es que “Patria”, nos muestra en cierto sentido, la relación que parte de la población del País Vasco, mantenía con el grupo terrorista, ya sea como sus víctimas o manteniendo vínculos afectivos dentro de ella. “Patria” consta de ocho episodios y es una serie, digna de maratón. 

3.- “Watchmen” (Una temporada)

Protagonistas: Regina King; Don Johnson; Tim Blake Nelson; Yahya Abdul-Mateen II; Andrew Howard; Jacob Ming-Trent y Tom Mison

Creador: Damon Lindelof

Productoras: Warner Bros. Television; Paramount Television y DC Entertainment

La serie transcurre 34 años después de los acontecimientos que sucedieron en la novela gráfica creada por Alan Moore y Dave Gibbons y que es aclamada, por contener una de las tramas más complejas y apasionantes del mundo de los súper héroes y las historietas. Esta serie narra acontecimientos que suceden dentro de la misma realidad alterna de los cómics en la que los súper héroes siguen siendo perseguidos como delincuentes, pero ahora, haciendo una crítica social con respecto a la segregación racial, gracias a que se encuentran las cartas de Rorschach. Sin duda, una trama policíaca, apasionante y extraordinariamente bien producida. 

4.- “El halcón maltés” (1941)

Director: John Huston

Protagonistas: Humphrey Bogart; Mary Astor; Peter Lorre y Gladys George

Producción y distribución: Warner Bros. 

Son pocos los casos en los que la novela y la película se convierten en piezas culturalmente apreciadas tanto en el círculo literario como en el cinematográfico y justamente eso, ha pasado con “El halcón maltés”, una cinta que es un referente obligado para todo amante del cine. Y es que la pieza de cine negro es considerada “cultural, histórica y estéticamente significativa” y se encuentra preservada en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y seleccionada para su preservación en el ‘National Film Registry’. En ella, Humphrey Bogart realiza además una de las actuaciones más icónicas de su carrera. Una cinta, imperdible. 

5.- “Todos los hombres del presidente” (1976)

Director: Alan J. Pakula

Protagonistas: Robert Redford; Dustin Hoffman; Jack Warden; Jason Robards; Martin Balsam; Hal Holbrook y Jane Alexander

Productora: Wildwood Production

Distribución: Warner Bros. 

Ganadora de cuatro premios de la Academia, esta es otra película que está considerada como “cultural, histórica y estéticamente significativa” y se encuentra preservada en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos y seleccionada para su preservación en el ‘National Film Registry’. Y es que el trepidante relato que da origen al libro y a la película, narra la investigación periodística que descubrió el llamado “Watergate” que derivó en la dimisión de Richard Nixon como presidente de los Estados Unidos. Una película vibrante y que sin duda, te hará pasar un rato de lo mejor. 

Ojalá estas sugerencias te hagan pasar emocionantes momentos y sacarle provecho a esta plataforma que se está estrenando en nuestro país. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas.