«Sandman»: Sí, pero no

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Me dispuse a ver el fin de semana pasado, la serie de Netflix, “Sandman”. Y es que vi comentarios divididos en redes de gente que la veía en ese momento y que, algunos se mostraban encantados, otros un tanto confundidos y otros más, que no le veían ni pies ni cabeza a la nueva producción de Warner Bros. Televisión y DC Entertainment. 

Uno de los puntos que me generó confianza para ver la serie, es que el escritor de la novela gráfica de donde se basa, Neil Gaiman, participa en la escritura del guion para la adaptación televisiva, además de David S. Goyer, uno de los principales colaboradores de DC en su gama editorial y cinematográfica, que cuenta en su haber el ser autor de los guiones de la trilogía de “El caballero de la noche” y las primeras películas de DCEU: “Batman v Superman: el origen de la justicia” y “Mujer Maravilla” entre otros, además de la radionovela para Spotify, “Batman desenterrado”. Y con todo ese cúmulo de certidumbre, me dispuse a disfrutarla. 

Y en efecto, “Sandman” comienza con una gran historia que poco a poco nos atrapa y nos adentra en ese mundo de fantasía y terror, sin embargo, conforme avanza comienza a tener situaciones que, como espectador, me dejaron sinsabores. Los primeros cinco episodios pareciera que se trata de una serie completamente diferente a lo que veremos en el resto de la emisión, además, de que personajes y elementos que pensamos serán sustantivos para el desarrollo de la trama, poco a poco comienzan a perder importancia o son olvidados por completo sin una mínima explicación, el yelmo, por ejemplo. 

Esas situaciones me hicieron pensar que esas inconsistencias podrían ser a propósito para abarcar muchos más elementos dentro de la historia, sin embargo, el renombre de los escritores no me permite imaginar que de manera voluntaria plantearan elementos distantes para armar una trama que, en ocasiones, carece de sentido y que no permite desarrollar de manera eficiente ninguna de las situaciones planteadas en el inicio. Visualmente es una gloria, sin embargo, creo que los elementos visuales languidecen ante la falta de una trama equilibrada, que al final de cuentas hace que el trabajo actoral merme cuando no sabemos a ciencia cierta la justificación de lo que acontece. En más de una ocasión, tuve que regresar algunas escenas para poder entender acciones. 

Otro cantar son los protagonistas, que ha sido para mí, uno de los mejores ‘cast’ que he visto en una serie, pues cada actriz y actor, parece que nació para su personaje, comenzando por la gran Gwendoline Christie, que simplemente está grandiosa como Lucifer: Estrella de la mañana y sí, se nos olvida por completo que también nos conquistó como Lady Brianne de Tarth en “Game Of Thrones”; Jenna Coleman como Johanna Constantine es otro gran acierto de la serie, asimismo Boyd Holbrook como El Corintio y David Thewlis que siempre es una garantía. Pero no puedo decir lo mismo de Tom Sturridge, protagonista de la serie y que no sé si sea su actuación, un problema de guion o de dirección, la situación es que Morfeo / Sandman, no acaba de ser un personaje que deslumbre y que tenga la fuerza necesaria para convertirse en un héroe que sea recordado, y aunque su tratamiento es de naturaleza enigmática, la tibieza de su carácter comienza a ser un problema en los episodios donde se acerca el final. 

Nadie duda de que la estética y la gran producción de “Sandman” sean algo realmente sorprendente, la situación es que la falta de foco en una historia principal dentro de la serie nos deja con la sensación de que se ha resuelto ningún conflicto, pues nada cuaja a un nivel que nos deje instigados. En efecto, no es el bombazo que Netflix nos anunció, sin embargo, es muy probable que pronto se anuncie una nueva temporada por el éxito que ha sido, aunque poco a poco, los comentarios hacia ella se comiencen a dividir. Ahora sí que les digo, hay que verla con expectativas medianas. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

El volumen dos de la T4 de «Stranger Things»: con las emociones en vilo

Ismael Ortiz Romero Cuevas

No quería hablar de “Stranger Things” en la entrega de hoy, porque creo que la serie producción de Netflix, ya ha tenido suficiente pantalla en todo sentido y a estas alturas, ya sabemos qué pasó con las dos películas (por la duración) que marcaron el cierre de esta cuarta temporada, pero, sobre todo lo que reveló y que nos dejó con la sensación de querer más. 

Y es que los episodios 08 y 09 fueron liberados por el gigante del ‘streaming’ el viernes 01 de julio a las 2:00 de la mañana, hora que no fue un obstáculo para los fanáticos más tenaces de la serie, que para las 6:00 de la mañana, ya habían culminado de ver los dos episodios con la mayor duración de la temporada y por ello, ya podíamos ver las primeras reacciones en redes sociales, las cuales no estaban equivocadas en mencionar que estábamos ante los capítulos más emotivos y emocionantes de prácticamente toda la serie. 

A los fanáticos les causó gran beneplácito que, una de las teorías más socorridas en redes desde la tercera temporada, se confirmaba y es justamente la de las preferencias sexuales de Will Byers (Noah Schnapp), enmarcándola en una emocionante escena donde pronuncia unas emotivas palabras con un mensaje entre líneas, que se tomó como una ratificación del rumor, pues le insinúa a su amigo Mike (Finn Wolfhard) que está enamorado de él en un discurso que pondera que ser diferente no es malo en absoluto y que termina entre lágrimas. Y sí, los seguidores tomaron esto como una declaración de amor a su amigo y confirmaría lo que varios ‘insiders’ suponían desde hace tiempo: Will es gay. Sin embargo y de confirmarse lo que quedó en un mensaje al aire, Will no sería el único protagonista en la serie que representa al colectivo LGBTTTIQ+, pues desde la temporada pasada está Robin (Maya Hawke), personaje que es abiertamente lesbiana. 

Ese mismo viernes por la mañana, leía en redes y ya en reseñas de páginas especializadas lo que había ocurrido con Eddie Munson (Joseph Quiin), personaje llamado así por Eddie Van Halen y que, sin duda, llamó la atención desde su aparición en esta temporada, que enmarcaron con el potente ‘track’ “I Was A Teenage Werewolf” de “The Cramps”, argumentando que la escena más visceral, emotiva y poderosa era protagonizada por este personaje. Y lo que sucedió dentro de la serie fue “el momento más metalero de la historia” según palabras de Dustin (Gatten Matarazzo) y del mismo Eddie. De verdad, la parte donde la pieza “Master Of Puppets” de “Metallica” es interpretada por Eddie es digna de aplauso de pie, pues ha emocionado hasta a quienes no son seguidores de “Stranger Things”. 

No pude resistir entonces la tentación de sentarme a ver desde ese medio día del viernes la serie y tuve que hacerlo de manera intermitente, pues la duración del último episodio es de dos horas y media, tal y como una película de “Harry Potter”. Debo también decirles, estimados lectores que otro personaje que es sorprendente sobre todo en estos dos últimos episodios es Nancy (Natalia Dyer), quien desde el estreno de la cuarta temporada mostró un crecimiento y madurez necesarias para resolver misterios, coronándose al final, como una chica valiente y estratega, que resulta vital para ayudar a resolver el conflicto conclusivo. 

Ayer por la noche, Netflix confirmó que habrá una quinta y última temporada que se estrenará en 2024, así es, tendremos que esperar más de un año para conocer el final de la serie que ha marcado a una generación y ha coronado al ‘streaming’ como el nuevo líder de las producciones televisivas, y donde, además, seguramente ya veremos a los niños protagonistas convertidos en adultos, aunque sus personajes sigan teniendo 14 años. Por lo pronto, no está por demás revivir esta aclamada serie desde el inicio y valorar por qué se ha convertido en el fenómeno que es. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

Las series de fantasía que se avecinan

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Se vienen dos series de fantasía que se están convirtiendo en las más esperadas y ambiciosas de las plataformas. Se trata de “La casa del dragón”, precuela de la aclamada “Game Of Thrones” de HBO y que contará el principio de la caída de la casa Targaryen y como el llamado Rey Loco, perdió el trono de hierro. La otra es “El señor de los anillos: los anillos del poder” que es producida por Amazon Studios y será la estelar en el verano en la plataforma Amazon Prime Video. 

En realidad, se ha dado a conocer poco, pero al acercarse la fecha de estreno de ambas producciones la expectativa comienza a crecer, entonces, revisemos lo que se sabe de estas grandes manufacturas, que prometen tener toda nuestra atención en lo que resta del 2022: 

“LA CASA DEL DRAGÓN”

Esta historia transcurre aproximadamente 300 años antes de lo narrado en “Game Of Thrones” y contará el ascenso de Viserys Targaryen al trono y las dificultades que tiene para asumir tan grande responsabilidad. El carácter amable y justo de Viserys, será algo que le juegue en contra cuando asuma el trono. La historia está basada en el libro “Fuego y sangre”, escrito por George R. R. Martin y que se publicó en 2018, se sabe que habrá una segunda entrega de esta obra literaria, pero aún no se tiene fecha de publicación. 

Dentro del elenco de “La casa del dragón”, encontraremos a Paddy Considine, dando vida al protagonista, Viserys Targaryen y de quien se dice, hace una interpretación estupenda. Dentro de la serie, también podremos ver a Olivia Cooke como Alicent Hightower, Emma D’Arcy que encarnará a la princesa Rhaenyra Targaryen, Matt Smith como el príncipe Daemon Targaryen, Fabien Frankel será Criston Cole, Rhys Ifans dará vida a Otto Hightower y Steve Toussaint se convertirá en The Sea Snake. Actores experimentados y estelares que ya con sus nombres, sabemos que no será algo pequeño. 

Y sabemos que HBO esta vez, está dispuesto a enmendar el desastre que fue la octava y última temporada de “Game Of Thrones” que no convenció ni a la audiencia ni a la crítica, por ello, no ha reparado en gastos y “La casa del dragón” está siendo filmada nada menos que en los estudios “Leavesden”, que se encuentran en Watford, Inglaterra y es el mismo que Warner Bros. utilizó para la filmación de varias cintas de saga de “Harry Potter” y la nueva historia de “Batman” que estelarizó Robert Pattinson y que hoy es emblema del estudio. Sí, están dispuestos a echar la casa por la ventana. 

No es que “Game Of Thrones” haya dejado sinsabores del todo, al contrario, el problema de la última temporada del aclamado drama es que en los episodios anteriores dejaron el estándar tan alto, que en la última entrega se notó que no sabían cómo darle un final épico a la historia y por eso, hicieron lo que hicieron. Aun así, sigue siendo una de las mejores series en la historia de la televisión. “La casa del dragón” llegará a la plataforma de HBO Max, el domingo 21 de agosto de este año y todos esperamos, que esté a la altura de su antecesora. 

“EL SEÑOR DE LOS ANILLOS: LOS ANILLOS DEL PODER”

La polémica ha rodeado esta ambiciosa producción de Amazon Studios. Y es que todos nos preguntamos ¿cómo están haciendo una serie de “El señor de los anillos” sin tener los derechos de los libros? ¿Qué historia inventaron para producir? Y la respuesta es muy sencilla, los derechos para producciones cinematográficas de la obra de Tolkien sí son propiedad de Warner Bros. y New Line Cinema, sin embargo, esos derechos no abarcan las producciones en televisión y de esa oportunidad, se aprovechó Amazon para producir la que será la serie más cara de la historia. 

Sin embargo, la ficción distará de lo que vimos en las aclamadas trilogías dirigidas por Peter Jackson: “El señor de los anillos” y “El hobbit”. Esta serie estará ubicada en la Segunda Edad de la Tierra Media, conocida como la edad oscura, es decir, unos tres mil 500 años antes de lo que vimos en las películas y seremos testigos aquí, del surgimiento de Sauron, el villano de villanos creado por Tolkien. Aquí veremos también la fundación de Rivendell y la Comarca, y el lugar que ocupan los humanos en ese lugar. La historia por demás es fascinante, aunque hay pocos detalles que se conocen aún. 

Una de los referencias que vale la pena resaltar es el acuerdo que tiene Amazon con la compañía “The Tolkien Estate”, propietaria de los derechos de la obra literaria de J. R. R. Tolkien, pero además con Warner Bros. y New Line Cinema. Aunque los derechos cinematográficos de “El señor de los anillos” son propiedad del todopoderoso estudio, Amazon ha conciliado en conjunto con “The Tolkien Estate” con Warner para que le permitiera no alejarse demasiado de la estética utilizada en la obra cinematográfica para que pueda ser más conocida para el público y con eso, aseguran gran penetración y audiencia. Si el éxito es el que todos esperan, Amazon le aseguró a Warner que puede poner en marcha toda su infraestructura y hacer más adaptaciones de la historia, lo que animó a todas las partes. Este ganar-ganar como estrategia de negocio, es sumamente interesante.

La serie será producida de manera ejecutiva por el gran Juan Antonio Bayona y además, será el director de los dos primeros episodios; sabedores de lo que este cineasta español es capaz de hacer, el estreno genera mucha expectativa por ello. “El señor de los anillos: los anillos del poder” tendrá además un gran elenco encabezado por Markella Kavenagh como Tyra, un personaje que hará su debut en esta historia; a ella se han unido: Robert Aramayo, Owain Arthur, Nazanin Boniadi, Tom Budge, Morfydd Clark, Ismael Cruz Córdova, Ema Horvath, Joseph Mawle, Tyroe Muhafidin, Sophia Nomvete, Megan Richards, Dylan Smith, Charlie Vickers y Daniel Weyman y otros tantos más, procedentes de Nueva Zelanda e Inglaterra, lugares de filmación de la serie. 

Por otra parte, se sabe que cada episodio de este ambicioso proyecto televisivo tuvo un costo aproximado de 50 millones de dólares, lo que la convierte en la más grande producción para la pantalla chica de todos los tiempos y aunque Amazon ha dicho que por lo pronto, se tienen planeadas dos temporadas, se sabe que se planean por lo menos cinco entregas. La primera temporada estará disponible en Amazon Prime Video el viernes 02 de septiembre de este 2022. 

Amantes de las series como yo… ¡nos esperan grandes cosas!

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

La música en «Stranger Things»

Ismael Ortiz Romero Cuevas

El fin de semana pasado, fueron días de ver la cuarta temporada de “Stranger Things”, que nos ha dejado a muchos con la cabeza dándonos vueltas en muchas ocasiones y también, de rememorar de manera estupenda la década de los ochenta, la cual recrea de manera magistral. Los personajes nuevamente están ahí y aunque los niños ya se hicieron mayores y los adultos han cambiado en cierto sentido, la verdad es que la producción se goza de principio a fin, aunque sus episodios sean con una duración mayor a la de cualquiera de la historia e incluso, a la de cualquier otra creación. 

Y algo que ha llamado mi atención desde 2016, cuando la serie inició, es que ha tenido el tino de volver ciertos objetos tendencias nuevamente, desde prendas de vestir, juguetes, tecnología, comida, etc., que han estado dentro de la historia, pero también la música, que contextualiza las situaciones de manera estupenda, sin embargo, aunque toda ha sido espectacular, en esta cuarta temporada, los ‘tracks’ elegidos para estar en la serie, creo que han sido simplemente estupendos y este día, les invito a que recorramos algunos de ellos que aparecen en la serie: 

1.- “California Dreamin’”

Artista: The Beach Boys

Álbum: Sencillo “California Dreamin’” (1986)

Autores: John y Michelle Phillips

Productor: Terry Melcher

Discográfica: Capitol Records / EMI

En el primer episodio, escuchamos esta intensa, moderna y un tanto más oscura versión rock de la mítica canción del grupo “The Mamas & The Papas”, que nos pone en contexto de lo que irá la historia. Un tema que nos enmarca de manera hábil que la historia está arrancando y se está tomando las cosas en serio. Sin embargo, la letra de la canción lo que en realidad retrata es que la nueva vida de Eleven (Milly Bobby Brown) no está siendo del todo buena en la nueva ciudad que por cierto, es California, para darle un aspecto más luminoso y soleado, sin embargo, vemos que la protagonista en compañía de Will (Noah Schnapp), padece un poco la escuela y la vida sin poderes. Esta versión de “California Dreamin’”, ha tenido gran desempeño en plataformas gracias a la serie. 

2.- “I Was A Tennage Werewolf”

Artista: The Cramps

Álbum: “Songs The Lord Taught Us” (1980)

Autores: Ivy Rorschach y Lux Interior

Productor: Alex Chilton

Discográfica: IRS Records / EMI

¡Qué manera de presentarnos a un personaje! Y créanme que el súper tema “I Was A Tennage Werewolf” de “The Cramps” lo hace de una manera potente y eficaz. Uno de los nuevos personajes que introduce la serie es Eddie Munsen, encarnado de manera grandiosa por Joseph Quinn, quien nos presenta una interpretación completamente opuesta a la que le conocimos en “Game Of Thrones”, además de que su acento británico desaparece por completo en “Stranger Things” para dar vida al metalero incomprendido Eddie, quien es víctima de las circunstancias y se encuentra en el centro del misterio de esta cuarta entrega. El tema de rock gótico por su parte cumple su misión al prácticamente describirnos al personaje, lo que hace que suene en nuestra cabeza cada que Eddie aparece en pantalla. Simplemente increíble. 

3.- “Detroit Rock City”

Artista: Kiss

Álbum: “Destroyer” (1976)

Autores: Bob Ezrin y Paul Stanley 

Productor: Bob Ezrin 

Discográfica: Casablanca Records / PolyGram 

Una persecución es sin duda el escenario perfecto para que se enmarque con este clásico de Kiss, que desde que suena, nos acelera el corazón sin duda. La temática de acción de la serie y los peligros a los que los jóvenes protagonistas se enfrentan en el segundo episodio, no tienen un mejor fondo que este tema. Sabemos que la banda “Kiss” no necesita en ningún sentido estar en una serie de la magnitud de “Stranger Things” para que su música sea popular, sin embargo, hay que decir que mucha gente de las nuevas generaciones descubre artistas y música gracias a estas producciones y, aunque no creo que sea el caso de este grupo, sí hace que revivamos su música en plataformas y los más grandes de edad digamos cuando vemos la serie: “qué demonios… ¡es “Kiss”!” y eso, siempre se agradece. 

4.- “Dream A Little Dream Of Me”

Artistas: Ella Fitzgerald y Louis Armstrong

Álbum: “Ella Fitzgerald And Louis Armstrong – Vol. 2” (1957)

Autores: Fabian Andre, Wilbur Schwandt y Gus Kahn

Productor: Milt Gabler

Discográfica: The Verve Records / Universal Music

Este tema es un clásico de la música y esta vez, cobra un papel sustantivo dentro de la trama de “Stranger Things” cuatro, justo, en el capítulo donde aparece el gran Robert Englund, haciendo un homenaje a las cintas de horror de los años ochenta y algunas más contemporáneas. Una rosa, un monstruo, un personaje ciego y una escena que es una combinación de entre “El silencio de los inocentes” y “Pesadilla en la calle del infierno 3”, hace que prácticamente dediquemos un aplauso de pie a esta secuencia, que hace honor al costo de producción que tuvo la serie. La canción en la versión de los enormes y legendarios Ella Fitzgerald y Louis Armstrong es la guinda perfecta a un quinto episodio que resulta cardiaco. 

5.- “Running Up That Hill (A Deal With God)”

Artista: Kate Bush

Álbum: “Hounds Of Love” (1985)

Autora y productora: Kate Bush 

Discográfica: Parlophone UK / EMI

Quiero cerrar la entrega de hoy, con la canción que esta cuarta temporada de “Stranger Things” ha vuelto un fenómeno en tan solo cuatro días, en la que colocó a “Running Up That Hill (A Deal With God)” en el primer lugar de ventas de iTunes y como una de las canciones más escuchadas en Spotify a nivel global. Ya sabemos el poder que tiene la serie para comercializar cosas y artículos nostálgicos, recordemos la sudadera del brontosaurio que portó Dustin (Gaten Matarazzo) en la temporada dos y que fue tal la búsqueda de la prenda por parte del público, que el museo de ciencias de Minnesota que la vendía originalmente en los años ochenta, la tuvo que volver a fabricar. Y justo eso, está pasando con este ‘track’ de Kate Bush, que dicho sea de paso, aparece en uno de los momentos climáticos y de más tensión en la serie; que aunque tuvo buena recepción hace 37 años que apareció, nunca gozó de una popularidad y penetración como los conseguidos en estos pocos días en que la serie está en el catálogo del gigante del ‘streaming’; este ‘revival’ tiene a Bush en una felicidad completa, pues el tema seguramente tendrá por primera vez ganancias millonarias y se ha popularizado en una generación que considera a “Running Up That Hill (A Deal With God)”, una pieza novedosa. Sin duda, Bush se sacó la lotería y ha confirmado que el momento de este grandioso ‘track’ es este 2022 y no 1985, año en que se publicó.

“Stranger Things” es un fenómeno a niveles colosales. Se dice que cada episodio de la serie en esta entrega tuvo un costo superior a los 30 millones de dólares que sí se notan en pantalla. El fin de semana pasado, mucha gente gozó del estreno del primer volumen de esta cuarta temporada, misma que culminará el 01 de julio con la entrega de los dos episodios de más duración de toda la serie, además, de que se dice que Netflix y los hermanos Duffer, ya planean que la quinta temporada sea el final de la serie y pretenden, sea algo magnánimo. Por lo pronto, no te pierdas esta cuarta entrega, que se goza en todo sentido. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

Mañana inicia la cuarta temporada de la joya de la corona de Netflix

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Por fin, después de dos años de espera desde el estreno de la tercera temporada llega la cuarta temporada de “Stranger Things”,  que sin duda, se ha convertido en la serie estelar de Netflix y que retrasó su filmación porque se atravesó la pandemia de la Covid-19, justamente cuando se encontraban en ese proceso, pues se había iniciado en febrero de 2020 en Lituania, teniendo que regresar a los Estados Unidos a mediados de marzo de ese año, justamente porque la emergencia sanitaria estaba ya en niveles alarmantes, sobre todo en Europa del Este, donde los focos rojos ya estaban encendidos. 

La expectativa generada por el estreno de la serie es en realidad mucha, pues desde el 2016 que inició, es decir, hacer seis años, la historia se hizo de millones de fanáticos alrededor del mundo, además de que se convirtió en una emisión que ya es prácticamente de culto por retratar de una forma perfecta la década de los ochenta y por rendir homenaje a grandes producciones cinematográficas del género de horror, fantasía y suspenso estrenadas en aquella época. Y aunque podemos mencionar a varias series como las estrellas de Netflix como: “La casa de papel”, “Dark”, “La corona” o “The Witcher”, es un hecho que “Stranger Things” es la gran joya de la corona. 

¿QUÉ SABEMOS HASTA AHORA?

Tenemos que hablar primero que algunos integrantes de la prensa nacional e internacional ya tuvieron la oportunidad de ver el primer episodio de la serie y que han descrito como simplemente cardiaco. El capítulo lleva por título “El club del fuego del infierno”, que suena algo estremecedor, aunque no me atrevería a sacar conclusiones solo con el título, lo que sí, es que han mencionado que, aunque el apartado es muy, pero muy potente, es también emotivo y con hermosos homenajes a más cintas de los ochenta. Con eso ya se antoja verlo. 

Sabemos también que esta cuarta entrega se realizará mediante dos volúmenes, el primero que se estrena mañana, 27 de mayo, con un total de siete episodios y el volumen dos, que llegará a la plataforma el 01 de julio con dos capítulos más. Y ya que hablamos de los episodios, éstos son los que tendrán mayor duración de toda la serie, prácticamente cada uno de ellos será una película de duración estándar y el último con dos horas y media, será como una cinta de gran producción del séptimo arte y van de esta forma según lo publicado por Netflix:

  • Episodio 1: Una hora con 16 minutos. 
  • Episodio 2: Una hora con 15 minutos.
  • Episodio 3: Una hora con 03 minutos.
  • Episodio 4: Una hora con 17 minutos.
  • Episodio 5: Una hora con 14 minutos.
  • Episodio 6: Una hora con 13 minutos.
  • Episodio 7: Una hora con 38 minutos.
  • Episodio 8: Una hora con 25 minutos.
  • Episodio 9: Dos horas con 30 minutos.

Se han confirmado también que, para esta temporada, se integran por lo menos cuatro personajes al grupo principal, pero la gran sorpresa es la aparición nada menos que de Robert Englund, así es, el mismísimo actor que dio vida a Freddy Krugger en la franquicia de “Pesadilla en la calle del infierno” y que encarnará a un asesino serial, personaje del que no sabemos más, pero que ya con eso es un motivo acertado para no perdérnosla.  

Los cabos sueltos que dejó la tercera temporada que se estrenó en el verano del 2019 fueron: Eleven (Millie Bobby Brown) perdió sus poderes y no sabemos si tendrá forma de recuperarlos. La familia Byers, Joyce (Winona Ryder), Will (Noah Schnapp) y Jonathan (Charlie Heaton) se mudan de Hawkins junto con Eleven a una nueva ciudad. Se sabe que la cuarta temporada no transcurre en la ficticia ciudad de Hawkins, pero los hermanos Duffer, han dicho que algo pasará en el poblado y tendrán que arreglárselas ahora sin Eleven, ¿qué será? Algo se revela en el avance, pero nada que nos haga sospechar de algo. También por el avance, todo apunta a que el “americano” que mencionan al final de la tercera temporada es Hopper (David Harbour), pero queda la incógnita de saber de dónde demonios salió el ‘demogorgon’. 

La serie nuevamente será protagonizada por: Winona Ryder, David Harbour, Millie Bobby Brown, Finn Wolfhard, Gaten Matarazzo, Caleb McLaughlin, Sadie Sink, Natalia Dyer, Charlie Heaton, Cara Buono, Matthew Modine, Joey Keery y Noah Schnapp, además de que se unirán más personajes a este grupo estelar. Mañana, sin duda, será un evento del ‘streaming’ sin precedentes, pues mientras varias de las producciones estelares de Netflix como las que mencionamos anteriormente, sí pudieron llegar pese a la pandemia en 2020, “Stranger Things” tuvo que detenerse y promete llegar tan entretenida, potente y bellamente aterradora. Mañana será el día. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

El ‘k-drama’ adolescente en un apocalipsis zombi

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Hace unos días, leía sobre la nueva serie de Netflix de manufactura surcoreana y que de verdad, me dejó muy intrigado porque el articulo decía que había superado la audiencia que tuvo en su estreno “El juego del calamar”, así que el pasado fin de semana, me dispuse a ver “Estamos muertos”, una producción del país asiático que recorre varios subgéneros dentro de su historia y que resulta certera en su planteamiento; si te estás imaginado la forma en cómo combina esos géneros, establezco como ejemplo la cinta de 2019, “Parásitos”, que va desde la comedia, el drama, el suspenso y el horror en una misma historia. 

Pero ¿cómo hizo la producción de “Estamos muertos” para que el ya desgastado subgénero de los muertos vivientes fuera planteado de manera original? Algo que hay que reiterar de entrada es que hay que ver esta serie con toda la apertura de mente posible, ante todo, entendiendo que la composición de los dramas surcoreanos es, en definitiva, diferente a lo que estamos acostumbrados en esta parte del planeta. Los primeros capítulos se tornan sosegados en la medida de que la serie, se toma el tiempo y suficiente, para mostrarnos las características individuales de cada personaje, asimismo, para exponer, casi de manera detallada los escenarios donde se desarrollará la historia. Y sí que se toma su tiempo, pues los primeros capítulos se extienden por más de una hora. Después, presenta lo que para este momento sería la diferencia en las historias de zombis: el escenario principal será una escuela preparatoria y los infectados, los adolescentes que ahí estudian. Así, a la hora de que el drama y la infección se propaga, ya estamos bastante familiarizados con los escenarios y los personajes. Y así, de esa manera plasma la singularidad en su trama. 

“Estamos muertos” integra dentro de su historia, situaciones de drama adolescente como los noviazgos, los amigos, las complicidades y el acoso escolar, siendo esta última, la circunstancia que desencadena el apocalipsis zombi en la península de Corea del Sur en donde está ubicada, pues, como siempre y ya es costumbre en los planteamientos de películas y series de estos seres, debe haber algo (o mucho) de crítica social. Pero, esta producción parece que entra en problemas en dos situaciones, primero, porque la entrega de doce capítulos de más de una hora de duración, tienden a que se caiga en acciones repetitivas, ilógicas y desesperantes, también porque al ser al más puro estilo coreano, se torna claustrofóbica a pesar de que incluso, tratan de explotar el atractivo físico de los protagonistas aprovechando que actualmente los surcoreanos son el prototipo de la belleza en el mundo; segundo, hay ocasiones en que pareciera que el mismo argumento se entrampa y pierde la parte central y hasta elemental de todo lo que aconteció: luchar contra la infección.

Y digo que pareciera, porque al final de cuentas, “Estamos muertos” funciona como un drama que logra lo que se propuso: entretener y hacer una crítica social que, se traduce en que ante situaciones extremas, el comportamiento humano también se torna errático, egoísta y poco empático a lo que sucede en el entorno y los semejantes; sí, también pareciera una diatriba hacia la conducta de ciudadanos y políticos ante la pandemia actual, por eso, ese contexto de la escuela con adolescentes desesperados y temerosos que luchan contra algo, resulta una alegoría del ambiente global, donde al principio de la pandemia, lo que parecía un problema menor que solo aquejaba a Wuhan, China, se convirtió en una malaventura de grandes magnitudes. Sin duda, un elemento grandioso y que se razona cuando ya hemos digerido el argumento central de la serie. 

Por ello y pese a que la estructura podría parecernos algo extraña, “Estamos muertos” es una serie efectiva en casi todo: es una tragicomedia romántica que viven adolescentes surcoreanos; pero también, porque presenta de manera certera el suspenso, el horror, la farsa y el romance, llevando todos esos géneros a convertirse en una galería del ‘gore’ en su máxima expresión cuando nos acercamos al desenlace, lo que hace que reconozcamos el mérito de hacer original, un subgénero que ha sido sobreexplotado tanto en cine como en televisión desde hace unos años.

Mi Twitter: 

@iorcuevas