La Sección 22 no tiene propuesta de ley educativa

Date:

 + PTEO no es propuesta; no tiene algo firme

Los maestros de la Sección 22 del SNTE tienen establecido un plantón representativo en el zócalo de la capital oaxaqueña; además bloquean recurrentemente la sede del Poder Legislativo para evitar un “albazo”; diario presionan al Ejecutivo para que no promulgue una ley educativa sin su consenso. Y sin embargo hasta hoy no tienen una sola propuesta concreta para la Ley Estatal de Educación.

En efecto, por un lado, causa alarma que la Sección 22 esté desplegando todas las acciones de protesta que los oaxaqueños resentimos a diario en nuestra entidad, pero que al mismo tiempo acepte de forma disimulada que hasta este momento no cuenta con ninguna propuesta concreta para la nueva Ley Estatal de Educación. Causa alarma por los devastadores efectos que puede tener para Oaxaca la decisión magisterial de escalar en sus protestas. Sin embargo, si tomamos en cuenta que la 22 nunca ha tenido entre sus virtudes la de convertir sus protestas en propuestas, esta situación no debería asombrarnos.

Y es que en los últimos días hemos visto cómo la Sección 22 ha tratado de incidir de forma cada vez más radical en el escenario estatal, exigiendo que tanto el Ejecutivo como el Congreso del Estado eviten un albazo legislativo y tomen como base para la elaboración de la ley, las propuestas y los resultados de los 37 foros educativos que ellos realizaron. Reiteradamente, los Poderes Ejecutivo y Legislativo han constatado frente a la ciudadanía su compromiso de que la nueva Ley de Educación estará lista a más tardar cuando arranque el próximo ciclo escolar, a finales del mes próximo. Pero tal parece que mientras la 22 gasta demasiado tiempo cercando a funcionarios y legisladores, y exigiendo respeto a los acuerdos, olvidaron dedicarse de lleno a la elaboración de sus propuestas de ley.

¿De qué hablamos? De que en el documento de Acuerdos, Tareas, Pronunciamientos y Plan de Acción emanados de la Asamblea Estatal Extraordinaria celebrada por la Sección 22 el 18 de julio pasado, hacen llamados y reconocimientos que, por decir lo menos, son contradictorios y reveladores de la falta de trabajo y propuestas concretas por parte del magisterio para la ley educativa.

En concreto, la Asamblea de la Sección 22 estableció en el Acuerdo 38 que “Avala la propuesta de estructura de la Ley de Educación para el Estado Libre y Soberano de Oaxaca que presenta el equipo técnico de la Sección XXII para la construcción de la Ley Estatal de Educación con algunas contextualizaciones políticas, jurídicas y pedagógicas para el conocimiento de las bases del MDTEO”. Sin embargo, más adelanete, en la Tarea 9 del mismo documento, la Asamblea establece: “Que el equipo técnico redactor de la Ley Estatal de Educación de la Sección XXII presenten (sic) de manera inmediata el primer borrador del anteproyecto a la Asamblea Plenaria y a la Asamblea Estatal”.

La contradicción es evidente: Por un lado, la Asamblea está avalando “la propuesta de estructura” de la Ley Estatal de Educación “que presenta el equipo técnico de la Sección XXII para la construcción de la Ley Estatal de Educación…”; pero en la contraparte, la propia Asamblea reconoce que ese equipo técnico encargado de la redacción de la propuesta de ley no ha presentado ninguna propuesta concreta a la Asamblea Estatal. Por eso, en su Tarea 9 llama de forma urgente a “que el equipo técnico redactor de la Ley Estatal de Educación de la Sección XXII presenten (sic) de manera inmediata el primer borrador del anteproyecto a la Asamblea Plenaria y a la Asamblea Estatal”.

¿Cómo puede la Asamblea Estatal avalar algo que simplemente no conoce, porque el equipo técnico redactor de la propuesta educativa ni siquiera ha presentado el primer borrador del anteproyecto? ¿Cómo tomar en serio el aval que la Asamblea de la Sección 22 le está dando a una “propuesta de estructura” de la Ley Estatal de Educación cuando ni siquiera ellos conocen el contenido real de la misma? Más bien, lo que queda en evidencia es que una vez más el magisterio democrático está sucumbiendo ante la petición de los poderes formales de que convierta en propuestas concretas los planteamientos que hace en sus jornadas de protesta.

En este caso, es claro que el magisterio no tiene avances importantes en lo sustancial de la ley educativa. Y su decisión de presionar a los poderes en realidad no viene acompañada de ningún interés o compromiso con la ciudadanía. Lejos de cuando menos hacerse parte del compromiso hecho por el gobierno y el Congreso para que antes del inicio del nuevo ciclo escolar esté aprobada la ley, la 22 se está tomando todo el tiempo del mundo —como si ellos y Oaxaca tuvieran tiempo de sobra— para elaborar una propuesta que nadie sabe el nivel de avance que tenga, ni si ésta tiene algún tipo de armonía con la Constitución de la República.

 

PÉSIMOS PARA PROPONER

Nada de esto, sin embargo, debía sorprendernos. La Sección 22 nunca ha tenido buenos antecedentes cuando de proponer se trata. El mejor botón de muestra fue el conflicto magisterial de 2006, en el que la Sección 22 planteó innumerables exigencias al gobierno federal respecto no sólo a los temas relacionados con ellos, sino también sobre temas de democracia, gobernabilidad, controles constitucionales y demás… pero nunca pudo convertir ninguno de esos temas en una propuesta concreta para ser elevada a rango de ley.

Quizá hoy no lo recordemos. Pero la Sección 22 y la APPO se quedaron literalmente sin materia cuando a finales de 2006 el gobierno federal les dijo que el diálogo sólo continuaría si el magisterio y las organizaciones que integraban la APPO eran capaces de convertir sus exigencias en una propuesta para la Reforma del Estado en Oaxaca. Nunca pudieron hacerlo, a pesar de que sabían que el costo sería elevado y que finalmente lo terminaríamos pagando todos los oaxaqueños. ¿Porqué? Porque no presentar ninguna propuesta equivalía dejarle toda la cancha libre al gobierno estatal para que hicieran una reforma a modo. Eso fue lo que hizo en su momento la Legislatura local de la mano con el gobernador Ulises Ruiz. Y el resultado es lo que vemos hoy en día.

 

¿GANAR EN LAS CALLES?

Su radicalismo nubla la capacidad de análisis de la Sección 22. Incidir en reforma es posible y deseable, siempre que haya propuestas. No las hay. Eso es terrible porque entonces están metidos en una lógica que bien podría llamarse “ni contigo, ni sin ti”. Y claro, los platos rotos los pagamos todos.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Los profesores en el cine mexicano e internacional: retratos en pantalla

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  Los profesores han...

Apagones eléctricos

Carlos R. Aguilar Jiménez Generar electricidad para suministrar suficiente energía...

50 años de un álbum y debut que marcó una era

Paréntesis  Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas  Este año marca...