El gobierno federal no acepta que capituló frente a la Sección 22

No a la Reforma Educativa+ Van por rectificación en medios de DF; aquí se impone realidad

 

Despierta suspicacias que en sólo dos días, dos de los comunicadores de la capital del país que más le han dado más seguimiento al proceso de negociación entre la Secretaría de Gobernación y la Sección 22 del SNTE, hayan intentado recular frente a las afirmaciones —que son reforzadas por la realidad— de que al magisterio oaxaqueño se le están cumpliendo todas las demandas relacionadas con la no aplicación de la reforma educativa. Aunque dicen que no existen elementos para asegurar lo anterior, sólo basta con releer las minutas que ellos mismos publicaron, para corroborar que la supuesta ausencia de la capitulación federal sí se encuentra en esos documentos.

En efecto, en su entrega del lunes pasado el periodista Ciro Gómez Leyva aseguraba, en su columna La Historia en Breve que se publica en El Universal, que “cuesta aceptar que el presidente Peña Nieto y el secretario Osorio Chong le hayan dado manga ancha al subsecretario de Gobernación, Luis Miranda, para que, a cambio de desactivar conflictos políticos y sociales, destruya la reforma educativa en algunas entidades, Oaxaca por ejemplo. Para que deje la reforma sólo en el papel, la desnaturalice, le quite el corazón.

“De ahí la sorpresa —continúa— por la nota de hace dos lunes en el diario Reforma que, sin fuente acreditada, daba cuenta de cómo la CNTE y Gobernación acordaron “burlar la ley educativa” en Oaxaca y “premiar a maestros que marchan, faltan a clases y no son evaluados”. El acuerdo se habría plasmado en ‘dos minutas firmadas este año’, donde se habría estipulado, entre otras cosas, “no quitarle plazas a los maestros” y mantener ‘los ascensos por escalafón’”.

Gómez Leyva presenta, en esa misma entrega, copias de las dos minutas firmadas entre la Sección 22 y Gobernación en lo que va del 2015, y afirma: “No encuentro en los textos eso de “quitar plazas”, “ascensos por escalafón”, amnistía por ausentismos. Alguien parece estar filtrando con muy mala leche”.

Al día siguiente, martes, el periodista Raymundo Riva Palacio también se refirió al tema, y tratando recular frente a sus mismas afirmaciones hechas en días previos, señala “La afirmación de que Miranda aprobó la entrega de plazas por fuera de la ley y que la asignación de ellas dejó de ser por evaluación y se regresó al método de escalafón —que era el instrumento de control magisterial al depender el avance o retroceso de los educadores al libre arbitrio de los líderes—, tampoco resultó ser cierta, de acuerdo con las minutas de las reuniones de la mesa de negociación con la Sección 22 del 13 de enero y el 10 de febrero pasado, en las cuales no figura el compromiso que expresaban sus dirigentes. Al contrario, el IEEPO, que está bajo el control de la Sección 22, se comprometió a realizar los trámites administrativos necesarios para actualizar al personal. Sin decirlo, se refiere a cerca de siete mil plazas de maestros que, o no existen, o no pasaron por el censo obligado por la Reforma Educativa”.

Vale la pena leer con cuidado las afirmaciones de esos dos periodistas, pero también hacerlo a la luz de las minutas firmadas entre el Gobierno de Oaxaca, la Secretaría de Gobernación y la Sección 22, para corroborar que en realidad, lejos de aclarar una situación, lo que está pasando es que el gobierno federal intenta maniobrar en los medios de comunicación para que se deje de señalar una situación que día a día se refleja en la realidad oaxaqueña, y que no apunta sino a la derrota de la reforma educativa, y a la hegemonía de la Sección 22 en el ámbito educativo local, donde —como lo afirmaba el Secretario de Educación Pública— “la CNTE hace lo que quiere”.

 

LA MINUTA Y LA REALIDAD

Ambos periodistas afirmaban que no hay cuestión relacionada ni con presos políticos ni con escalafón, en las dos minutas firmadas entre la 22, el gobierno de Oaxaca, y Gobernación, en lo que va del año. Sin embargo, ¿cómo entender e interpretar, entonces, el Compromiso 1 de la minuta del 10 de febrero que, a la letra, dice lo siguiente:

“El gobierno federal garantiza el reconocimiento de los trabajadores de la educación, sus pagos en tiempo y forma, respetando sus derechos laborales y sus logros políticos, administrativos, económicos, sociales, jurídicos y sindicales, y en seguimiento a los acuerdos alcanzados en la reunión de fecha martes 13 de enero de 2015, en la Secretaría de Gobernación, donde se dio continuidad a la mesa de trabajo para la atención a las demandas de carácter laboral presentadas por la Sección 22 de la CNTE-SNTE”.

Ahí está la clave de lo que los comunicadores antes señalados dicen que no existe. Gómez Leyva y Riva Palacio sostienen que no hay acuerdo para continuar otorgando los ascensos por escalafón. Sin embargo, de la propia minuta se desprende que el primer acuerdo arrancado por los maestros a Gobernación es justamente el de respetar “sus derechos laborales y sus logros políticos, administrativos, económicos, sociales, jurídicos y sindicales”.

En esos derechos laborales, y en esos logros políticos, administrativos y demás es donde se encuentra la facultad de los maestros para continuar siendo ellos quienes conduzcan sus propias formas de determinación laboral, y la forma en que administran los procesos administrativos teniendo —como sí lo reconocen— sometido al IEEPO, que es la instancia que debiera servir como vaso comunicante entre la SEP y los profesores para el seguimiento de la implementación de las nuevas reglas que debieran regir al sistema de educación básica y media básica en la entidad.

¿Qué pasa? Que en realidad lo que parece estar intentando hacer Gobernación es un control de daños para tratar de aminorar la crítica sobre los acuerdos a los que ha llegado con la Sección 22. Al negarlo, tendría que explicar entonces la dependencia federal por qué ayer mismo no hubo clases —es el octavo paro de labores del presente ciclo— en las escuelas públicas de Oaxaca, por qué a los maestros no se les descuentan los días que no acuden a clases por su actividad sindical, y por qué la Sección 22 sigue teniendo el control de los procesos administrativos de la educación en el estado.

 

LOS PRESOS POLÍTICOS

Al afirmar que tampoco está en la mesa de negociación el tema de los llamados “presos políticos” de la 22, Gobernación a quien desmiente es a su propio interlocutor, Rubén Núñez. ¿Cómo negociar, entonces, en esas condiciones? En esto hay más mentiras y verdades ocultas, de las que a simple vista parece.