Campañas: el drama de los candidatos sin nociones ni propuestas

Candidaturas diputados federales Oaxaca

+ Ideas demagógicas, equivocadas e irónicas: son muestras de vacío


Es alarmante que en la primera semana de actividades proselitistas de los candidatos a diputados federales por Oaxaca, el único denominador entre los abanderados es el ayuno total de ideas y propuestas viables para la entidad. De un primer recuento de comunicados y actividades de algunos de los candidatos, puede verse que los ciudadanos podemos esperar propuestas demagógicas, ideas equivocadas, y hasta promesas irónicas de los candidatos, pero no una postura seria y congruente como candidatos a diputados.

En efecto, pasaron ya ocho días desde que iniciaron las campañas proselitistas, y seguramente no son pocos quienes querrían escuchar propuestas viales de los candidatos, de cara a los retos que tendrá la LXIII Legislatura federal. Esos retos están, básicamente, en el confeccionamiento del sistema de combate a la corrupción que tanto ha sido demandado desde la sociedad al Estado mexicano, y en la emisión de la normatividad que termine de reglamentar las reformas estructurales que se lograron concretar en esta primera mitad de la administración del presidente Enrique Peña Nieto. Acaso una de las tareas subjetivas, pero indispensables, que tendrá que hacer el Congreso en estos tres años siguientes, es la de vigilar, con responsabilidad y compromiso con la nación, la implementación de las reformas ya mencionadas.

El problema es que hasta el momento los abanderados no se han referido a nada de eso y, según parece, no tienen intención de hacerlo. De hecho, son contados los candidatos a diputaciones federales por Oaxaca que han estado dispuestos a reflejar en comunicados de prensa, o en sus páginas de internet, los mensajes y las propuestas que hasta ahora han llevado a sus electores. No obstante, de la revisión del poco material que existe al respecto, sí puede deducirse que lo que abunda son recuentos de actividades, reseñas de encuentros y mítines políticos, y algunos discursos. Pero también puede verse que en ellos es prácticamente inexistente cualquier viso de propuesta. Veamos.

Por ejemplo, la revisar los 10 comunicados que ha emitido la abanderada priista por el distrito 08, con cabecera en Oaxaca de Juárez, Beatriz Rodríguez Casasnovas, sólo se halló una suerte de compromiso que, a la letra, dice: “La aspirante a la cámara baja del Congreso de la Unión se comprometió a gestionar como diputada, de ganar este 7 de junio en las urnas, apoyo para realizar algunas de las obras que necesita esta colonia, Beatriz Rodríguez por su parte dijo, ‘Nosotras no les venimos a mentir, no nos gusta mentir, somos mujeres de trabajo, comprometidas con lo que hacemos, responsables y con sentido humano, el trabajo que nos respalda no es de hace 5 días cuando comenzó la campaña, nuestro trabajo viene de hace ya muchos años, hemos demostrado que las mujeres somos capaces de trabajar para la gente, somos tan aptas para llegar a ocupar cargos públicos como los hombres, entregamos resultados’”. Comunicado de fecha 10 de abril.

El compromiso puede ser loable, aunque es a todas luces insuficiente y desatinado. De hecho, algo que se ha cuestionado duramente en los últimos tiempos a los diputados federales y locales, es el hecho de que el centro de su labor y compromisos con la ciudadanía se encuentre en la gestión, y no en el trabajo legislativo.

Beatriz Rodríguez, en esta primera semana, no esbozó una sola propuesta relacionada con la labor legislativa que realizaría como legisladora federal, y sólo se limitó a reseñar sus encuentros con la ciudadanía que, si bien es una cuestión encomiable, no ofrece ninguna perspectiva de su posible labor sustantiva y sus compromisos como legisladora. Eso es lo que se refleja en sus comunicados.

CANDIDATOS EXTRAVIADOS

Francisco Martínez Neri, candidato del PRD por el mismo distrito que Rodríguez Casasnovas, en los pocos comunicados que pudieron localizarse en algunos medios digitales, dice tener una propuesta legislativa y pide a la ciudadanía que lo prefiera a partir de esa propuesta. Lamentablemente, en ningún punto de esos comunicados se hace referencia alguna al contenido de esa agenda o propuesta legislativa, y más bien se limita a hacer —igual que los otros candidatos— recuentos de actividades y colonias visitadas, que finalmente no ayudan a localizar en qué oferta legislativa se fundamenta su aspiración de ser diputado federal.

El caso que resulta aún más irónico es el del candidato del PAN, Sergio Bello Guerra. Éste, en su página web personal (sergiobello.mx) tiene tres propuestas generales, a saber: “1. Movilidad efectiva para que Oaxaca progrese (…) Impulsaré leyes que te permitan llegar a tu destino y que contemplen: Transporte público accesible y de calidad bajo un enfoque ambiental y de respeto al peatón. Que la movilización de pocos no afecte la movilidad de todos. 2. Impulso a tu economía familiar. Impulsaré leyes que establezcan las condiciones institucionales para contar con empleos dignos y bien pagados, así como el fortalecimiento al Seguro de Desempleo. 3. Seguridad para vivir tranquilos. Los oaxaqueños aspiramos a vivir en un estado donde prive la seguridad, libre de todo tipo de discriminación y violencia, donde se respeten los derechos humanos y nuestros hijos puedan desarrollarse en plenitud. Promoveré leyes que hagan de estos derechos una realidad”.

Evidentemente, esos planteamientos tendrían que partir de una pregunta concreta: ¿Qué ha hecho Sergio Bello como diputado local, por alcanzar esos mismos objetivos? No hace referencia alguna al respecto. Pues si el ayuno de ideas y propuestas es preocupante en el caso de Beatriz Rodríguez, esto es alarmante en las candidaturas de Martínez Neri y Sergio Bello, que o fueron diputados locales en el pasado reciente, o lo son actualmente, y que de ese trabajo pudieran fundamentar, primero, su aspiración —no legítima, sino legitimada en sus antecedentes— para ser ahora diputados federales, y segundo, tener un conocimiento más concreto y certero de lo que sustancialmente debe hacer un diputado, y de lo que debe ofertar para que sus propuestas puedan ser tomadas con seriedad y no como simples discursos vacíos y demagógicos, como hasta ahora ocurre.

SILENCIO TOTAL

Se echa de menos una campaña que tomara como base el combate a la corrupción en las mismas campañas electorales. ¿Cómo suponer que alguien los tome en serio, cuando todos están apostando a un posible triunfo electoral a partir de los clientelismos o del voto duro, y no de la verdadera conquista del voto ciudadano?