La equivocación de Warner

Ismael Ortiz Romero Cuevas 

El 18 de marzo, se cumplió un año que HBO Max presentó con bombo y platillo la película “Liga de la justicia de Zack Snyder”, misma que desde su lanzamiento se convirtió en un éxito cinematográfico del ‘streaming’ y en un fenómeno global sin precedentes, según palabras de una ejecutiva del estudio; vamos, la película hasta ganó en marzo de este año un premio Oscar que por primera vez otorgó el público. Todo parecía que iba bien con esa película que pese infinitas negativas de su existencia por parte de WB, finalmente la leyenda urbana fue cierta y resulta que ese corte sí existía, fue estrenado y triunfó. 

Sin embargo, un artículo reciente de la revista “Variety” asegura que los ejecutivos se arrepienten silenciosamente de haber liberado el ya aclamado corte de Snyder por una simple razón: después de su estreno, los seguidores de estos personajes cuestionan de manera incesante y hasta agresiva el liderazgo de Warner y sobre todo, el rumbo que le han dado a la marca DC, pues probaron que siempre tuvieron razón con respecto a la existencia de esa versión de “Liga de la justicia”, la hicieron un éxito y demostraron que el todopoderoso estudio, erró en la orientación que le había dado a los héroes más emblemáticos de la historia con versiones ‘descafeinadas’ de sus películas para asemejarse más a lo que realiza Disney con el exitoso universo de Marvel. Y en efecto, el que Warner Bros., les haya dado la versión de la película por la que tanto clamaron, pero con una funesta estrategia de marketing, generó que los consumidores de este tipo de producciones tengan un alto nivel de desconfianza en el producto, la marca y las decisiones que se tomen con respecto a ella; en este momento, pareciera que los fanáticos de DC y sus personajes tienen de gran enemigo a Warner, cuando debería ser al contrario. 

La nueva directiva del estudio, que ahora se llama Warner Bros.-Discovery, tiene como objetivo replantear el universo DC que sin duda, ha sido un gran negocio, pero sobre todo, deben tener el compromiso de restaurar la confianza de los fanáticos presentando productos que tenga satisfechas a ambas partes, eso lo tienen muy claro, de hecho, el mismo artículo menciona que los nuevos “jefes” en Warner, tienen la firme intención de llevar a los héroes de DC a la misma gloria que llevó Disney a Marvel, aunque no sea copiando la fórmula; sin embargo, la decisión recurrente de WB de ahorrarse unos millones de dólares en sus producciones sacrificando símbolos y cosas que su mercado meta considera emblemas por la razón que sea, es otro de los motivos por los que se han convertido en discrepantes pronunciados. La reciente cancelación de “Batgirl” es otro ejemplo, decisión que no solo cimbró a Hollywood entero, sino que nuevamente les da en el centro del sentimiento a los fans. 

Uno de los rumores más fuertes y que tienen que ver con las decisiones que buscan la reconciliación entre la marca DC y los fanáticos, es decir, consumidores, es que el cineasta y productor taiwanés nacionalizado estadounidense, Dan Lin, llegará a hacerse cargo de DC Films para producciones cinematográficas y televisivas; sin embargo, en otro tiempo, Lin fue uno de los más severos críticos del universo creado por Zack Snyder por lo que eso, tampoco cayó del todo bien a su mercado meta, pero Warner no ha ni confirmado ni desmentido ese rumor. Sin embargo, parece que Warner Bros.-Discovery, sí está dispuesto a echarse a la bolsa a su público nuevamente, y es que hace unas semanas, Jason Momoa confirmó vía su cuenta de Instagram que Ben Affleck vuelve como Batman haciendo un ‘cameo’ en la película “Aquaman y el reino perdido”, y también se divulga con insistencia que Henry Cavill tendrá una aparición como Superman en la película “Black Adam” que llegará a las salas de cine el próximo 21 de octubre, sin embargo, esa información tampoco ha sido confirmada ni desmentida, sobre todo porque el año pasado, Warner ya había anunciado de manera oficial que Cavill ya no laboraba en el estudio y dejaba de ser Superman. 

El as bajo la manga de Warner-Discovery y DC, es la película “The Flash”, que se estrenará el próximo 23 de junio de 2023 y que pretende ser algo así como el botón de reinicio del DCEU. El retraso de su estreno que estaba previsto para el verano de este año se debe, según el ‘insider’ “DC Unlimited”, a que la cinta está teniendo ‘reshots’ importantes, incorporando nuevos personajes que nuevamente se dice, pueden ser Batman con Ben Affleck y quizá Superman de Henry Cavill y por la reputación de quien informa, no debemos echar en saco roto lo que afirma. Lo cierto, es que Warner y DC, están enfrentando un nuevo obstáculo en los planes para el lanzamiento de “The Flash”: Ezra Miller y su comportamiento errático. Y aunque el reconocido histrión ya se disculpó de manera pública y con el estudio, asegurando sin entrar en detalles que padece de “un complicado trastorno mental” derivado del estrés de encabezar al elenco de una película tan costosa (algunos periodistas e ‘insiders’ aseguran que Miller de 29 años, podría padecer de trastorno de identidad disociativa), lo cierto es que su protagónico en esta ambiciosa película podría estar en riesgo por el cúmulo de delitos que se dice que el actor ha cometido y convertir a la película en un éxito mediano, si no se trabaja en regenerar la reputación de Miller. 

A pesar del éxito que ha sido “Liga de la justicia de Zack Snyder”, la mala estrategia de ventas y de comunicación de un estudio tan grande e influyente como Warner Bros., dieron como resultado que lo que debió ser un gran evento cinematográfico, se convirtiera en un pesado lastre para la nueva directiva, que está tratando de tomar las mejores decisiones para reparar esa relación con sus fanáticos. Rumores, hay muchos, lo cierto es que ver nuevamente a la trinidad de súper héroes encarnados por Ben Affleck (Batman), Henry Cavill (Superman) y Gal Gadot (Mujer Maravilla) encabezando la publicidad de DC Films, provee esperanzas de que las mejores versiones de estos personajes aún tienen mucho qué dar en el cine. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

El lado oscuro de Winnie The Pooh

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Tenía yo preparado un tema diferente para presentarles hoy, queridos lectores, sin embargo, ayer por la tarde que revisaba Twitter me percaté que el tierno oso Winnie The Pooh o Winnie Pooh, como lo conocimos todos los que fuimos niños pequeños en los ochenta, era tendencia y con mucha curiosidad, hice ‘click’ en aquellas etiquetas que hablaban del afectivo personaje y ¡oh sorpresa! Me encuentro con un avance realmente perturbador: “Winnie The Pooh: Blood And Honey” (Winnie The Pooh: sangre y miel) y dije ¡¿qué demonios?!

No sé si la sorpresa fue amena, tenebrosa, cuestionable o qué, lo cierto es que vi el avance de una película que creo, puede llevar al personaje a que lo veamos desde una perspectiva muy distinta y ahora se asemeje más a creaciones como Jason de la franquicia de “Viernes 13” o Michael Myers de la franquicia de “Halloween”. En serio, no sé qué creer con ese avance que a simple vista pareciera puede ser un éxito, pero también, está en esa cuerda floja en la que puede estar a punto de convertirse en una de esas cintas tremendamente malas que sirven más para burlarnos. Lo más probable es esto segundo. 

Sin embargo, la situación es que ayer por la tarde y noche, miles de fanáticos que crecieron con el regordete amigo de Christopher Robin, inundaron las redes repudiando el tratamiento que ahora le dan al personaje y por eso lo hicieron tendencia, pues después de hacer las delicias de muchos niños de generaciones pasadas que disfrutaron de sus tiernas aventuras en dibujos animados, ahora se encuentran con un monstruo antropomorfo y asesino serial en potencia, es decir, una figura llevada completamente al otro extremo. No sabemos en qué resultará este experimento que, a decir verdad, tampoco es tan novedoso dado que ahora todo lo que sea animación se busca llevarlo al ‘live action’ y hacer de que los personajes se conviertan en la antítesis de lo que nos hicieron creer al principio, y pongo de ejemplos a “Maléfica” de 2014 y “Cruella” de 2021, solo que esta vez, el bueno se volvió loco y malo. 

La principal diferencia con “Winnie The Pooh: Blood And Honey”, es que esta vez no es llevada por Disney a la gran pantalla, sino por una compañía de nombre Premiere Entertainment, y el desarrollo de la película pudo ser posible cuando el libro original de A. A. Milne se convirtió en una obra de dominio público en los Estados Unidos en enero de 2022, lo que resultó en que The Walt Disney Company ya no tuviera los derechos cinematográficos exclusivos de los personajes representados por primera vez en el libro. En la película también aparece “Pigglet” (Puerquito) que también pasó a ser del dominio público, pero no “Tigger” que aún sigue perteneciendo a Disney. Y aunque muchos reclamos de los fanáticos del personaje iban directos a Disney por permitir que hicieran esto con uno de sus personajes emblemáticos, lo cierto es que legalmente no pueden hacer mucho por lo que acabo de explicar. 

“Winnie The Pooh: Blood And Honey”, es dirigida por Rhys Frake-Waterfield en su debut como cineasta y que además, ya cuenta con experiencia como guionista de películas que llevan un personaje tierno al extremo opuesto, por ejemplo, “La masacre del conejito de pascua”. La cinta de Pooh será protagonizada por Nikolai Leon, Amber Doig-Thorne, María Taylor, Danielle Ronald, Craig David Dowsett como Winnie The Pooh y Chris Cordell como Puerquito y sí, el elenco nada famoso y el bajo presupuesto con el que contó la realización de la cinta, nos indica que seguramente será una película de las llamadas “serie B”, que probablemente ni siquiera llegue a las salas cinematográficas y se vaya directo a las plataformas. 

La sinopsis oficial de “Winnie The Pooh: Blood And Honey” dice: “Durante su infancia, Christopher Robin se hizo amigo de Winnie The Pooh, Piglet y sus amigos, jugaba con ellos y les proporcionaba comida. A medida que crecía, esas visitas se volvieron menos frecuentes, al igual que el suministro de alimentos, lo que provocó que Pooh y los demás se sintieran cada vez más hambrientos y desesperados. Cuando Christopher fue a la universidad, las visitas se detuvieron por completo, lo que provocó que Pooh y Piglet se volvieran completamente salvajes y desquiciados, desencadenando que comieran carne humana y asesinen a los visitantes de la cabaña del bosque de los Cien Acres que alguna vez fue su lugar de juegos. Ahora, Christopher ha regresado al bosque junto a su prometida, con la esperanza de presentarle a sus viejos amigos. Sintiéndose traicionados, esto los lleva a cometer una carnicería humana mientras enfrentan a un grupo de chicas universitarias que ocupan dicha cabaña”.

Aún sin fecha de estreno ni que se sepa nada más tras la liberación del perturbador ‘trailer’, seguro este nuevo experimento del ‘slasher’ será un producto que generará más guasas que aclamación; aunque en la industria del cine, nada se da por seguro. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

«Sandman»: Sí, pero no

Ismael Ortiz Romero Cuevas

Me dispuse a ver el fin de semana pasado, la serie de Netflix, “Sandman”. Y es que vi comentarios divididos en redes de gente que la veía en ese momento y que, algunos se mostraban encantados, otros un tanto confundidos y otros más, que no le veían ni pies ni cabeza a la nueva producción de Warner Bros. Televisión y DC Entertainment. 

Uno de los puntos que me generó confianza para ver la serie, es que el escritor de la novela gráfica de donde se basa, Neil Gaiman, participa en la escritura del guion para la adaptación televisiva, además de David S. Goyer, uno de los principales colaboradores de DC en su gama editorial y cinematográfica, que cuenta en su haber el ser autor de los guiones de la trilogía de “El caballero de la noche” y las primeras películas de DCEU: “Batman v Superman: el origen de la justicia” y “Mujer Maravilla” entre otros, además de la radionovela para Spotify, “Batman desenterrado”. Y con todo ese cúmulo de certidumbre, me dispuse a disfrutarla. 

Y en efecto, “Sandman” comienza con una gran historia que poco a poco nos atrapa y nos adentra en ese mundo de fantasía y terror, sin embargo, conforme avanza comienza a tener situaciones que, como espectador, me dejaron sinsabores. Los primeros cinco episodios pareciera que se trata de una serie completamente diferente a lo que veremos en el resto de la emisión, además, de que personajes y elementos que pensamos serán sustantivos para el desarrollo de la trama, poco a poco comienzan a perder importancia o son olvidados por completo sin una mínima explicación, el yelmo, por ejemplo. 

Esas situaciones me hicieron pensar que esas inconsistencias podrían ser a propósito para abarcar muchos más elementos dentro de la historia, sin embargo, el renombre de los escritores no me permite imaginar que de manera voluntaria plantearan elementos distantes para armar una trama que, en ocasiones, carece de sentido y que no permite desarrollar de manera eficiente ninguna de las situaciones planteadas en el inicio. Visualmente es una gloria, sin embargo, creo que los elementos visuales languidecen ante la falta de una trama equilibrada, que al final de cuentas hace que el trabajo actoral merme cuando no sabemos a ciencia cierta la justificación de lo que acontece. En más de una ocasión, tuve que regresar algunas escenas para poder entender acciones. 

Otro cantar son los protagonistas, que ha sido para mí, uno de los mejores ‘cast’ que he visto en una serie, pues cada actriz y actor, parece que nació para su personaje, comenzando por la gran Gwendoline Christie, que simplemente está grandiosa como Lucifer: Estrella de la mañana y sí, se nos olvida por completo que también nos conquistó como Lady Brianne de Tarth en “Game Of Thrones”; Jenna Coleman como Johanna Constantine es otro gran acierto de la serie, asimismo Boyd Holbrook como El Corintio y David Thewlis que siempre es una garantía. Pero no puedo decir lo mismo de Tom Sturridge, protagonista de la serie y que no sé si sea su actuación, un problema de guion o de dirección, la situación es que Morfeo / Sandman, no acaba de ser un personaje que deslumbre y que tenga la fuerza necesaria para convertirse en un héroe que sea recordado, y aunque su tratamiento es de naturaleza enigmática, la tibieza de su carácter comienza a ser un problema en los episodios donde se acerca el final. 

Nadie duda de que la estética y la gran producción de “Sandman” sean algo realmente sorprendente, la situación es que la falta de foco en una historia principal dentro de la serie nos deja con la sensación de que se ha resuelto ningún conflicto, pues nada cuaja a un nivel que nos deje instigados. En efecto, no es el bombazo que Netflix nos anunció, sin embargo, es muy probable que pronto se anuncie una nueva temporada por el éxito que ha sido, aunque poco a poco, los comentarios hacia ella se comiencen a dividir. Ahora sí que les digo, hay que verla con expectativas medianas. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

Los jóvenes famosos y la salud mental

Ismael Ortiz Romero Cuevas 

El domingo ya muy entrada la noche, el actor británico de 26 años, Tom Holland, sorprendió al mundo al subir a su perfil de Instagram un video en el que se despedía de manera temporal de las redes sociales, argumentando que éstas le están provocando estragos en su salud mental;  sin especificar cuál era el padecimiento o problema que le obligaba a tomar esta decisión, el también bailarín mencionó: “He tomado un descanso de las redes sociales por mi salud mental, porque considero que Instagram y Twitter son sobre estimulantes, abrumadoras” dijo el protagonista de la nueva franquicia de “El hombre araña” a sus casi 70 millones de seguidores. “Me quedo atrapado y caigo en un espiral cuando leo cosas sobre mí en línea. Y, en últimas, es muy perjudicial para mi estado mental. Entonces, decidí alejarme y eliminar la aplicación”, mencionó también. 

Holland se une a la larga lista de artistas de talla mundial y que son menores de 30 años, que deciden apostar por su estabilidad emocional y dejar las redes sociales donde generalmente se exponen de manera excesiva e innecesaria, a veces por gusto y a veces también por presiones de disqueras, estudios cinematográficos, marcas patrocinadoras, promoción de sus trabajos, etc., y que acarrean responsabilidades extra a los jóvenes famosos aparte del rendimiento en su labor artística. Así, personalidades jóvenes como Justin Bieber, Shawn Mendes, Camila Cabello, Millie Bobby Brown, Ed Sheeran, Selena Gómez, Finn Wolfhard o Cardi B, por mencionar algunos, han decidido cerrar sus cuentas de redes ya sea temporalmente o de manera definitiva por diversas razones, pero todos coinciden en que la sobre exposición de sus vidas e imagen les ha provocado problemas en su salud mental.

Coincidentemente, el mismo domingo en nuestro país, el ‘influencer’ y estrella de TikTok de 21 años, Paco de Miguel, cerró también su cuenta de Twitter por recibir comentarios ofensivos a su persona derivados de su terrible actuación en la final del ‘reality show’ “La academia”, donde su personaje de “Miss Leti Mondragón” no logró conectar ni con la audiencia de televisión ni con los presentes en el foro, además, de que fue víctima de un vejatorio y sobrado desplante de parte de la actriz y cantante Lola Cortés, quien nuevamente funge como crítica en ese circo de los horrores televisivo. 

Lo rescatable de todo esto, es que en este tiempo a los jóvenes ya no les da pena hablar de su salud mental y de las cosas que tienen qué hacer o dejar de hacer para preservarla, es por ellos, que padecimientos tan comunes (y que antes se escondían) como la ansiedad, la depresión, el trastorno obsesivo compulsivo, el insomnio, los trastornos de conducta o el trastorno por déficit de atención e hiperactividad han dejado de ser un estigma negativo para el desarrollo de los adolescentes y jóvenes en los ámbitos en los que se desenvuelven. Que algunos famosos hagan público que a ellos también les sucede, se convierte en un plectro para los chicos que viven con alguna complicación en su salud mental o que su diagnóstico ha sido reciente derivado del confinamiento por la pandemia y que generó que el número de casos en adolescentes y jóvenes aumentara de manera significativa por la falta de contacto social, los cambios de hábitos, los problemas económicos y anímicos familiares, pero sobre todo, por la ausencia de las actividades escolares. 

Hubo una generación en la que nos enseñaron que tolerar cualquier tipo de situaciones que dañaran nuestra salud mental era lo correcto, es más, creo que no se esclarecía del todo, cuáles podían ser las consecuencias de esto ni qué era la salud mental. Por esto, muchas personas más grandes decimos que estamos hechos a las dificultades, pero lo cierto, es que por educación (y que tampoco fue culpa de nuestros padres porque así fueron educados también), normalizábamos el acoso escolar, la explotación laboral, las ofensas, las burlas, los comentarios hirientes y demás en un afán de justificar el comportamiento de la otra persona sin importar cómo nos sintiéramos nosotros. Por eso, es de celebrarse que en este tiempo ya se hable de manera más abierta de la salud mental y más, que lo hagan los jóvenes, quienes ya están dando muestra de una evolución de pensamiento. 

El video de Tom Holland, generó no solo apoyo por parte de sus millones de fanáticos en el mundo, sino que también cosechó elogios de otros famosos como Justin Bieber, quien le comentó un corto pero sincero: “Te amo”. Asimismo, el luchador profesional de nombre Ricochet le escribió: “Hombre, eres una inspiración para muchos. Pero lo que importa es tu salud física y mental, así que cuídate y vuelve mejor que nunca”. 

La situación de Holland y de muchos otros famosos, sí debe servir de ejemplo para que todos cuidemos de nuestra salud mental, pues los estragos que trae el no estar al pendiente de ella son realmente severos, pues de ella depende nuestra estabilidad emocional y de quienes nos rodean, esto también debe ser motivo para manejar con más prudencia las redes sociales y evitar que el publicar o revisar las mismas influya en nuestra convivencia con quienes queremos. La salud mental, es un tema, que debemos tomar con mucha importancia.

Mi Twitter:

@iorcuevas 

«Running Up At The Hill (A Deal With God»: su momento es hoy

Ismael Ortiz Romero Cuevas 

Lo dije en la entrega del pasado martes 31 de mayo, la cantante británica Kate Bush se sacó la lotería este 2022, cuando su tema, el hoy célebre “Running Up That Hill (A Deal With God)”, apareció en uno de los momentos climáticos del volumen uno de la cuarta temporada de “Stranger Things”. Y es que el caso no es menor, la canción en dos días se convirtió en un fenómeno global como pocos éxitos del pasado lo han logrado, siendo el fin de semana del estreno de la serie, la canción más vendida de iTunes y de las más escuchadas en Spotify. Y la semana pasada por fin lo logró, el corte “Running Up That The Hill (A Deal With God)”, alcanzó el 17 de junio por fin, el primer puesto en las listas de popularidad de Reino Unido, Noruega, Suecia, Australia, Suiza, Países Bajos y Austria; además de ingresar al Top 5 del Billboard Hot 100 en los Estados Unidos y en nuestro continente. 

Bush, siempre ha sido una artista a quien le gustó tener el control creativo de sus trabajos, además, es algo evasiva en las entrevistas. No le gusta platicar con los medios de comunicación en general, muestra nerviosismo y no se siente del todo cómoda contestando los cuestionamientos, sin embargo y por lo que está sucediendo su ‘track’ actualmente, la cantautora británica por fin dio una entrevista a la BBC, donde externó su emoción por lo que está sucediendo con su canción, publicada originalmente en su álbum “Hounds Of Love” de 1985. Entre otras cosas, mencionó su gran beneplácito al poder ver como una nueva generación, sobre todo de niños y adolescentes, está adoptando el corte dentro de sus coplas predilectas y se emocionen al escucharlo; “llegar a una nueva generación sin esperarlo y con un tema que tiene casi 40 años, es un sentimiento indescriptible”, mencionó. 

En esa misma charla con la cadena de medios británica, Bush también mencionó que los ejecutivos de Netflix y los productores de la serie, tuvieron que hacer un esfuerzo descomunal de convencimiento con ella, pues no quería autorizar que “Running Up That Hill (A Deal With God)” apareciera en la serie. “Tenía miedo de lo que pudiera pasar con la canción y con la recepción; creí que no encajaba dentro de la trama de la serie y me dijeron que harían pequeños arreglos nuevos para que pareciera más dramática. Finalmente, y no tan convencida, accedí a que utilizaran la canción y sucedió lo que ninguno imaginamos que pasaría”, agregó. 

Y en efecto, nadie imaginó lo que el ‘track’ generaría a casi cuatro décadas de su publicación y para eso, revisemos algo de números: desde la aparición de la cuarta temporada de la serie en Netflix, hace un mes aproximadamente, la canción ha generado ganancias en promedio de 500 mil dólares por semana, la disquera de Bush, Parlophone UK, que en 1985 era propiedad del gigantesco emporio EMI (hoy absorbido por Universal Music) ha desaparecido, por tanto, todos los ingresos generados hasta este momento son únicamente para ella. Esa euforia por la canción también apareció en TikTok, red social utilizada mayormente por la generación ‘centenniall’ y donde la canción fue utilizada más de 530 millones de veces en los videos, con el ‘hashtag’ #RunningUpThatHill; ahí hay que aumentar las veces en las que algunos usuarios hayan olvidado poner la etiqueta. El video original del ‘single’, acumula más de 75 millones de visualizaciones en YouTube, que aumentaron en un mes, gracias a “Stranger Things” y que en once años de estar disponible en la plataforma de videos no acumulaba ni los diez millones de vistas. En los ‘charts’ de Reino Unido, Bush desbancó a “As It Was” de Harry Styles, que ocupaba la cima desde hacía seis semanas. Bush también está rompiendo varios récords en su país, uno de ellos la menciona como la artista de mayor edad en encabezar la lista de popularidad (actualmente tiene 63 años) y la brecha más larga para dos primeras posiciones, pues han pasado 44 años desde que su sencillo “Wuthering Heights” alcanzó esa posición en 1978. Y, por si fuera poco, la canción debutó esta semana en nuestro continente, en el puesto número cuatro en el Billboard Hot 100 con tendencia a ascender posiciones, algo que no ocurrió en el lanzamiento original. 

No podemos negar que “Stranger Things” es un fenómeno global, que además, muestra la actual supremacía de las series producidas por las plataformas en ‘streaming’ y lo que puede ser el fin de la televisión tradicional. Y ese fenómeno, se hace patente cuando una canción que apareció en el mercado hace 37 años, se ha convertido en una de las favoritas de esta generación; Kate Bush escribió en sus redes sociales que nunca había experimentado un éxito como este en su carrera y aunque cantantes como Tori Amos, Fiona Apple, Lady Gaga, Bat For Lashes, el dueto “Goldfrapp”, Florence Welch, Joanna Newsom, Tricky y Outkast la han mencionado como una gran influencia en su música y en sus carreras, es este tiempo el que estaba destinado para que ella se volviera leyenda. Este es su momento y el de su tema que se ha convertido ya, en un ‘track’ histórico. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas 

Mariah Carey al Salón de la Fama de Compositores

Ismael Ortiz Romero Cuevas

El pasado jueves por la noche y después de dos años de suspensión por la pandemia del SARS-Cov-2, en una ceremonia se anunciaron a los nuevos integrantes del Salón de la Fama de Compositores, uno de los máximos reconocimientos a quienes se dedican a escribir canciones para artistas consagrados; y es que, hacer que una canción tenga los elementos que la haga un éxito, créanme que no es en absoluto fácil. 

Los nuevos integrantes del prestigiado recinto son: el dúo irlandés “Eurythmics”, conformado por Annie Lennox y Dave Stewar y que lideró las listas en la década de los ochenta con temas como “Sweet Dreams (Are Made Of This)” o “Here Comes The Rain Again”. Ingresaron también el dúo de escritores y productores llamados “The Neptunes”, que lo integran Pharrell Williams y Chad Hugo y que son reconocidos por ser ellos los pioneros en la forma de hacer música desde la década de los noventa y de la popularización del género urbano, creando grandes éxitos para artistas como Britney Spears, Mariah Carey, Justin Timberlake, Usher, Beyoncé o Jay-Z entre algunos otros. Ingresaron también el músico de blues psicodélico Steve Miller y los no menos emblemáticos Isley Brothers. 

Pero el ingreso que causó un gran beneplácito en la industria fue el de Mariah Carey, una de las cantantes, productoras y compositoras más exitosas en la historia de la música y que, aunque no ha entregado temas para que sean interpretados por otros artistas, sí son de su autoría 18 de sus 19 temas que han llegado al número uno en Billboard Hot 100, además, de que sus materiales discográficos son prácticamente conformados por temas escritos, arreglados, producidos e interpretados por ella.

Otro mérito que el Salón de la Fama de Compositores le reconoce a Carey, es que ha sido una artista que ha conseguido obtener primeros sitios con sus temas en las décadas de 1990, 2000, 2010 y 2020; también por la canción “All I Want For Christmas Is You”, que desde su publicación en 1994 ha alcanzado los primeros lugares de popularidad en Billboard Hot 100, siendo en 2019, 2020 y 2021, años en los que alcanzó la cima y se considera ya una especie de villancico moderno para las épocas navideñas. Los números de Carey también es algo que no es tema menor: es la artista con vida con más temas en el número uno, superada solo por “The Beatles”. Siendo casi todos de su autoría, el porcentaje de su participación como autora por cada uno de sus álbumes va de la siguiente manera: 

1.- “Mariah Carey” (1990) 100% – Escribió los once ‘tracks’ que lo integran. 

2.- “Emotions” (1991) 100% – Escribió los diez ‘tracks’ que lo integran. 

3.- “Music Box” (1993) 90% – Escribió nueve de los diez ‘tracks’ que lo integran. 

4.- “Merry Christmas” (1994) 30% – Escribió tres de los diez ‘tracks’ que lo integran. 

5.- “Daydream” (1995) 92% – Escribió once de los doce ‘tracks’ que lo integran. 

6.- “Butterfly” (1997) 92% – Escribió once de los doce ‘tracks’ que lo integran.

7.- “Rainbow” (1999) 93% – Escribió trece de los catorce ‘tracks’ que lo integran. 

8.- “Glitter” (2001) 75% – Escribió nueve de los doce ‘tracks’ que lo integran. 

9.- “Charmbracelet” (2003) 93% – Escribió catorce de los quince ‘tracks’ que lo integran. 

10.- “The Emancipation Of Mimi” (2005) 100% – Escribió los dieciocho ‘tracks’ que lo integran. 

11.- “E=MC2” (2008) 100% – Escribió los catorce ‘tracks’ que lo integran. 

12.- “Memoirs Of An Imperfect Angel” (2009) 94% – Escribió 16 de los 17 ‘tracks’ que lo integran. 

13.- “Merry Christmas II You” (2010) 41% – Escribió cinco de los doce ‘tracks’ que lo integran. 

14.- “Me. I Am Mariah: The Elusive Chanteuse” (2014) 94% – Escribió dieciséis de los diecisiete ‘tracks’ que lo integran. 

15.- “Caution” (2018) 100% – Escribió los diez ‘tracks’ que lo integran. 

16.- “The Rarities” (2020) 87% – Escribió trece de los quince ‘tracks’ que lo integran. 

Carey misma, ha comentado en diversas entrevistas que ella se considera más escritora y compositora que cantante, a pesar de que es una de las más grandes vocalistas de la historia, sin duda, sus letras, su música y sus aportes, han hecho que se le considere una de las mayores arreglistas de todos los tiempos, por ejemplo: es de Mariah Carey, la primera canción que introdujo los ritmos urbanos como el hip-hop y el rap en 1995, y que fue el sonido que imperó en lo que restó de la década de los noventa y la siguiente: “Fantasy (ODB Mix)”; también es de su autoría, la que se considera la canción más exitosa de todos los tiempos: “One Sweet Day”, que además interpreta a dúo con “Boyz II Men” y que lideró las listas mundiales por dieciséis semanas consecutivas. 

Uno de los puntos más interesantes de la carrera musical de Mariah Carey, es que, aunque tiene un cúmulo de millones de fanáticos alrededor del mundo que la mantienen como una de las artistas con mayores ventas, también cuenta con un número impresionante de ‘haters’, que se dedican a demeritar su trabajo, mencionando entre otras cosas que únicamente vive de glorias pasadas. Lo cierto, es que Carey es la artista surgida en la década de los noventa, con mejor desempeño en sistemas modernos de venta de música y en plataformas, superando en este rubro a la mismísima Madonna, Britney Spears, Whitney Houston y Celine Dion; también se le exalta, que ha sabido evolucionar con gran habilidad, a los sistemas modernos de ventas de música sin descuidar a su público que la sigue desde hace 32 años, editando aún sus trabajos en los formatos de disco compacto y ahora, en vinyl. 

Independientemente del beneplácito que sienten sus seguidores de su inclusión en el Salón de la Fama de Compositores, los especialistas también mencionaron que es un laurel que se le debía a la artista oriunda de Nueva York desde hace varios años, pues su música ha trascendido fronteras y sus letras, que han sido catalogadas como de las más perspicaces y sensibles dentro de la industria, han inspirado a artistas modernos como Sam Smith, Taylor Swift, Adele, Ariana Grande, Jennifer Hudson, Anne Hathaway, Justin Timberlake, Drake, Alicia Keys o Rosalía, que la admiten como una de sus mayores influencias. Mariah Carey, es una grande de la música, pésele a quien le pese y este nuevo reconocimiento, lo confirma. 

Mi Twitter: 

@iorcuevas