25 de noviembre: revuelta se disip贸; impunidad, no

Date:

+ Tres a帽os despu茅s, 鈥渁rreglos鈥 e impunidad: el saldo

Estos son los tres discursos que seguramente se podr谩n escuchar el d铆a de hoy, en el marco del tercer aniversario del m谩s violento enfrentamiento ocurrido entre la PFP, y los integrantes de la Secci贸n 22 del SNTE y la APPO, durante la revuelta popular de 2006. Los grupos que entonces figuraban como inconformes, evocar谩n la represi贸n de que fueron objeto; el Gobierno del Estado reiterar谩 la concordia y el di谩logo con esas y todas las expresiones ciudadanas; y el gobierno federal se seguir谩 acogiendo a la declaraci贸n de inocencia, que hace unas semanas emiti贸 a su favor la Suprema Corte de Justicia sobre su actuaci贸n en el conflicto. M谩s all谩 de esos discursos previsibles, el resultado de esa jornada se traduce en dos palabras: impunidad total.

驴Qu茅 ocurri贸 el 25 de noviembre de 2006? Recordemos algunos detalles de aquellos episodios: las fuerzas federales hab铆an ingresado a la capital oaxaque帽a 27 d铆as antes; en varias ocasiones luego de la llamada 鈥渢oma de Oaxaca鈥 鈥攐currida el 29 de octubre鈥 hab铆an ocurrido algunos enfrentamientos menores entre la PFP y c茅lulas de las organizaciones inconformes. Ya para entonces, la APPO hab铆a sido reforzada lo mismo por cegeacheros de la UNAM, que por integrantes de los movimientos sociales conocidos popularmente como 鈥渓os atencos鈥, 鈥減anchosvillas鈥, y asesores provenientes de la guerrilla, entre otros, sin dejar de lado a quienes espont谩neamente sal铆an a las calles a reforzar la lucha.

El 25 de noviembre de 2006, la APPO llam贸 a la celebraci贸n de la S茅ptima Megamarcha, en protesta por la represi贸n, por el incumplimiento a sus demandas, y por la presencia de las fuerzas federales en la capital oaxaque帽a. Los organizadores de esa movilizaci贸n, anunciaron el establecimiento de un cerco humano 鈥攄e duraci贸n indefinida鈥 a los elementos federales que se hallaban apostados en el Centro Hist贸rico, con el objeto de minarlos y obligarlos a retirarse. La idea era tenderles un aut茅ntico Estado de Sitio, que los diezmara y les cortara el abastecimiento de todo tipo de insumos.

La APPO, sin embargo, no logr贸 la convocatoria esperada. Para entonces, la constancia de los enfrentamientos, y la violencia que hab铆an mostrado los seguidores m谩s radicales del movimiento social, desanimaron a muchos oaxaque帽os que en otras condiciones s铆 habr铆an salido a atender el llamado. Ante la escasez de elementos humanos, la APPO no pudo tender el cerco anunciado a la PFP y, en apariencia, la marcha iba a terminar con un mitin pol铆tico y algunos brotes aislados de violencia.

No fue as铆. De entre las columnas de inconformes emergieron las c茅lulas de choque, que en otros momentos ya hab铆an actuado en contra de los federales. El enfrentamiento comenz贸, a pesar de que el entonces principal dirigente visible del movimiento, Flavio Sosa, trataba de llamar al orden a sus seguidores. 脡l mismo fue encarado por quienes ya se enfrentaban a la PFP, perdiendo el control total de la marcha.

El saldo fue negativo para todos: las fuerzas federales detuvieron a 149 personas, bajo los cargos de haber participado en esa jornada violenta. El choque dur贸 varias horas, dejando como saldo una veintena de edificios incendiados en el Centro Hist贸rico, alrededor de un centenar de autom贸viles incendiados, y una sociedad oaxaque帽a agraviada por ser testigo presencial de c贸mo la ignominia llegaba a su punto cr铆tico en medio de un movimiento que parec铆a tener m谩s beligerancia que rumbo pol铆tico.

3 A脩OS DE IMPUNIDAD

Cuando esa jornada violenta ocurri贸, la Polic铆a Federal mostr贸 que sus eficaces m茅todos de disuasi贸n de agitaciones sociales, en realidad no lo eran tanto. A pesar de las detenciones logradas, el costo del enfrentamiento fue alto, porque la ciudad qued贸 envuelta en llamas, porque cientos de oaxaque帽os resintieron agravios en sus derechos, persona o patrimonio, y porque finalmente ninguno de los cargos bajo los cuales fueron aprehendidos los 149 presuntos appistas que participaron de los disturbios, fue sostenible ante los tribunales competentes.

La eficacia del Gobierno del Estado, tambi茅n qued贸 en una duda que hasta hoy no puede despejarse. Luego de aquel hecho culminante 鈥攅n que la PFP retom贸 por completo el control de la capital oaxaque帽a鈥, la administraci贸n estatal prometi贸 aplicar todo el peso de la ley para los responsables de los disturbios.

Por si esto fuera poco, ese fue el momento que marc贸 la erradicaci贸n de la legitimidad y el rumbo pol铆tico que entonces parec铆a tener el movimiento popular. La APPO se desentendi贸 totalmente de las exigencias pol铆ticas que le marcaba el momento, y prefirieron optar por el aprovechamiento de la bandera de la represi贸n y la existencia de presos pol铆ticos, para sostener su existencia para los meses siguientes. Es decir, que las banderas de la democratizaci贸n de Oaxaca, fueron guardadas para un mejor momento 鈥攓ue, para ellos, a煤n no llega.

As铆, todos fallaron y lo que coronaron fue la impunidad: m谩s temprano que tarde, en 2007, el gobierno estatal y los grupos inconformes volvieron a sentarse a la mesa de di谩logo. El entonces secretario General de Gobierno, Manuel Garc铆a Corpus, estableci贸 como su principal herramienta de negociaci贸n con la APPO y la Secci贸n 22, la de la impunidad. As铆, el procurador Evencio Mart铆nez se convirti贸 en asesor de los inconformes, y los recursos de desvanecimiento de pruebas permitieron la exoneraci贸n de todos los acusados como responsables.

Pensemos que, en efecto, los 149 detenidos en esa jornada son inocentes. Es 鈥攏os guste o no鈥 la verdad legal. El problema, para todos, es que nadie pag贸 鈥攏i pagar谩鈥 por los quebrantos a la ley, al patrimonio p煤blico, y al de terceros, que entonces se cometieron. Todos se conformaron con transigir sus pretensiones e intereses. Por eso, el 25 de noviembre no deb铆a evocarse ni la represi贸n ni la violencia y el restablecimiento del orden. Es un ejemplo negro de c贸mo la impunidad en Oaxaca avasall贸 a todos por igual.

NUESTRA INFAMIA

Esto apuntamos hace un a帽o, y hoy lo reiteramos: 鈥淎unque parezca una afirmaci贸n 鈥榩ol铆ticamente incorrecta鈥, ojal谩 que nadie rehabilite el edificio del Tribunal Superior de Justicia (鈥) Ojal谩 que siga as铆, para que cada que pasemos por ah铆, el inmueble en ruinas nos haga recordar de lo que hemos sido capaces de hacer, en contra de nosotros mismos. Ojal谩 que al menos as铆, podamos obligarnos a tener un poco de memoria hist贸rica.鈥

almargen@tiempoenlinea.com.mx

almargenoaxaca.wordpress.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Solo un priista puede acabar con el PRI

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos Desde las 煤ltimas...

AL MARGEN || Los pozoleros: 鈥楥uando la perra es brava, hasta a los de la casa muerde鈥︹

Adri谩n Ortiz Romero Cuevas聽 Viernes 26 de mayo de 2023 驴Cu谩nto...

Adi贸s a la reina del rock: Tina Turner en datos

Ismael Ortiz Romero Cuevas Ayer mi茅rcoles 24 de mayo, una...

Del mal gusto a lo rid铆culo

Par茅ntesis M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas聽 Tengo que aceptar...