Violencia, nuevo s铆ntoma de descomposici贸n social

Date:

+ Ejecuciones, bombas, linchamientos: 驴Qu茅 ocurre?

A golpe de vista, la imagen publicada ayer lunes en la portada de TIEMPO, y en los principales medios impresos en Oaxaca 鈥攄e un joven asaltante atado por pobladores a un poste y a punto de ser linchado en la agencia citadina de Pueblo Nuevo鈥, evocaba algunos de los m谩s negros episodios del conflicto magisterial y popular ocurrido en 2006. S贸lo que, a diferencia de entonces, en esta ocasi贸n hab铆a un espeluznante elemento adicional: ahora s铆, los enardecidos pobladores estaban dispuestos a golpear y prender fuego al presunto delincuente. 驴Qu茅 pasa en Oaxaca?

Sin duda, las autoridades estatales 鈥攐 de cualquiera de los tres 谩mbitos de gobierno鈥 podr铆an asegurar que estos son hechos aislados. Sin embargo, es evidente que todo incremento de los 铆ndices de violencia debe analizarse de forma conjunta y sistem谩tica. Si bien es cierto que es improbable establecer relaci贸n directa entre hechos ocurridos en momentos, circunstancias y lugares distintos, es claro que entre todos ellos s铆 existen ciertos nexos causales que no deber铆an desde帽arse.

驴De qu茅 hablamos? De que quiera o no aceptarlo la autoridad, en las 煤ltimas semanas ha habido un incremento importante en los 铆ndices delictivos, y de violencia social en Oaxaca, que no s贸lo refiere a una mayor actividad del crimen organizado o la delincuencia com煤n, sino que tambi茅n constituyen un cuestionamiento ciudadano importante a la autoridad, e incluso una afrenta directa a quienes, se considera, no han cumplido con su deber respecto a los delitos que se cometen.

As铆, en el recuento, s贸lo la semana pasada hubo dos enfrentamientos importantes entre presuntos miembros de la delincuencia organizada, y corporaciones policiacas estatales y municipales. En Acatl谩n de P茅rez Figueroa ocurri贸, al iniciar la semana previa, un choque violento en el que los criminales demostraron su libertad de actuaci贸n, su superioridad, la impunidad con la que operan, y su implacabilidad a la hora de cumplir con sus objetivos. S贸lo de ese hecho, resultaron muertas 14 personas. Ninguna baja fue para el comando criminal que ejecut贸 a civiles y polic铆as no en cuesti贸n de minutos, sino en un operativo que dur贸 varias horas y se desarroll贸 en diversos sitios.

Casi al mismo tiempo hubo otro hecho importante. Una patrulla de elementos de la Polic铆a Estatal fue atacada por un grupo de sujetos, en un poblado del distrito de Etla, cuando intent贸 hacer una revisi贸n de rutina. En el ataque, los atacantes sacaron a relucir armas de alto poder y destruyeron la unidad policiaca presuntamente al arrojar una granada de fragmentaci贸n que, adem谩s, lesion贸 gravemente a dos efectivos de las fuerzas regionales de la Polic铆a Estatal.

A esto se sum贸 la colocaci贸n de un artefacto explosivo el pasado viernes en la zona conurbada del municipio de Oaxaca de Ju谩rez. El pasado domingo, un grupo de pobladores intent贸 linchar a un delincuente en la agencia de Pueblo Nuevo. En ese hecho, particularmente, los pobladores no s贸lo golpearon al presunto delincuente, sino que tambi茅n agredieron hasta lesionar gravemente a dos elementos de las fuerzas estatales, que intervinieron para intentar rescatar al individuo a quien pretend铆an prender fuego.

Por si fuera poco, hace dos semanas antes un grupo de enardecidos pobladores del municipio istme帽o de Salina Cruz hab铆an golpeado, hasta casi matar, a un individuo que presuntamente pertenec铆a a una banda de asaltantes. Al tenerlo moribundo, y ante la mirada expectante de la autoridad, el supuesto delincuente fue rociado con combustible y quemado vivo. Hace menos de un a帽o, aqu铆 en Oaxaca de Ju谩rez, otros taxistas por poco asesinan a otro delincuente.

Ante tantas afrentas y demostraciones desproporcionadas de fuerza, por parte de la ciudadan铆a y de grupos desestabilizadores o violentos, no es excesivo preguntarnos: 驴qu茅 pasa con la autoridad?

AUTORIDAD, SIN RESPETO

Desempolvamos de la memoria los episodios ocurridos aqu铆 durante el conflicto magisterial de 2006 en relaci贸n a la delincuencia, porque ante las im谩genes, son lo m谩s cercano que tenemos. Hace cuatro a帽os, la ciudadan铆a cazaba a los delincuentes y los ataba en postes de energ铆a el茅ctrica ante la ausencia de representantes del orden. S贸lo que entonces no exist铆a el 谩nimo de lincharlos. Y ahora s铆. 驴De nuevo estamos en presencia de un vac铆o de autoridad?

La pregunta no es ociosa. Porque, en realidad, ante lo que estamos es frente a los primeros visos de un hartazgo aut茅ntico, y un desentendimiento del orden, que comienza a materializarse a trav茅s de acciones desafiantes a la ley. Otro ejemplo claro de lo anterior, ocurri贸 al d铆a siguiente de los hechos de Acatl谩n y Telixtlahuaca, cuando un grupo de individuos realiz贸 pintas en una patrulla de la Polic铆a Estatal, que se encontraba estacionada en las inmediaciones del hospital general del Seguro Social, aqu铆 en la capital oaxaque帽a, resguardando a los involucrados en los hechos del d铆a previo.

A plena luz del d铆a, y teniendo a agentes policiacos a unos metros, alguien 鈥渞ay贸鈥 con aerosol una camioneta oficial. 驴No es esta una demostraci贸n directa de c贸mo la autoridad es cada vez m谩s relativa en la entidad? Todo esto deber铆an comenzar a cuestion谩rselo no s贸lo quienes tienen a cargo la labor directa de seguridad p煤blica, sino todos los que se encuentran involucrados en la manutenci贸n de esa entelequia que hoy entendemos por 鈥淓stado de Derecho鈥.

Si las fuerzas del orden no pueden cumplir con el combate a la delincuencia com煤n y organizada; si los 贸rganos de procuraci贸n de justicia se encuentran desmembrados y cumplen 煤nicamente en lo representativo; si la ciudadan铆a siente que no se le hace justicia; y si a 茅sta misma se le permite la violencia y la justicia por mano propia, entonces en Oaxaca tendremos que estar preparados para vivir nuevos episodios de violencia y exceso, que antes ya hemos vivido y que tienen como punto de referencia no s贸lo el desd茅n por la autoridad, sino sobre todo la p茅rdida de la noci贸n de d贸nde terminan las potestades de los particulares, y hasta d贸nde 茅stos se exceden ante la ausencia y la ineficacia de la autoridad. Las afrentas est谩n ah铆. S贸lo las instancias involucradas saben si lo reconocen o no.

驴COINCIDENCIA?

Quienes pretenden desestabilizar, tambi茅n pretenden revivir otros episodios de 2006. Habr谩 que tomar con muchas reservas la versi贸n que la bomba del pasado viernes y otras acciones, tienen como origen la APPO o el EPR. Es lo que, desde el poder, quisieran hacer creer a la poblaci贸n, para asustarla. Abundaremos.

almargen@tiempoenlinea.com.mx

almargenoaxaca.wordpress.com

1 COMMENT

  1. Claro que es de pensarse lo que nos plasmas Adrian…. y te comento que desde mi punto de vista, NO SOLO la delincuencia organizada est谩 haciendo sus desmanes sino tambi茅n cualquier “hijo de……………….. vecino” que quiere dinero f谩cil y sale a robar.

    No es de esperarse que cuando se dejen venir los “catorrazos” entre los grupos de seguidores pol铆ticos de la contienda de este julio, la polEc铆a de pasos atr谩s para no salir rasgu帽ada y NUEVAMENTE a la ciudadan铆a nos dejen desprotegida entre las l铆nea de fuego.

    Pero en fin… siento que son tantos a帽os los que ha pasado esto, que en problema de fondo es que tenemos una polic铆a desmoralizada y unos grupos radicales / delincuentes con un gran EGO.

    Saludos y nos leemos! Buen martes.

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || Gubernaturas, 隆matanga!

Aurelio Ramos M茅ndez El certero pial con que el...

Apuntes finales de la victoria de Milei

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la vor谩gine...

Actualiza Poder Judicial a periodistas聽sobre el Sistema Penal Acusatorio

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez inaugur贸 las actividades del...

Rinde protesta titular del PJEO como integrante聽de la directiva de Tribunales de Justicia

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez ocupa por segunda ocasi贸n...