Sección 22 le quita los tapujos a su participación política

Date:

+ PRI: gran reto, conquistar las principales plazas urbanas

A pesar de que hace unos días el secretario General de Gobierno, Evencio Nicolás Martínez Ramírez, aseguró que este año no habría paro indefinido de labores entre los trabajadores de la educación, ayer domingo se oficializó la intención de la Asamblea Estatal de la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, de emprender una serie de acciones que contemplan paros rotativos en las distintas regiones del estado, plantones, marchas y protestas en Oaxaca y la Ciudad de México. La idea del magisterio, como fue largamente anunciado, es la de aparejarse, a su modo, en el proceso electoral que ahora mismo se desarrolla en la entidad.

Por principio de cuentas, lejos de lo que se piensa, el calendario de acciones de lucha de la sección 22 para este 2010, resulta ser particular y hasta sospechosamente tolerante. A diferencia de casi todos los años, en los que inician sus jornadas intermitentes de protesta a partir de la marcha del Día del Trabajo, el 1 de mayo, para ir intensificando las acciones hasta llegar a la fecha conmemorativa del Día del Maestro, el 15 de mayo, y a partir de entonces anunciar las acciones verdaderamente radicales, como los plantones o el paro indefinido, ahora tanto sus ritmos como la toma de sus decisiones ocurren en periodos más pausados. ¿Por qué?

Porque la respuesta no se encuentra, al parecer, en sus necesidades, sino que, más bien, todo se explica en los tiempos electorales. De este modo, al hacer un recuento somero de las acciones de lucha anunciadas por la dirigencia magisterial, se dijo que a partir de este día se instalará un plantón representativo en la Ciudad de México, con el que se dará cobertura a las mesas de trabajo que se instalarán en la Secretaría de Gobernación para buscar respuesta a sus planteamientos; que a partir del próximo jueves 27 iniciarán los paros de labores. Y que será el lunes 31 de mayo, cuando comience la instalación de plantones por delegaciones regionales, la toma de edificios públicos y los bloqueos viales hasta que, el 15 de junio, se determine el estallamiento del paro indefinido de actividades.

La relación con los tiempos electorales parece directa: a diferencia de otros años, hoy se promueve una prolongación inexplicable de los periodos de negociación, de las acciones parciales de lucha, y de la espera a que las autoridades estatales y federales brinden respuesta a sus planteamientos. Esta aparente tolerancia, en realidad, tiene que ver con los ajustes que ellos mismos están haciendo a su calendario para tomar parte de la batalla electoral que se libra en Oaxaca.

Así, independientemente de cuáles sean sus intereses momentáneos, ellos de todos modos desplegarán acciones y medirán qué tanto impactan, perjudican o benefician, a sus particulares intereses electorales. Si ahora, apenas a mediados del mes de mayo, ellos hubieran desplegado todas sus formas de manifestación radical en Oaxaca, se habrían desfasado de los ritmos que marcan los tiempos electorales. Aún no es el momento de hacerlo, porque acciones mal planeadas podrían llegar a provocar daño a las causas que pretenden defender.

Así, dicho en otras palabras, la 22 no podía decretar desde ahora la cancelación de todas las acciones de lucha, aún cuando les fuera concedido todo lo exigido en su pliego petitorio. Esto se tomaría como una ayuda no a la oposición, sino al gobierno.

Además, si la Sección 22 definía ahora mismo el paro indefinido, esta acción habría de dar márgenes amplios al sector oficial para enderezar una ofensiva mediática no sólo en su contra, sino sobre todo en perjuicio del aliado coyuntural que para ellos significa el abanderado de la Coalición Unidos por la Paz y el Progreso de Oaxaca, Gabino Cué Monteagudo.

Y sobre todo, en un tercer escenario, con esta prolongación de las acciones de lucha, se da también mayor posibilidad de que los acuerdos hagan ganancioso al magisterio oaxaqueño. Lucrarán con la amenaza de su paro indefinido. Durante 22 largos días asustarán a todas las autoridades con ese fantasma. E independientemente de qué les concedan y qué determinen, ellos decidirán no en base a las exigencias cumplidas, sino a sus intereses políticos.

PARO, ¿BENEFICIOSO

PARA LA OPOSICIÓN?

Parece erróneo afirmar que la Sección 22 tiene intereses electorales definidos, cuando apenas un par de meses atrás la Asamblea Estatal del magisterio decidió, expresamente, no apoyar a ninguna fuerza política o candidato, y tampoco tener participación directa en el proceso electoral, porque ellos consideran que tanto los partidos políticos como sus integrantes, no representan las soluciones a las necesidades que tienen Oaxaca y el país. ¿Cómo interpretar estas dos visiones?

En este sentido, es necesario comprender que cuando se analizan determinaciones y posturas como las de la Sección 22, la lógica que debe acompañarnos no es la de ciudadanos comunes, sino la de un grupo de lucha social y política que se asume como tal, pero que también se ajusta a los lineamientos básicos de un sindicato que se dice democrático, y que está identificado con los sectores más radicales de la izquierda en el país.

Así, era de antemano previsible que, formalmente, la Sección 22 decidiera no participar en la lucha electoral. Esta es una decisión que pone a salvo su congruencia como sindicato. Sin embargo, aun cuando niegan su participación en política electoral, hoy esa cooperación es directa.

Es decir, que ellos no promocionarán a partido o candidato alguno, pero que emprenderán una suerte de lucha paralela, a través de sus propios medios y con sus formas particulares, para conseguir el mismo objetivo que se plantean las fuerzas de oposición. Ese objetivo, para los partidos, es ganar el gobierno estatal; y para el magisterio, es la derrota del PRI. Y sólo irán juntos hasta ese momento. Porque si la oposición triunfa en los comicios, no pasará mucho tiempo antes de que la Sección 22 se declare como su enemiga.

RETO URBANO

Los más grandes desafíos electorales del priismo se encuentran en los centros urbanos. Por eso, ayer que iniciaron las campañas a las diputaciones locales, los tricolores pusieron particular atención a sus abanderados por los dos distritos de Oaxaca Centro, Martín Mathus Alonso y José Escobar, a quienes el propio Eviel Pérez Magaña les dio el banderazo de inicio de sus actividades proselitistas.

almargen@tiempoenlinea.com.mx

almargenoaxaca.wordpress.com

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || PAN, asociación delictuosa

Aurelio Ramos Méndez Que la segunda fuerza política del país...

AL MARGEN || Carmelita Ricárdez: un ejemplo del extravío en las propuestas de campaña 

Adrián Ortiz Romero Cuevas  Es posible que más de un...

“Primrose Hill”: Otra vez Lennon y McCartney 

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias. Ismael Ortiz Romero Cuevas  En las vibrantes...

AL MARGEN || Benjamín Robles, el eterno traidor, lo hace de nuevo 

Adrián Ortiz Romero Cuevas  Benjamín Robles Montoya encarna a la...