Partido del Trabajo: el llamado a no votar por ellos mismos

+ Objetivo: contener impacto de la candidatura de Flavio Sosa

La candidatura a diputado local de Flavio Sosa Villavicencio, por la vía plurinominal del Partido del Trabajo, se convirtió en una suerte de Caballo de Troya para la Coalición Unidos por la Paz y el Progreso. Ante la imposibilidad de detener la embestida del grupo lopezobradorista que impulsó al otrora Dirigente de la APPO, y de revertir tal decisión, hoy la única salida que tiene la alianza opositora, y la fuerza política directamente involucrada, es la del auto boicot.

Habíamos reseñado, en nuestra entrega del pasado 31 de mayo, que la decisión de impulsar a Sosa como candidato a diputado, contravino los acuerdos iniciales que se tomaron entre las fuerzas que integraron la alianza opositora. Dijimos, en base a lo consultado con una fuente de primer nivel en la coalición opositora, que fue un grupo de perredistas que ahora militan en el PT —Salomón Jara, César Mateos y Otilia Galindo, entre otros— quienes gestionaron ante la Comisión Ejecutiva Nacional petista, a favor del ex dirigente de la APPO, asegurando que las dirigencias estatales de los partidos coaligados habían dado ya su anuencia para que éste encabezara la lista plurinominal del PT. Éstas, sin embargo, ni siquiera estaban enteradas de tales maniobras. Así, una vez conseguida la anuencia del PT nacional, realizaron de inmediato el registro de Sosa ante el IEE, en una especie de “albazo” a las demás fuerzas opositoras.

El impacto fue brutal en todos los frentes. A nivel de la relación entre las fuerzas coaligadas, esto generó fricciones importantes, por la violación del acuerdo inicial de que todas las decisiones, y más una tan importante como esa, tendrían que ser consensadas. En el ámbito de la aceptación ciudadana, de inmediato se prendieron todas las alarmas, pues las mediciones más moderadas reconocían un impacto negativo de más de un punto porcentual directamente sobre la candidatura de Cué; otras encuestas, cuya realización se ordenó desde instancias federales, reconocían que el rechazo del electorado podría afectar hasta en cuatro puntos porcentuales la causa opositora por la Gubernatura del Estado.

Todas esas razones, fueron las que llevaron a emprender un poco efectivo control de daños. Tres días después de anunciada la candidatura de Sosa, tres de los cuatro dirigentes de los partidos coaligados salieron a exigir que el personaje en cuestión reconsiderara la decisión de aceptar esa candidatura, y lo llamaron a hacer eco del sentir (rechazo) ciudadano retirándose de la lista de candidatos plurinominales por el PT.

Por esos mismos momentos, desde la dirigencia estatal del PRI se lanzó un “emplazamiento” de ese mismo tipo. Los priistas trataron de provocar el efecto contrario al de su llamado. Es decir, que exigiendo el retiro de Sosa, querían que éste se aferrara a su candidatura, bajo la peregrina idea de no “darles gusto” a los adversarios que desearían no verlo integrando el Congreso del Estado. Así, casi al momento Flavio Sosa desestimó los llamados a la cordura de los dirigentes de la oposición, y trató de fustigar a los priistas asegurando que él no tenía como opción el renunciar a la posición que le había dado el PT.

¿LÍO SIN ARREGLO?

Las fuerzas de oposición, y el mismo PT local, prácticamente se quedaron atados de manos frente a la decisión de Sosa. La ley electoral estatal indica que una postulación sólo puede ser revertida mediante la renuncia expresa del candidato, o por fallecimiento del mismo. Evidentemente, ninguna de esas opciones está en las manos de los dirigentes tanto del PRD, como del PAN, Convergencia o el mismo PT. Es, para efectos prácticos, un hecho consumado. ¿Qué hacer, entonces? La respuesta está en el auto boicot respecto a la causa petista.

Desde hace algunos días, circulan en internet diversas invitaciones, en diversos tonos, para no votar por el PT. Lo curioso, y llamativo, en todo esto, es que son los mismos militantes de las fuerzas opositoras quienes se han encargado de difundir estos llamados, a través de correos cadena o diapositivas, que seguramente pronto se extenderán a otros medios con mayor alcance de propagación.

¿Qué buscan esas invitaciones al auto boicot? La idea central de este llamado, radica justamente en diferenciar el voto sin que éste deje de beneficiar a la causa de la coalición opositora y al candidato Cué. Como en las boletas electorales cada partido opositor conservará su individualidad y contabilizará sus propios votos, entonces la invitación a los potenciales votantes por las fuerzas opositoras que están en desacuerdo con la candidatura de Sosa, a votar a favor de Cué por cualquiera de las opciones que no sean el PT.

¿Por qué hacer esto? Porque ante la ineficacia de los anteriores llamados, lo que ahora buscarán es que el PT no alcance el porcentaje mínimo de votación que se requiere para tener representación en el Congreso del Estado. Si el objetivo es votar por Cué pero no por Sosa, pueden hacerlo a través del sufragio por el PC, PAN o PRD. Eso beneficiaría las posibilidades de representación del partido por el que se vote, no de todos en conjunto, como ocurría antes de las reformas legales que ahora rigen este proceso electoral.

Así, si esto les funciona, entonces el petismo quedará marginado de la integración legislativa, y con ello se habrá logrado hacer eco, desde la propia Coalición, al rechazo que el electorado les manifiesta, y les cobra electoralmente hablando, por la postulación de Sosa. Es evidente que la jugada de los lopezobradoristas le está costando mucho a los opositores. Este es, sin duda, el peor error de cálculo que ha ocurrido en el proceso electoral que se desarrolla en Oaxaca. A ver si este control de daños, ahora sí les funciona.

ENRARECIMIENTO

De acuerdo con reportes de prensa difundidos el fin de semana, la madrugada del sábado fue baleada la casa de campaña de la candidata a Gobernadora del PUP, María de los Ángeles Abad. Este hecho se suma a otros intentos de intimidación, que han ocurrido en contra de la más modesta, pero no por ello menos importante, aspirante a la gubernatura. Las autoridades estatales deben indagar a fondo esos hechos, por la sola promesa de no dejar en la impunidad la violencia que ha ocurrido en la región triqui, y porque a nadie menos que al gobierno estatal, le conviene una desgracia que enrarezca más el clima electoral de Oaxaca.

almargen@tiempoenlinea.com.mx

almargenoaxaca.wordpress.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *