El Bronco debe ver la alternancia en Oaxaca para crear su coalici贸n

Date:

El Bronco

+ La posibilidad positiva se centra en crear una alianza transparentada


Jaime Rodr铆guez Calder贸n es un fen贸meno en la historia pol铆tica reciente del pa铆s. Es nada menos que el primer candidato independiente que triunfa en una contienda electoral en donde lo que est谩 en juego es un gobierno. En el 谩mbito legislativo, los diputados y senadores independientes son bien conocidos, pero s贸lo a partir de que se separan de su bancada de origen. Pero, a la luz de alternancias fallidas como la de Oaxaca, el reto sustantivo de Rodr铆guez Calder贸n se centrar谩 no en si puede cumplir sus promesas de campa帽a, sino en si es capaz de generar la alianza con el Congreso de Nuevo Le贸n, que le ser谩 indispensable para gobernar.

En efecto, contra todos los pron贸sticos 鈥攜 los deseos de la partidocracia鈥 Rodr铆guez Calder贸n se alz贸 con la victoria en los comicios del domingo pasado. Derrot贸 a los candidatos de todos los partidos pol铆ticos, y adem谩s se hizo de la victoria con un triunfo de m谩s de diez puntos de diferencia sobre la priista Ivonne 脕lvarez, que era su m谩s cercana competidora. El contexto en el que ocurri贸 el ascenso del llamado 鈥淏ronco鈥 fue particular, a partir de que inici贸 la contienda electoral en una clara desventaja, y en un ambiente en el que parec铆a que la aceptaci贸n del Gobernador saliente (Rodrigo Medina, del PRI) se refrendar铆a en el triunfo de la candidata tricolor a sucederlo.

No ocurri贸, por varias razones. A pesar de no poder demostrar sustantivamente su 鈥渋ndependencia鈥 de todos los partidos pol铆ticos (pues tiene un abultado expediente como ex militante priista), Rodr铆guez Calder贸n logr贸 prender en la ciudadan铆a el discurso del hartazgo frente a la partidocracia, que en conjunto no ha sido capaz 鈥攜 eso es real鈥 de superar algunos de los problemas m谩s importantes (y crecientes) que padece la ciudadan铆a, ante la incapacidad institucional de enfrentar las adversidades.

Nuevo Le贸n, por ejemplo, vivi贸 episodios negros de inseguridad y violencia, pero sobre todo de corrupci贸n. Y el Bronco le dio al clavo al convertir ese en uno de sus temas caracter铆sticos de campa帽a. Luego vino la campa帽a negra que algunos de sus adversarios emprendieron en contra de Rodr铆guez Calder贸n para tratar de desacreditarlo en plena campa帽a electoral. S贸lo que la combinaci贸n del discurso, los embates de sus adversarios, y las revelaciones de posibles actos de corrupci贸n del propio gobernador Medina, fue una mezcla contraproducente para quienes creyeron que con eso lo descarrilar铆an. El domingo gan贸 holgadamente los comicios. Y para muchos eso es suficiente para que el Bronco pase a la historia de nuestro pa铆s.

Pudiera ser que s铆; que con eso tenga asegurado su pase a los anales de la historia. Aunque los propios antecedentes de las alternancias pol铆ticas en M茅xico 鈥攜a hoy son conocidas y variadas鈥 indican que un triunfo electoral dista mucho de un bien gobierno; y tambi茅n sabemos que ganar en las urnas no es sin贸nimo de eficacia ni de capacidad de gobierno, y tampoco del establecimiento de un gobierno eficaz. Ese es el reto actual de Rodr铆guez Calder贸n, una vez que pase la euforia del triunfo como candidato independiente.

CANDIDATO INDEPENDIENTE:

UN GOBERNANTE SOLITARIO

Jaime Rodr铆guez Calder贸n no tiene partido pol铆tico, pero el Congreso con el que tendr谩 que compartir gobierno est谩 conformado por grupos parlamentarios conformados por diputados que s铆 emanaron de fuerzas pol铆ticas. En la cultura pol铆tica de nuestro pa铆s, todo militante de un partido que llega a un cargo de elecci贸n popular, debe tomar fundamentalmente en cuenta su pertenencia al partido y el condicionamiento de las decisiones que toma el instituto pol铆tico para que sus representantes en el poder p煤blico las ejecuten.

Ante esas consideraciones, el problema se hace evidente: Rodr铆guez Calder贸n necesitar谩 crear las alianzas necesarias para poder gobernar. Muchas de sus decisiones como Gobernador deber谩n pasar por el Congreso. Pero la diferencia entre 茅l y todos los dem谩s Mandatarios estatales del pa铆s, es que 茅l ser谩 el 煤nico que no tendr谩 una bancada de la que pueda fungir como 鈥渏efe pol铆tico鈥, o que de entrada pueda respaldar sus propuestas y decisiones, para luego ir a cabildearla ante los dem谩s grupos parlamentarios que integren el Congreso para ser aprobadas.

Esto es una encrucijada. En Oaxaca, por ejemplo, el gobernador Gabino Cu茅 no lleg贸 al gobierno con una bancada fuerte del partido del que eman贸. Si lo recordamos, 茅l milit贸 en el Partido Convergencia, y bajo esa militancia se conform贸 una alianza con el PAN, PRD y PT que lo apoyaron en su carrera por la gubernatura.

S贸lo que cuando lleg贸 al gobierno, la bancada de su partido (Convergencia, luego convertido en Movimiento Ciudadano) en el Congreso local era s贸lo de dos diputados. Ello hizo indispensable que generara una nueva coalici贸n con los grupos parlamentarios de los partidos que lo hab铆an apoyado en la campa帽a. El objetivo de Cu茅 era poder gobernar. Pero el de los partidos era simplemente obtener parcelas para poder explotarlas y servirse de ellas.

Eso gener贸 un problema de gran calado. La coalici贸n inicial pretendi贸 convertirse en un cogobierno, y finalmente termin贸 siendo un chantaje al Ejecutivo. Desde que inici贸 el gobierno, y hasta ahora, son los propios partidos aliados del Gobernador quienes m谩s le han condicionado y regateado su apoyo. En buena medida 鈥攜 as铆 lo aceptan al interior del Ejecutivo estatal鈥 la coalici贸n ha sido uno de los principales lastres y causantes de la incapacidad del gobierno estatal.

Ejemplos como ese debe revisar Jaime Rodr铆guez Calder贸n, para evitar caer en eso. 驴Cu谩l es la f贸rmula? Quiz谩 ensayar por primera vez en M茅xico un gobierno verdaderamente de coalici贸n, fundada en un programa espec铆fico con responsabilidad compartida entre su gobierno y las fuerzas que decidan apoyarlo en el Congreso de Nuevo Le贸n. S铆, su triunfo electoral es un hito. Pero ser谩 revolucionario que su eficacia electoral se convierta en capacidad operativa en las tareas de gobierno.

CACER脥A DE BRUJAS

Ayer, quienes perdieron los comicios en el distrito de la capital, andaban buscando culpables por doquier. Obtusos: no se dan cuenta que la derrota se fund贸 en el rechazo ciudadano a su grupo pol铆tico, y a los ominosos antecedentes dejados por el ulisismo en Oaxaca. Pueden seguirle echando la culpa a Chana, a Juana, o a su hermana. Carentes de autocr铆tica, no saben que su derrota se explica en sus mismos or铆genes, resultados y el desastre que dejaron en Oaxaca.

1 COMMENT

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || Gubernaturas, 隆matanga!

Aurelio Ramos M茅ndez El certero pial con que el...

Apuntes finales de la victoria de Milei

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la vor谩gine...

Actualiza Poder Judicial a periodistas聽sobre el Sistema Penal Acusatorio

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez inaugur贸 las actividades del...

Rinde protesta titular del PJEO como integrante聽de la directiva de Tribunales de Justicia

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez ocupa por segunda ocasi贸n...