A pesar del cadalso de Javier Duarte, M茅xico sin voluntad vs la corrupci贸n

Date:

 

duarte-1

+ Las entidades federativas sin controles efectivos; el SNA no muestra eficacia


Parecer铆a hasta una burla afirmarlo, pero todav铆a unos d铆as antes de dejar la gubernatura de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa era, institucionalmente, uno de los 32 hombres m谩s poderosos de la geograf铆a nacional. Ello es una muestra de que a pesar de la aparente voluntad del gobierno federal por perseguir y castigar a los gobernadores y funcionarios corruptos, en realidad la gran sacudida institucional que necesitar铆a el Estado mexicano sigue sin llegar, y que sigue siendo m谩s fuerte 鈥攑ara bien o para mal鈥 la presi贸n pol铆tica del gobierno federal, que el cada vez m谩s deslucido y maltrecho Sistema Nacional Anticorrupci贸n, que a煤n sin haberse puesto en marcha ya parece un producto constitucional que naci贸 muerto.

En efecto, Duarte era Gobernador Constitucional de una entidad; ostentaba un poder p煤blico emanado y convalidado por el voto popular, y ten铆a bajo su control una de las entidades federativas econ贸micamente m谩s poderosas en el pa铆s. Gobernaba a plenitud a pesar de las reiteradas denuncias por corrupci贸n y desv铆os; la Auditor铆a Superior de la Federaci贸n se quejaba amargamente de no poder hacer m谩s en contra del mandatario veracruzano. Y hasta hace pocas semanas, el gobierno federal no hab铆a dado ninguna se帽al de querer intervenir en la preocupante situaci贸n de aquella entidad federativa. 驴El caso Duarte ser谩 un incentivo contra la corrupci贸n?

Pues, de hecho, la ca铆da de Duarte se explica en unos cu谩ntos d铆as, y en eso tuvo mucho que ver la presi贸n pol铆tica que ejerci贸 en su contra el gobierno federal, m谩s que los efectivos controles constitucionales y legales de combate a la corrupci贸n, o lo que pudieran hacer las instituciones encargadas del ejercicio del gasto p煤blico o las encargadas de la fiscalizaci贸n de los recursos.

B谩sicamente, Duarte de Ochoa fue obligado a pedir licencia cuando el Presidente de la Rep煤blica entendi贸 que, o proteg铆a al Gobernador a cambio de la propia estabilidad pol铆tica de su gobierno, o lo entregaba a la justicia como forma de lavarse la cara frente a los mexicanos, y demostrar algo de voluntad por el combate a la corrupci贸n. Ello convalid贸, silenciosamente, el hecho de que la presi贸n pol铆tica del Presidente 鈥攓ue, en sentido contrario, puede fungir como un manto protector contra las acciones del mismo Estado鈥 sigue teniendo m谩s influencia y poder en M茅xico que las instituciones del Estado.

Duarte a esas alturas era ya indefendible, y por esa raz贸n el gobierno federal lo 煤nico que hizo, con su licencia y con los expedientes penales que se abrieron, fue confirmar que todas las denuncias de corrupci贸n existentes en su contra, ten铆an una base judicial. De hecho, fue la sociedad mexicana 鈥攕ociedad civil organizada, medios de comunicaci贸n, organizaciones y hasta las redes sociales鈥 quienes mucho tiempo antes hab铆an demostrado el talante autoritario y corrupto de Duarte de Ochoa, y s贸lo hac铆a falta que la autoridad estableciera un criterio frente a esas evidencias.

Desde antes ya se hab铆a hablado de las amenazas de Duarte contra la prensa, del brutal dispendio de recursos econ贸micos del gobierno veracruzano, de la existencia de redes de corrupci贸n y blanqueo de recursos; de la ostentosa vida del Gobernador y de su familia, y de la forma abierta en la que utilizaba al gobierno en un sentido claramente patrimonialista, al margen de cualquier temor relacionado con la justicia, con su futuro e incluso con su prestigio luego que dejara de ser Gobernador.

驴Qu茅 hizo el gobierno federal? Atender al llamado a la justicia, pero de acuerdo a su calendario. Por eso, no es m茅rito del gobierno del presidente Enrique Pe帽a Nieto estar procesando y haber capturado a Duarte, en una aparente 鈥榗acer铆a鈥 de la PGR: lo hizo quiz谩 un a帽o y medio despu茅s de que se constatara la cala帽a del ahora ex Mandatario, y de que existieran evidencias que permitieran la integraci贸n de denuncias penales por la posible comisi贸n de diversos delitos.

Adem谩s de todo eso, lo persigui贸 laxamente durante sus primeras semanas como ex Mandatario, y s贸lo apresur贸 su b煤squeda y localizaci贸n cuando se le atraves贸 el calendario electoral del Estado de M茅xico, en el que uno de los temas principales de la agenda de los partidos de oposici贸n era justamente la impunidad prohijada a Duarte en su fuga.

驴Y LOS DEM脕S?

Hoy Javier Duarte est谩 en prisi贸n y es el ejemplo negro nacional del mandatario corrupto al que lo alcanza la justicia. Sin embargo, para que eso pasara tuvo que haber una descomunal presi贸n de la sociedad, y la demostraci贸n brutal de que la fuga y la impunidad de Duarte eran directamente proporcionales a la ca铆da en los 铆ndices de popularidad del presidente Pe帽a Nieto y, lo m谩s importante, de las preferencias electorales del PRI rumbo a la contienda electoral por la gubernatura del Estado de M茅xico, y las elecciones presidenciales de 2018, en las que se ve muy complicado que el PRI pueda refrendar el triunfo en la Presidencia de la Rep煤blica.

Sin embargo, al margen de todo eso la cuesti贸n que sigue pendiente, es saber si el gobierno federal har谩 lo mismo con otros ex Mandatarios que tambi茅n son se帽alados de corrupci贸n. El asunto se vuelve relevante no s贸lo cuando se aprecia el contraste entre la vida de lujos, excesos e impunidad que envuelve a los Gobernadores, y la vida de resto de las personas; sino que hoy, adem谩s, esos lujos son directamente proporcionales al nivel de deuda y de los problemas financieros que enfrentan las entidades federativas, de cara a la reducci贸n presupuestal que se viene para el a帽o pr贸ximo.

Esa crisis generalizada del pa铆s 鈥攓ue no fue causada 煤nicamente por los gobernadores, pero que s铆 forman parte del c煤mulo de problemas que enfrentan los estados del pa铆s y el gobierno federal鈥 har谩 sufrir a muchas personas; y todo se ahondar谩 cuando comiencen 鈥攕i no es que ya iniciaron鈥 a verse los estragos que est谩n causando la irresponsabilidad, la corrupci贸n y los excesos cometidos por muchos gobernadores, en el ejercicio de sus funciones. El mexicano com煤n est谩 particularmente agraviado no s贸lo por la cr铆tica situaci贸n en que subsiste, sino tambi茅n porque durante mucho tiempo se ha prometido combate a la corrupci贸n pero se ha procurado exactamente lo contrario.

Por eso el gobierno federal est谩 urgido de procesar a Duarte, y quiz谩, si tiene voluntad, tambi茅n lo est茅 de ir en contra de otros mandatarios que est谩n directamente detr谩s de Duarte en la lista de procesados: Roberto Borge, C茅sar Duarte y Guillermo Padr茅s, entre otros que podr铆an no estar tan visibles 鈥攃omo es el caso del ex Gobernador de Oaxaca鈥 pero que tambi茅n enfrentan se帽alamientos por posibles actos indebidos. Y lo que ser铆a realmente relevante es que no s贸lo tuviera voluntad pol铆tica sino que estableciera los controles que ahora no existen, y que permitieron que Javier Duarte llegara al extremo de la ignominia que lo tiene tambi茅n al borde de la prisi贸n.

PARADOJAS

Por todo eso, resulta tambi茅n muy preocupante el doble rasero del combate a la corrupci贸n: por un lado se persigue implacablemente a algunos corruptos s贸lo para quedar bien con la ciudadan铆a, pero por el otro extremo, y al mismo tiempo, se entorpece por todos los medios posibles, y en una aut茅ntica conspiraci贸n de la partidocracia contra el propio Estado, el arranque del Sistema Nacional Anticorrupci贸n. 驴O c贸mo se le puede llamar a la demora de m谩s de un a帽o en el nombramiento del Fiscal Anticorrupci贸n, en el Senado?

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || Gubernaturas, 隆matanga!

Aurelio Ramos M茅ndez El certero pial con que el...

Apuntes finales de la victoria de Milei

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la vor谩gine...

Actualiza Poder Judicial a periodistas聽sobre el Sistema Penal Acusatorio

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez inaugur贸 las actividades del...

Rinde protesta titular del PJEO como integrante聽de la directiva de Tribunales de Justicia

El magistrado Eduardo Pinacho S谩nchez ocupa por segunda ocasi贸n...