Seguridad: resultados, no en funci贸n de la inversi贸n

Date:

+ Reemplacamiento: 驴era para abatir criminalidad?

Desde hace unos d铆as, el gobernador electo, Gabino Cu茅 Monteagudo, reiteradamente ha cuestionado el estado en que se encuentran algunas tareas relacionadas con la seguridad p煤blica, que dependen del Gobierno del Estado. Primero acus贸 un supuesto subejercicio presupuestal, y luego denunci贸 rezagos importantes en el proceso de certificaci贸n de la confiabilidad de los agentes policiacos estatales. Tal parece que m谩s all谩 de esos se帽alamientos, existen otros que el gobierno saliente deber铆a responder sobre su posible falta de resultados, no a la nueva administraci贸n, sino a los oaxaque帽os.

Es claro que en Oaxaca el problema no es s贸lo de seguridad, o de inseguridad, sino sobre todo de cu谩nto se invierte en ese rubro, y cu谩l es el destino que han tenido esos recursos econ贸micos. Independientemente de que sea el adecuado o no, el actual modelo de seguridad p煤blica que se aplica en Oaxaca tuvo el aval del gobierno federal, y uno de sus principales avances fue el de establecer mecanismos de control de confianza, tanto para los mandos como para el personal de tropa de las corporaciones estatales. Ese proceso inici贸 desde cero, pues hasta 2008 no hab铆a mecanismo alguno de confiabilidad en las polic铆as estatales.

Desde el principio, la puesta en marcha tanto del modelo policiaco, como de los procesos de control de confianza, fueron cuestionados por el alto costo econ贸mico y la poca claridad que exist铆a en cuanto a su aplicaci贸n. Independientemente de lo que costara el establecimiento del Centro de Control de Confianza, y la reorganizaci贸n administrativa y operativa de las corporaciones estatales, as铆 como la conversi贸n de la Secretar铆a de Protecci贸n Ciudadana en Secretar铆a de Seguridad P煤blica, todo el actual esquema policiaco fue comprado a un despacho particular, propiedad del ahora director de la Polic铆a Federal Ministerial, Wilfrido Robledo, a un costo que nunca fue revelado 鈥攜 que tambi茅n implic贸 los cargos de primer nivel que hoy ocupan tanto el secretario Javier Rueda Vel谩zquez, como el comisionado de la Polic铆a Estatal, Jorge Alberto Quezadas Jim茅nez, y el coordinador de la Agencia Estatal de Investigaciones, Alan Loren Pe帽a Argueta, entre varios otros funcionarios que fueron enviados a Oaxaca desde ese despacho de asesores.

Independientemente de que ese punto inicial tuviera o no una explicaci贸n posible, el nuevo esquema policiaco comenz贸 a aplicarse justo cuando se desat贸 el esc谩ndalo por el secuestro y homicidio del joven Fernando Mart铆, junto con la corrupci贸n policiaca y la impunidad que, ante ese artero crimen, se revelaron. Cuando el gobierno federal llam贸 a todos los actores pol铆ticos nacionales a firmar el Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad, a finales de agosto de 2008, el gobierno de Oaxaca ya tomaba ciertas medidas y reformas legales para emprender sus procesos de control de confianza.

De entonces a la fecha, el gobierno de Oaxaca siempre ha dicho que se est谩n cumpliendo en tiempo y forma las tareas de control y supervisi贸n de la confiabilidad de sus agentes. Un problema serio, sin embargo, surge ante el cuestionamiento de la falta de depuraci贸n de las corporaciones policiacas, y los resabios que a煤n quedan sobre la doble funci贸n de polic铆as y ladrones que ejerc铆an algunos agentes, lo cual que qued贸 demostrado con hechos particulares, como el asalto a una terminal camionera en mayo del a帽o pasado, el cual fue perpetrado por dos elementos 鈥擩uan Armando Medina Guti茅rrez, placa 356, y Javier Mart铆nez L贸pez, o Alejandro L谩zaro, el primero armado con una subametralladora R 15 y el segundo con una pistola 9 mil铆metros, ambas propiedad de la corporaci贸n鈥, adscritos a la Agencia Estatal de Investigaciones, y que ten铆an a su cargo la custodia del subprocurador Netol铆n Ch谩vez Gallegos.

Hasta hoy, es pr谩cticamente nada lo que se sabe hacia fuera de la Secretar铆a de Seguridad P煤blica, respecto a una posible 鈥渓impia鈥 de malos elementos en las corporaciones policiacas. Todo eso deja ver que, en efecto, o no se ha realizado un proceso eficiente de selecci贸n y saneamiento entre quienes integran las fuerzas policiacas estatales; o que a煤n teniendo conocimiento de qui茅nes son los agentes con posibles v铆nculos criminales, o que no cumplen con los par谩metros para permanecer en las corporaciones, deliberadamente se les ha mantenido en las filas policiacas estatales.

驴Y EL REEMPLACAMIENTO?

Justamente el a帽o pasado, el Gobierno del Estado determin贸 que era momento de llevar a cabo un nuevo reemplacamiento del parque vehicular que circula y tiene registro en el Estado.

Las protestas ciudadanas no se hicieron esperar. Y frente a todos los argumentos ciudadanos de que esta medida no ten铆a fundamento en asuntos de seguridad, sino que era una mera estrategia de fines alevosamente recaudatorios, la administraci贸n estatal 鈥攁 trav茅s justamente de la Secretar铆a de Seguridad P煤blica鈥 defendi贸 tal decisi贸n, primero argumentando que la renovaci贸n de placas para los veh铆culos de motor formaba parte de los compromisos adquiridos en el Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad. Luego dijeron, justamente, que los recursos recaudados servir铆an para financiar algunas medidas de fomento a la econom铆a y el empleo, pero que tambi茅n servir铆an para redoblar los esfuerzos en materia de seguridad p煤blica. Se supone que si existen aportaciones federales y recursos estatales, 茅stos debieron nutrirse con los fondos extraordinarios obtenidos con esa medida.

Ante ello, hoy tendr铆amos que preguntarnos qu茅 ocurri贸 con esos recursos. Es cierto que volver al tema del reemplacamiento es tanto como querer machacar el pasado. Sin embargo, todo eso adquiere legitimidad, cuando lo que se pone en juego son recursos que los ciudadanos entregaron a las arcas p煤blicas para, seg煤n, ser bien utilizados y repercutir en el fomento al bien com煤n, que resulta ser el fin 煤ltimo de todo Estado democr谩tico.

QUE EXPLIQUEN

Si el Gobernador Electo asegura que existen rezagos, debe tambi茅n decir, con datos duros, cu谩les son y, lo que es l贸gico, c贸mo los va a corregir. En tanto, la administraci贸n saliente 鈥攏o s贸lo el Secretario de Seguridad P煤blica, sino tambi茅n los involucrados en las decisiones pol铆ticas y el manejo de las finanzas鈥 deben informar puntualmente c贸mo fueron utilizados esos recursos que, sin otra explicaci贸n m谩s que la avidez de dinero fresco, le arrancaron a la ciudadan铆a.

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

Muchos cambios, poca claridad. El camino naranja a 2024

Pongamos todo en perspectiva con: Carlos Villalobos En la compleja...

El r铆o la Arena de Pinotepa Nacional tiene esperanza: CNDH emite recomendaci贸n para su rescate.

La Comisi贸n Nacional de los Derechos Humanos(CNDH) emiti贸 una...

鈥淚n Utero鈥 en datos por su trig茅simo aniversario聽

Par茅ntesis  M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas聽 No s茅 si...

鈥淢i querida ni帽a鈥: te atrapa porque te atrapa聽

Par茅ntesis  M煤sica. Cine. Entretenimiento. Tendencias.  Ismael Ortiz Romero Cuevas聽 Antes de comenzar...