La Sección 22 busca un argumento para justificar su radicalismo

cnte-plantón-revolución

+ Inverosímiles, las formas de justificar sus acciones incontrolables


El lunes, luego de los comicios, el gobierno federal cambió radicalmente la forma del trato que le da a la Sección 22 del SNTE. Ese día, el vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez Hernández, dijo que el gobierno de la República no negociará las leyes constitucionales con la CNTE. Al mismo tiempo, la SEP anunció la reanudación de las evaluaciones al magisterio. Luego, Gobernación añadió que no negociaría mientras los maestros no estuvieran en las aulas. Frente a esto, el magisterio enfrenta una situación que no termina de entender, y por eso mientras encuentra una justificación decidió acudir a su lenguaje clásico del secuestrador.

En efecto, ayer voceros de la Sección 22 consideraron que el retraso en el regreso a clases en Oaxaca “será culpa de la Secretaría de Gobernación, quien mantiene la cerrazón para reanudar el diálogo (…) Nosotros hemos procurado el diálogo, pero la Secretaría de Gobernación nos ha cerrado, ellos dicen que se regrese a clases, pero el retraso en el regreso a clases va a ser culpa de Segob, no de nosotros”, señaló David Estrada Baños, secretario de relaciones de la Sección 22 del SNTE.

Esa es una respuesta clásica del magisterio, que siempre busca responsabilizar a otros por sus acciones. Utilizando el lenguaje del secuestrador (que toma como rehén a algo o alguien, para luego exigir el rescate que supuestamente ya le pertenece pero que está intentando recuperar), el magisterio hoy pretende de entrada señalar a Gobernación como la responsable de que no inicie el ciclo escolar 2015-2016, a partir de un argumento enfáticamente erróneo. Ellos pararon labores en demanda de diálogo. Gobernación no se ha cerrado, pero dice que las clases deben continuar. En este aparente callejón sin salida argumentativo, es evidente que quien no termina de entender la situación es el magisterio de la CNTE. ¿Por qué?

Porque resulta que Gobernación no se envalentonó inopinadamente, sino a partir de que le halló el punto débil al magisterio, y de que vio superado su principal problema, que era la gobernabilidad previa y durante los comicios. La Sección 22 fue fuerte mientras no hubo acciones específicas de fuerza del gobierno federal. Pero una vez que el gobierno vio que ninguna de sus acciones había rendido frutos, realizó un despliegue policiaco-militar preventivo, en el que la intención nunca fue la confrontación sino la contención.

En ese momento, que era determinante por la realización de la jornada electoral, el gobierno federal parece haber medido el sentir ciudadano frente al despliegue de fuerza. Éste no fue rechazado. Y el magisterio decidió no ir a enfrentar a las fuerzas federales sino tratar de realizar pequeñas acciones concretas para hacer presencia. En la jornada electoral sí hubo enfrentamientos.

Pero éstos fueron aislados frente a la magnitud de la organización y despliegue electoral, y prácticamente intrascendentes frente al grado de participación ciudadana. Las intenciones del boicot —que era la principal amenaza de la Sección 22— fracasaron. Y finalmente el gobierno federal ya no teniendo qué perder decidió cambiar el tono, frente a una serie de acciones violentas, que ahora la Sección 22 también quiere justificar.

LA 22, INOCENTE DE TODO

A propósito de la consulta a las bases que ahora mismo ocurre, sobre si la Sección 22 y la Coordinadora deciden continuar su paro indefinido de labores para presionar al gobierno federal para que dialogue, o si regresan a las aulas para propiciar la negociación, vale la pena releer un documento que ha circulado entre los trabajadores de la educación sobre el supuesto origen —que más bien parece pretexto— de las radicalizadas protestas que culminaron en el repliegue magisterial en la víspera de los comicios, y la ocupación policiaca y militar de la entidad.

“Quiénes apuntalaron el paro indefinido?”, se preguntaban los profesores en dicha “reflexión”. Y la respuesta es, según ellos, “los pozoleros”. Y continúa: “La consulta no fue respetada, porque fueron el 48 por ciento que se consultaron. ¿Quiénes impulsaron que a partir de ese porcentaje nos fuéramos a la lucha a sabiendas que no habían condiciones? Los pozoleros. El boicot, fue una insignia política, no una verdadera confronta. Quiénes mal orientaron el boicot hacia la confronta??? Los pozoleros priistas.

“A unos días de las elecciones, en la última Asamblea Estatal, unos oradorcitos que cobran 500 a 1000 pesos por hablar, impulsaron el voto de castigo a unos candidatos para favorecer a CHEPRI. Quiénes fueron? Los pozoleros. Hoy 7 de Junio, en todas las regiones se mostró la dignidad de los maestros, excepto, en Valles Centrales, el putrefacto lider de los Pozoleros se paseaba en la marcha como si nada hubiera pasado. Quién es ese mercenario?? IRÁN SANTIAGO MANUEL, originario de Juchitán de Zaragoza, lugar donde hoy está la violencia a mayor escala. Gracias a este perverso, por aliarse con el PRI, su pueblo está ensangrentado.

“El Señor Eviel Perez Magaña y Ulises Ruiz Ortiz, (el carnicero de la antequera), financia a Iran Santiago Manuel, y este a sus esbirros oradores en las asambleas estatales. Nunca le ha importado al Movimiento Magisterial, mucho menos a su digno sector de Tlacolula que lo propuso, sector donde nace el primer Consejo Central de Lucha en la década de los ochenta, y hoy, lo traicionan. Este sinvergüenza, se ha enriquecido, pero hoy debe estar preocupado, porque gracias a sus mezquinas ambiciones su pueblo natal esta de luto y embarrado de sangre. Discurso mas y discurso menos, el grupo antidemocrático magisterial, los pozoleros, llevan una carga enorme de culpabilidad, llevan una deuda con la base magisterial y con el pueblo de Oaxaca”.

Según dicho documento, los pozoleros son responsables de todo porque ellos indujeron una votación en la que, según acepta la propia Sección 22, sólo participaron 48 por ciento de las bases consultadas, y no todas como debiera ser lógico. ¿Es acaso una persona, o un grupo, capaz de inducir una consulta de esa magnitud, y todos de cumplirla a pesar de los resultados previsibles? ¿Es eso o es en realidad una justificación sobre las decisiones radicales que luego les traen efectos contraproducentes?

PANORAMA NEGRO

No sería raro que la Sección 22 determinara continuar en el paro indefinido, trasladado a la Ciudad de México. Su última experiencia no fue buena. En la capital del país no recibieron bien a los maestros y, de hecho, regresaron derrotados. ¿Quieren repetir ese escenario? Por masoquismo, parece que sí…