CNTE sí va con Morena: los radicales oficializaron su alianza

CNTE

+ Protestas de S22, una pantalla; van por “abrogación de la ley”


Ayer, la sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) difundió en su página oficial un documento en el que pide orientar el voto hacia Morena el próximo 5 de junio. Este hecho no sólo confirma la alianza tácita que habían mantenido con Andrés Manuel López Obrador, sino sobre todo pone en evidencia la desesperación de la dirigencia magisterial por la poca participación en sus protestas de cara a la jornada electoral, y su decisión de no seguir cuidando las apariencias ante la demagógica oferta que el tabasqueño vino a hacerles a Oaxaca en los albores de la campaña electoral.

En efecto, ayer mediante un comunicado en el sitio web cencos22oaxaca.org, la Sección 22 del SNTE estableció que darán el voto de castigo a los partidos que firmaron el Pacto por México y que avalaron las reformas estructurales. En dicho documento, reconocen en Morena el partido que ha planteado el apoyo total al magisterio, no solamente a la Sección 22, si no al magisterio nacional.

Del mismo modo establecen “el rechazo total a las reformas estructurales y en especial a la mal llamada reforma educativa”, e instruye a su base “tener cuidado con el cinismo de los partidos que hoy en la coyuntura electoral pretenden con sus declaraciones confundir al gremio magisterial y a la ciudadanía, dando un falso respaldo al movimiento”. Y acuerdan brigadas en cada uno de los 37 sectores y con anticipación al 5 de junio, “llegar a cada delegación y centro de trabajo para orientar el voto por el partido que se ha comprometido con el magisterio y el pueblo”.

¿Qué les prometió Andrés Manuel López Obrador? Si recordamos, el 21 de marzo pasado el tabasqueño firmó con maestros de la CNTE —sin la presencia de la dirigencia seccional— un convenio para ir juntos en contra de las reformas estructurales, principalmente la Educativa. Obrador dijo en aquella ocasión, que este acuerdo “es para fortalecer la educación pública de Oaxaca”. Asimismo, lamentó que el Gobierno de Oaxaca “quiera implementar una Reforma Educativa sin el consenso de los maestros”, y dijo que de ganar Morena la gubernatura “se va a detener por completo la injusta campaña de desprestigio en contra de las maestras y los maestros (…) y Oaxaca dejará ser un escenario de conflicto y será laboratorio para la educación en el país”, remató.

AMLO dijo que el actual convenio buscará llevar un programa de transformación social y educativa para los oaxaqueños; que buscarán desde el Gobierno del Estado impulsar una nueva ley apegada al PTEO y buscarán la cancelación de la reforma educativa en Oaxaca.

Asimismo dijo que crearía la Secretaría de Educación Pública, que será dirigido por un personaje nombrado por una terna que presentará el magisterio y que tendrá como requisito que sea originario de la entidad y con una licenciatura en pedagogía o en escuela normal. Resaltó que de llegar a la gubernatura será el cese a la represión, además de que se pagarán los sueldos a los profesores y se buscará la libertad de los presos políticos. Pero, eso sí, este convenio tuvo como objetivo principal votar por los candidatos de Morena el próximo 5 de junio.

A la distancia, es evidente a la luz de las promesas del tabasqueño, de la deslucida protesta magisterial, y de la incapacidad para generar la exigida mesa de diálogo con el gobierno federal, a la CNTE no le quedaba más que oficializar su alianza con López Obrador. Ahora faltará ver —según su convocatoria real— qué capacidad tendrá para acercarle votos a los candidatos de ese partido.

PROTESTAS SIN CONVOCATORIA

Estábamos acostumbrados a ver a un movimiento magisterial de masas, con miles de personas protestando disciplinadamente, y a muchas más respaldado al movimiento magisterial desde distintos ámbitos. Hoy, frente a sus protestas (aparentes), debemos preguntarnos por qué más del 95 por ciento de las escuelas están abiertas; por qué los estudiantes normalistas no están “coberturando” las movilizaciones magisteriales, y por qué la CNTE decidió romper con sus principios rectores para “orientar” abiertamente el voto magisterial hacia el Movimiento de Regeneración Nacional.

La respuesta es simple: a pesar de la presencia que están tratando de demostrar en Oaxaca es evidente que la lucha magisterial atraviesa por una seria crisis de convocatoria y de capacidad de presión, que se ve reflejada en lo representativas —testimoniales— que han sido sus movilizaciones más recientes, y de la baja convocatoria que han logrado para cumplir con el programa de acción que se propuso la Coordinadora para esta jornada de protestas.

Pues resulta que, en solitario, la CNTE se resiste a reconocer que ahora no han podido convocar a todas sus bases tradicionales; que, en efecto, la reforma educativa les arrebató el control administrativo y económico de los docentes; que los normalistas —que eran cabeza de playa de sus protestas— ahora están ausentes porque asumieron que no tienen otro camino para obtener un empleo, que reconocer las nuevas reglas; y que, en última instancia, hoy ya no tienen otra forma de presionar al gobierno federal para que instale la mesa de negociación sino a partir de la decisión (electoral) de la alianza con López Obrador.

APUESTAS

Morena en Oaxaca apuesta a tener una bancada que logre superar al PRD, y que sea el contrapeso de la izquierda al siguiente gobierno; la Sección 22 quiere su mesa de diálogo. Ayer, AMLO fue el oportunista; hoy, la CNTE parece que pasó de tiburón a rémora de sus nuevos aliados formales.