Reemplacamiento: No traten de timar a los oaxaqueños

Date:

+ Marco Tulio dice las mismas mentiras que su antecesor

Pareciera que los discursos de los titulares de la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, los sacan de la misma chistera. Hace exactamente dos años, el entonces secretario Javier Rueda Velázquez trató de engañar a los oaxaqueños con el tema del reemplacamiento, y ahora pretendió imitarlo, con el mismo argumento, su sucesor, Marco Tulio López Escamilla. Si para algo se debe ser creativo en el sector público, es para convencer a la ciudadanía de que debe pagar impuestos.

¿Qué dijo el secretario López Escamilla hace apenas unos días respecto a los impuestos que deben pagar todos los propietarios de vehículos de motor en el estado? Dijo, de acuerdo con información del portal Libertad Oaxaca, que “es un hecho, a partir de la próxima semana automóvil que no cuente con placas de circulación será detenido y enviado al corralón, hasta que el propietario regularice su situación, no habrá prórroga, se aplicará puntualmente el reglamento.”

Y además justificó su advertencia con el siguiente argumento: “Para aquella persona que le roben el auto, debemos tener elementos de identificación, por lo que vamos a iniciar un operativo para que se regularice esta situación y que los ciudadanos paguen la tenencia, asimismo se van a dar las facilidades, es un hecho, sí tenemos que cargar nuestros vehículos con placas. Aquellas personas que no lo hagan se les va a aplicar la ley puntualmente, porque se trata de un esquema de seguridad traer nuestros carros emplacados”, indicó.

Este es exactamente el mismo argumento, sólo que actualizado, que hace dos años utilizó su antecesor Rueda Velázquez para justificar el reemplacamiento, y la exigencia de pago de la tenencia.

Como entonces, igual que ahora, el motivo de fondo era recaudar para tener recursos frescos pagando el menor costo político posible, en enero de 2009 el Titular de la SSPE igualmente dijo que la reposición de todas las placas de identificación de vehículos de motor, se hacía no por cobrar más impuestos, sino en base a un esquema de seguridad aplicable a todo el país. ¿A qué se refería?

A que, según él, el reemplacamiento había sido uno de los puntos pactados en el Acuerdo Nacional por la Seguridad, la Justicia y la Legalidad, firmado en agosto de 2008 por quienes integran los tres órdenes de gobierno y los tres poderes en que funcionalmente se divide el poder público en nuestro país.

Sólo que ese supuesto acuerdo del reemplacamiento, en realidad no existía. Igual que ahora, al gobierno estatal le preocupaba tener una mayor recaudación para así disponer más recursos. Y entonces, como ahora, trataron de echar mano de los automovilistas —contribuyentes prácticamente cautivos— a los que sí pueden coaccionar y presionar en las calles, a través de operativos con agentes de tránsito, vigilancia, y el retiro de la circulación de vehículos de motor no que no cumplan con los esquemas de seguridad, sino que no hayan pagado los onerosos impuestos respectivos.

 

¿REEMPLACAMIENTO O TENENCIA?

Es claro que uno y otro son distintos. Mientras que el costo del reemplacamiento tiene que ver directamente con el registro, ante la base de datos del Gobierno del Estado, de todas las características de los vehículos de motor —y sus dueños o poseedores—, que circulan en territorio estatal, así como el suministro de láminas de identificación para ser colocada en la unidad registrada. La tenencia vehicular, por su parte, es un impuesto federal que paga el propietario de cada unidad de motor, calculado proporcionalmente al valor del vehículo, por el simple hecho de poseerlo.

Reiteradamente, las administraciones del gobierno estatal han tratado de hacernos creer que la motivación de fondo de las presiones a los dueños de vehículos es el reemplacamiento por motivos de seguridad, cuando en realidad lo que pretenden es avalar las razones por las que nos siguen cobrando, año con año, y puntualmente, el impuesto sobre la tenencia y uso de vehículos de motor.

El asunto no podía ser más evidente, y lo sabemos todos los que tenemos un vehículo: para poder realizar cualquier trámite relativo al emplacamiento de una unidad, es indispensable presentar los comprobantes de pago del gravamen sobre la tenencia vehicular.

Esto es lo que ha frenado a miles de personas en todo el Estado, para poder registrar sus unidades ante el gobierno estatal, y así éste pueda tener actualizado el registro de las unidades de motor para ser utilizadas ante cualquier eventualidad.

Así, si lo verdaderamente importante para el gobierno de Gabino Cué es el reemplacamiento, lo que debería hacer es comenzar a aprovechar todas las ventajas de la inminente estatalización del impuesto sobre la tenencia, para emprender un gran programa de regularización de todos aquellos automovilistas que por alguna causa dejaron de pagar la tenencia en el pasado, que después decidieron no hacerlo por el cúmulo de anualidades pendientes de ese gravamen, y que por tanto sus unidades no tienen registros actualizados ante la autoridad estatal.

Un programa como el popularmente conocido de “borrón y cuenta nueva”, le permitiría al gobierno estatal elevar sustancialmente la recaudación fiscal en el presente año; atraería también a muchos de los automovilistas que han dejado de cumplir con sus obligaciones en el pasado, pero que sí desean hallar un mecanismo para regularizarse.

Además, cumpliría el propósito de actualizar el registro e incrementar la seguridad en todo aquello que tiene que ver con vehículos de motor. E incluso tendría toda la legitimidad para exigir a los morosos que pusieran al corriente su situación, a través del retiro de la circulación, y el traslado a corralones, de todas aquellas unidades que no tuvieran una situación regular.

Es claro que el hostigamiento, las mentiras y las amenazas, nunca podrán llevar a un gobierno democrático, al buen puerto al que siempre desea llegar. Si bien Gabino Cué no prometió eliminar la tenencia, sí podría hacer algo (y mucho) para quitarle las pesadas cargas negativas que tiene ese impuesto frente a la ciudadanía.

 

GOBIERNO SENSIBLE

En todo esto, el gobernador Cué parece sí tener un grado importante de sensibilidad. Ayer dio las primeras pautas sobre un programa de regularización vehicular sin cargos mayores para el ciudadano. Ojalá, pues, que esto no quede en el simple discurso. Es necesario que el gobierno demuestre que sí puede pasar del discurso a los hechos.

 

2 COMMENTS

  1. me parece sensata tu porpuesta Adrian, creo que la regularizarse sin pagar recargos generaria mas contribucion al fisco estatal, buen apunte y lo comparto contigo y tus lectores. saludos

  2. Borron y cuenta nueva????? Por que premiar a los incumplidos y los que si estamos al corriente que????? Que nos devuelvan lo que pagamos ??? Si tenemos carro ya sabemos de antemano que impuestos hay que pagar

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Share post:

Subscribe

spot_img

Popular

More like this
Related

CONTRAFUEGO || PAN, asociación delictuosa

Aurelio Ramos Méndez Que la segunda fuerza política del país...

AL MARGEN || Carmelita Ricárdez: un ejemplo del extravío en las propuestas de campaña 

Adrián Ortiz Romero Cuevas  Es posible que más de un...

“Primrose Hill”: Otra vez Lennon y McCartney 

Paréntesis Música. Cine. Entretenimiento. Tendencias. Ismael Ortiz Romero Cuevas  En las vibrantes...

AL MARGEN || Benjamín Robles, el eterno traidor, lo hace de nuevo 

Adrián Ortiz Romero Cuevas  Benjamín Robles Montoya encarna a la...